Policiales

Condenado a prisión perpetua por asesinar a una joven santafesina

Santa Fe. — El crimen de Daiana Ruiz, una joven de 21 años asesinada de un balazo cuando llegaba a su casa del barrio La Florida de esta ciudad, tuvo ayer su sentencia. La Justicia condenó a prisión perpetua a Leandro Ariel Sánchez, un muchacho de 25 años a quien la declaración de un primo de la víctima, en su calidad de testigo presencial, involucró desde un primer...

Viernes 26 de Junio de 2009

Santa Fe. — El crimen de Daiana Ruiz, una joven de 21 años asesinada de un balazo cuando llegaba a su casa del barrio La Florida de esta ciudad, tuvo ayer su sentencia. La Justicia condenó a prisión perpetua a Leandro Ariel Sánchez, un muchacho de 25 años a quien la declaración de un primo de la víctima, en su calidad de testigo presencial, involucró desde un primer momento como autor material del hecho. El fallo fue apelado por la defensa del imputado, a cargo de Sandra Arredondo.

El homicidio de Daiana tuvo una sonada repercusión por las reacciones que generó entre sus familiares y allegados. Más allá de las marchas en reclamo del esclarecimiento del caso, el 5 de junio unas 500 personas tomaron por asalto el recinto del Senado provincial y exigieron a los legisladores la generación de leyes que garanticen mayor seguridad. Durante gran parte de aquella tarde se vivieron momentos de suma tensión y angustia, y sólo la mediación de la vicegobernadora Griselda Tessio y el titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Di Pollina, puso un manto de calma.

La familia de Daiana vivió sin sobresaltos en una de las atractivas casitas del barrio La Florida, lindante al hospital de Niños de esta ciudad, hasta el 30 de mayo de 2008. Aquel día, a las 21.25, los alcanzó la tragedia y los introdujo en un infierno del que no han podido salir desde entonces. Incluso, hace apenas una semana anunciaron que están evaluando abandonar la ciudad después de que debieran irse del barrio para preservarse de las amenazas e intimidaciones con las que pretendieron callar sus reclamos y recalar en una casa prestada por el gobierno santafesino. A lo largo de esa odisea, Carmen Valpondi, la madre de Daiana, varias veces enfrentó a las autoridades y condujo marchas de silencio y llegó a intentar quitarse la vida tirándose a la laguna Setúbal.

Tiro fatal. Aquella fría noche de mayo de 2008 Daiana regresaba a su casa desde su empleo y a metros de llegar, en la intersección de Salta y Juan Díaz de Solís, alguien la interceptó y le robó la cartera que llevaba. Presuntamente, un intento de resistencia de la joven llevó a sus atacantes a dispararle con un arma de fuego. Una bala impactó en el pecho de la chica y le destrozó el corazón. Sus padres, alertados por vecinos que escucharon el estampido, salieron corriendo a la puerta de calle a ver qué pasaba y terminaron abrazando a su hija cuando moría.

Desde esa misma noche dos interpretaciones de los hechos comenzaron a confrontar. Mientras la policía trazó la hipótesis de un robo común y al azar que ante la resistencia inesperada de la víctima había trocado en un homicidio, familiares, vecinos y allegados sostuvieron la de una emboscada dado que el dinero que le robaron a la joven era la recaudación del día del negocio de venta de achuras en el que trabajaba en negro, por lo que desde un comienzo afirmaron la existencia necesaria de un instigador o entregador.

Esta última hipótesis no fue descartada por el juez de Sentencia número 5, Enrique Alvarez, al ordenar en el fallo a Leandro Sánchez para que se copie el expediente a fin de que un juez de Instrucción investigue sobre las características del robo y determinar si fue al azar —como se adujo inicialmente desde la policía— o medió planificación y existencia de entregadores, como han afirmado los familiares de Daiana.

Según el fallo, Ariel Sánchez fue condenado a prisión perpetua por el delito de "homicidio doblemente calificado críminis causa y por la utilización de arma de fuego". Su presunto cómplice, Angel Jesús Fiordomo, recibió una condena a 2 años de prisión en suspenso por encubridor y en coincidencia con la pena oportunamente solicitada por el fiscal de la causa Juan Pablo López Rosas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario