Policiales

Comenzó el juicio oral a un acusado de violar a su hija

La fiscalía pidió 30 años de cárcel para un empleado judicial imputado de hechos atroces. La defensa requirió su absolución

Martes 06 de Marzo de 2018

Un empleado judicial comenzó a ser juzgado ayer en los Tribunales de la ciudad de Vera acusado de haber abusado sexualmente de su hija durante años. Se trata de M. A. D., para quien el fiscal Leandro Benegas pidió una pena de 30 años de prisión, al igual que la querella. En tanto, la defensa pidió la absolución.

El juicio comenzó ayer con los alegatos de apertura a cargo del fiscal y del abogado Nicolás Vera, del Centro de Asistencia Judicial (CAJ), en representación de la madre de la víctima y ex pareja del acusado. En tanto, el defensor público Sergio Olivera solicitó la absolución por entender que "es una causa insostenible, contradictoria y mendaz" donde "lo único que parece importar es acusar a M. D." en vez de buscar la verdadera historia que "va a sorprender cuando la contemos en el transcurso del juicio".

El juicio se tramita ante un tribunal pluripersonal a integrado por los jueces Mauricio Martelossi y Claudia Bressán, a quienes se suma el abogado Leandro Díaz que fue sorteado conjuez. Según el cronograma establecido, se prevé que la sentencia será dada a conocer el próximo martes 10 de abril.

Dos acusaciones

Según fuentes del Ministerio Público de la Acusación, la acusación contra M. D. está desdoblada en dos partes. La primera de ellas se inició con la denuncia de la madre de la víctima en 2015, por delitos contra la integridad sexual en perjuicio de su hija cometidos durante seis años. Y la segunda investigación se inició a partir de ilícitos cometidos en la vía pública en junio de 2015, luego de que el acusado recuperara su libertad luego de haber estado en prisión preventiva.

"La noche del miércoles 24 de junio de 2015 el hombre persiguió a su hija en la calle, la sorprendió por la espalda, la golpeó y luego abusó sexualmente de ella en un tinglado en construcción. Finalizado el acto sexual al que fue sometida, entre llanto y desesperación, la niña comenzó a correr por la calle y a los pocos metros se desmayó y cayó inconsciente al piso. Unos vecinos que pasaban por el lugar avisaron a los servicios de emergencia, y una ambulancia del hospital regional de Vera trasladó a la niña a un centro de salud donde recibió atención médica", recordó el fiscal.

"Cinco días antes —añadió— y a pesar de estar vigente una medida de distancia, el acusado interceptó a su hija en la calle para pedirle que desistiera de la denuncia penal por los abusos sufridos durante su infancia. Ante la negativa de la víctima, el padre le sugirió que se suicidara". El funcionario del MPA agregó que "ese mismo día a la noche, el acusado le envió una solicitud de amistad a través de la red social Facebook". Por último, indicó que "al día siguiente, la niña se sintió afectada e ingirió medicamentos que le sacó a su madre, motivo por el cual debió ser trasladada al hospital de Vera".

Entre las pruebas que adelantó Benegas, están "el testimonio de la víctima en Cámara Gesell e informes muy precisos de la psicóloga que la entrevistó, así como documentos elaborados por los peritos de la propia Corte Suprema de Justicia de la provincia y estudios realizados en la ropa de la víctima en los que se encontró ADN del acusado".

Por los ilícitos previos a 2015, el fiscal imputó al acusado por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por estar al cuidado de la víctima, así como abuso sexual gravemente ultrajante, reiterado y agravado y corrupción de menores agravada por el vínculo. Por los hechos posteriores, se le imputó abuso sexual con acceso carnal agravado por haber producido un grave daño en la salud física y moral de la víctima, además por el vínculo. A esa acusación se le agregó otra por desobedecer una orden judicial.

En sus alegatos de apertura, según el portal de noticias Infovera, el fiscal relató algunas de las vejaciones sufridas por la víctima cuando era una niña y agregó que la víctima pudo relatar lo sucedido recién a los 15 años. Entonces comenzaron otros problemas cuando su padre comenzó a amenazarla para que levantara su denuncia y se desencadenó el episodio del 24 de junio de 2015.

Presiones

Por su parte, la defensa sostuvo que la causa está atravesada por "homicidios, excavaciones, rituales satánicos, un bebé muerto, de lo cual los fiscales han decidido sorpresivamente dejar de hablar; una historia de muchos más abusos que los fiscales no han querido investigar con una absoluta falta de objetividad, una historia donde por presiones la menor fue obligada a mantener un relato que es mentira y así va a quedar demostrado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario