Policiales

Bajaba de su auto y lo asesinaron con un balazo en la cabeza

Los pesquisas investigan si la supuesta actividad de la víctima como "prestamista" habría sido el móvil del crimen producido la tarde de ayer.

Sábado 15 de Junio de 2019

Un joven de 25 años fue asesinado con un certero balazo en la cabeza mientras bajaba de su vehículo, tras estacionarlo en la zona oeste de la ciudad, y los pesquisas investigan si la supuesta actividad de la víctima como "prestamista" habría sido el móvil del crimen producido la tarde de ayer.

Víctima del hecho fue Gonzalo Gabriel Cimino Ferreyra, afincado en Sánchez de Loria al 1600 y padre de dos pequeños hijos. El joven llegó a bordo de un Volkswagen Gol patente AB237XP hasta pasaje Ricardo Rojas al 1400, a metros del cruce con calle Forest, y cuando se disponía a descender del mismo dos muchachos se le acercaron y uno de ellos le efectuó un solo disparo.

Según la fiscal Georgina Pairola, quien se hizo presente en el lugar del hecho, "el proyectil le ingresó por el ojo izquierdo y le salió por el temporal derecho matándolo en el acto". Asimismo, la funcionaria sostuvo que las primeras pericias indican que "el disparo fue hecho mientras la víctima intentaba descender del auto que conducía" y que por los primeros testimonios recogidos "los agresores se habrían escapado a pie".

A pesar de que en un primer momento los pesquisas sospecharon de que estaban frente a un robo, el testimonio de algunos vecinos orientaron la investigación hacia un crimen de tinte mafioso. En ese sentido, algunos testigos del homicidio y habitantes de la zona donde mataron a Cimino Ferreyra dijeron que el muchacho "era prestamista" y que a la casa a la que iba "era una especie de refugio".

En ese sentido, los mismos vecinos recordaron que "las últimas tres noches hubo ataques a tiros contra una casa en la que habría un búnker" y otros dijeron que "la esposa del muchacho tuvo que irse con los hijos porque estaban amenazados".

Agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) convocados al lugar recibieron las órdenes de la fiscal Pairola de recabar esos testimonios y buscar las posibles cámaras de videovigilancia públicas y privadas que haya en el lugar a fin de identificar a los asesinos.

Al respecto, trascendió que los pesquisas apuntaban a buscar a los testigos mediante las llamadas que ingresaron al 911 alertando de lo ocurrido y que en el lugar levantaron una vaina servida calibre 380 que será enviada a peritar por si se halla el arma asesina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario