Policiales

Dos funcionarios que están camino a juicio por falso testimonio

Viernes 15 de Diciembre de 2017

El fiscal de Investigación y Juicio Aníbal Vescovo presentó la acusación en la causa por falso testimonio contra la ex secretaria de Delitos Complejos Ana Viglione y Andrés Ignacio Ferrato, subsecretario de Investigación Criminal. Para ambos pidió una pena de 3 años de prisión e inhabilitación absoluta por el doble tiempo de la condena. Se trata de una medida previa a la audiencia preliminar donde se discute si la causa está o no en condiciones de ser remitida a juicio oral.

Al fundar el monto de la pena, el fiscal se refirió a "la extensión del daño producido a la víctima", el comisario Gustavo "Gula" Pereyra, quien "se halla como imputado e incluso cumplió detención efectiva" en la causa de Los Monos. La teoría del fiscal es que los fucionarios "mintieron cuando declararon ante el juez Juan Carlos Vienna" al no admitir que "Gula" realizaba, a pedido de ellos, investigaciones sobre narcotráfico. Sostuvo que lo hicieron con el objetivo de "hacer parecer que Pereyra desarrollaba actividades al margen de sus directivas".

Evidencias

Las evidencias en que se basa son la declaración del propio "Gula", los mails que éste enviaba a sus jefes y las declaraciones que éstos brindaron ante Vienna. Ferrato lo hizo el 25 de junio de 2013. Dijo que el objetivo del grupo a su cargo, donde estaba "Gula", era "recolectar datos de calle vinculados a reconstruir dinámicas de delitos organizados" en delitos como "piratería del asfalto, robo de cereales, armas, robo de vehículos. Ellos no manejaban datos sobre investigaciones de drogas". Viglione declaró el 16 de junio de ese año en sentido similar: "Necesitábamos información de calle que no tenga que ver con droga y trata".

Los mails remitidos a Ferrato por "Gula" con un nombre de fantasía entre 2012 y 2013 refieren a distintas actividades delictivas. Habla de "Los Ungaro", del asesinado empresario Luis Medina y de los Cantero, que ahora afrontan el mismo juicio que él. Se nombra a Mariano Ruiz, condenado como agente financiero de la banda, como "distribuidor de drogas de los Cantero y regente de un quiosco" de Pueyrredon al 200; consigna un arreglo "por entre 25 mil y 30 mil pesos" con el jefe de Homicidios y menciona los ataques a farmacéuticos iniciados en 2013.

En una reseña sobre "los Cantero", nombra a Ariel "El viejo" y sus hijos Claudio "Pájaro, Ariel "Guille" y Ramón "Monchi" Machuca. El 23 de febrero de 2013, dos meses antes de las escuchas a la banda y con el asunto "Patrimonio de los Cantero", "Gula" le revela a Ferrato que "los Cantero hace unos años a la fecha que adquirieron un predio de diez hectáreas en el denominado camino 20 en la zona rural de Pérez por una cifra que ronda los 400 mil dólares. Dicho predio está rodeado de pinos y está en construcción una mansión".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario