Franco Casco

Denegan el traslado a los cinco policías detenidos por el crimen de Franco Casco

Fue por orden de la Justicia federal. El abogado defensor de estos efectivos reclamará ante la Cámara Federal para que los acusados permanezcan en Rosario como mínimo hasta que se dirima la discusión sobre la preventiva.

Domingo 15 de Octubre de 2017

La Justicia Federal denegó el pedido de que no sean trasladados a una cárcel fuera de la provincia los cinco policías de Asuntos Internos (AI) que fueron procesados por encubrir la desaparición forzada seguida de muerte de Franco Casco. El abogado defensor de estos efectivos reclamará ante la Cámara Federal para que los acusados permanezcan en Rosario como mínimo hasta que se dirima la discusión sobre la prisión preventiva.
El abogado defensor José Alcácer indicó que es incomprensible que con un tema sin saldar se insista en trasladar a los efectivos a un establecimiento federal, cuando hay más de 300 presos a disposición de jueces federales en cárceles santafesinas a los que se les niega el traspaso a una cárcel federal.
Entre los policías de AI está el director de la repartición, Aníbal Candia, y el inspector de la misma delegación, Sergio Damián Pieroni. También los policías Carlos Alberto Ríos, Pablo Andrés Síscaro y Daniel Augusto Escobar fueron procesados por encubrimiento agravado, que castiga a quien oculte pruebas de un delito ejecutado por otro. La resolución del juez Vera Barros contempló que los acusados ocultaron pruebas o bien ayudaron al autor o partícipe a ocultarlos.
Alcacer señala que no existe peligrosidad procesal de los cinco policías de Asuntos Internos dado que ninguno de ellos puede frustrar pruebas después de tres años de iniciado el caso y con todo cautelado. Vera Barros no habló de peligro de fuga y sin embargo el defensor dijo que se pusieron a disposición pasaportes de estos policías.
El cuestionamiento por el eventual traslado de estos uniformados fuera de la provincia es porque genera dificultades de defensa cuando en breve se discutirá si es válida la prisión preventiva, enormes gastos y complicaciones en la familias. En especial en Candia que tiene una hija discapacitada motriz y un hijo en tratamiento por leucemia.
Casco, un albañil oriundo del partido de Florencio Varela en el conurbano bonaerense, llegó a la ciudad a fines de 2014 para visitar a unos familiares. El 6 de octubre abandonó la casa de su tía para volver a su ciudad natal, pero nunca llegó a destino. Después de estar desaparecido 23 días, su cuerpo sin vida fue hallado en una zona costera del río Paraná, por Prefectura Naval.
La autopsia realizada en el Instituto Médico Legal determinó que Casco murió y que luego su cadáver fue arrojado al río. Desde un primer momento se sospechó que el joven podía haber sido víctima de apremios ilegales en la seccional 7ª, pero la morosidad de la investigación y el tiempo que pasó desde su desaparición y el hallazgo de sus restos complicó el esclarecimiento del caso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario