Policiales

Detalles de las estafas cometidas por un timador que engañó a una joven rosarina

Javier Bazterrica se alzó con 80 mil pesos de la estudiante de Derecho de la UCA, Fernanda Vergara, quien tras denunciarlo se contactó con otras víctimas del muchacho.

Domingo 04 de Agosto de 2013

Javier Bazterrica cree todo lo que dice. El hombre que engañó y estafó a una joven rosarina en 80 mil pesos diciéndole que era agente de bolsa, contador, propietario de una avioneta y un auto blindado, dueño de campos y de propiedades en distintos lugares del mundo pero vivía en una pensión del barrio porteño de Palermo en la cual debe tres meses de alquiler, aún continúa su aventura alucinante. A partir de la nota que ayer publicó La Capital en la que se daba cuenta de la desventura vivida por la rosarina Fernanda Vergara, una joven estudiante de derecho de 24 años, se empezaron a conocer nuevas estafas cometidas por el muchacho. Y trascendió que el 1º de agosto, tras declarar en Tribunales por la denuncia por estafa y abusos que le presentó la joven, "pidió un remís con vidrios polarizados porque había cobrado mucho dinero por un juicio y debía viajar a Buenos Aires", pero al llegar desapareció sin pagar el traslado.

A Fernanda Vergara le hizo un cuento increíble. "Una novela", dijo la chica a este diario. La conoció vía Facebook, la convenció de su fortuna, le dijo que iba a poner parte de sus campos a nombre de ella y que irían a vivir a Pilar o Puerto Madero. En un mes le pidió casamiento y la posibilidad de tener un hijo. "Me engañó a mi y a mi familia. Lo descubrimos y ahora queremos que esté preso", dijo Fernanda ofuscada.

En verdad, el muchacho jamás fue adinerado. Fue mozo en "Campo Argentino" y en otros bares de la Capital Federal, vive en una pensión y aún se desconoce si tiene antecedentes penales. En su paso por Rosario estuvo 15 horas demorado en la seccional 3ª tras la denuncia que hizo Fernanda por el faltante de 80 mil pesos, caso que fue judicializado después en Correccional 6ª por el abogado Hernán Tasada en representación de la joven.

Viaje impago. Tras declarar en Tribunales ante el juez Rodolfo Szvala el 1º de agosto, el viaje en remís hasta la ciudad bonaerense de Martínez fue una aventura para los oídos. Bazterrica le contó al chofer del vehículo su libreto de millonario y le confesó que se había casado con una rosarina (Vergara) y se había mudado a la ciudad. "Al llegar a Buenos Aires buscó un lugar apartado en la zona de Martínez donde me hizo estacionar frente a unas oficinas. Bajó del auto con la promesa de volver minutos después y lo estuve esperando 6 horas para regresar pero nunca volvió a aparecer", confió el remisero que retornó a Rosario cargando sobre su espalda una factura de $ 1.530 impaga.

"Te convence de todo, habla con propiedad y además viste muy bien. Chaqueta de carpincho, botas, un pantalón blanco muy raro y con bordados y un perfume importado muy delicado. Sabe de lo que habla, le crees", dijo Germán, el remisero.

Lo cierto es que a partir de la nota que publicó LaCapital ayer se sumaron más datos en relación a este misterioso hombre. En Rosario dio con Fernanda. Pero en otros lugares también dejó su huella. En ese sentido, Fernanda dice haber constatado que este hombre de 35 años "tiene al menos dos hijos no reconocidos".

"Todos sus hijos se llaman Martina o Juan Cruz. Es más, él quería que le pusiéramos ese nombre al hijo que estábamos buscando, porque ya teníamos fecha de casamiento", dijo Fernanda, quien mantuvo una relación de dos meses con el tipo.

La madre. Tras la estafa Fernanda logró contactar a otras víctimas de Bazterrica. Así pudo hablar con Bernardette, madre de dos niños del hombre llamados Martina y Juan Cruz. "Me contó que al abandonarla le llevó 60 mil pesos y joyas de su madre y que nunca volvió a ver a sus hijos nuevamente".

Analía Mussio, otra de las víctimas, le contó a Fernanda que "convivió con Bazterrica unos meses y al dejarla se alzó con 50 mil pesos". Con Carolina Ahumada, dijo la estudiante rosarina, "vivió cuatro días, suficientes para hacerle desaparecer dos tarjetas de créditos y una de débito". En este caso Carolina pidió a un juez porteño la restricción de acceso de este hombre a su hogar y Bazterrica no puede estar a menos de 200 metros de su casa.

Internacional. Un caso llamativo es el de la colombiana Catalina Gómez, que vive en Bogotá y nunca vio al hombre personalmente. Sin embargo éste le planteó un negocio y logró que la mujer le enviara 12 mil pesos por medio de una cuenta de Western Union. "Ella dice que le creyó por que tenían amigos comunes que jugaban al polo", dijo al respecto Fernanda.

Otro caso fue el de Mirta Gómez, a quien contactó por internet y con quien tuvo una relación desde 2008 hasta 2011, cuando vivieron en su casa de La Matanza. Al abandonar la vivienda se llevó joyas, tarjetas de crédito, indumentaria Gucci y Armani, filmadoras y celulares además de varios miles de pesos de un crédito que le hizo sacar para la compra de un vehículo.

Otra mujer a la que contactó Fernanda Vergara fue a Andrea Fabiana de Cecco. La joven conoció a Bazterrica a través de la página de contactos Badoo a mediados de noviembre de 2012. Tras varias idas y vueltas el 8 de diciembre del año pasado se encontraron a cenar en un restaurante del barrio porteño de Belgrano donde "se portó como un caballero" y ella quedó "deslumbraba con su relatos sobre el polo y su alto nivel de vida". A esa mujer le robó mediante engaños un iPhone y 500 pesos en efectivo antes de esfumarse de su vida tras "tener varias peleas" y haber dicho que "estuvo en Punta del Este en su embarcación".

En la Bolsa. Otra de las estafas que se conoció fue la sufrida por Matías Agustín Rodríguez Pozzo, quien dijo ser amigo de Bazterrica entre "los 18 y los 24 años". Según contó el joven ambos se conocieron "en un curso de barman en Buenos Aires y siempre se mostró como un pibe con guita. Nos hicimos amigos y me dijo que era hijo del dueño de la Clínica Bazterrica", ubicada en Capital Federal.

"Me contó que era una especia de vice presidente de la clínica que viajaba mucho por temas de negocios y una vez me metió a trabajar en Warn Up, un bar que era de un amigo de él", agregó Matías. Pero después el joven entró a trabajar en el Poder Judicial mientras Bazterrica, le dijo, "empezó a trabajar en Puerto Madero con un tal Carlos que era su jefe y al que le manejaba parte de plata en la Bolsa". En ese marco, el timador le fue solicitando distintas sumas de dinero a Rodríguez Pozzo para "invertirla en la Bolsa y cuando le pedí mi plata sostuvo que su jefe lo había cagado llevándose todo. A mi me jodió en unos 50 mil pesos".

Un perfil bajado de Facebook

Fernanda Vergara había contado a este diario que se conoció con el joven que la estafó a través del Facebook, donde él tenía un perfil identificado como "Polo Live Javi Bazterrica". El portal tenía una foto del muchacho y una ilustración de dos jugadores de polo. Además constaba que tenía una veintena de seguidores. Pero misteriosamente, alrededor de las 20 de ayer el perfil fue bajado de la red.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario