Policiales

Asesinan a un joven cartonero luego de una discusión

Fernando Flores fue baleado el sábado a la noche por dos hombres que se desplazaban en una moto negra y hasta anoche seguían prófugos.

Lunes 22 de Octubre de 2018

Fernando Flores fue mortalmente baleado el sábado por la noche en pasaje 1818 y Perú, frente a un santuario en homenaje al popular Gauchito Gil del barrio Triángulo Moderno. Según unos chicos de la zona, el cartonero de 18 años se cruzó con dos hombres que iban en una moto, detuvieron su marcha y comenzaron una fuerte discusión hasta que uno de ellos sacó un arma que tenía en la cintura y le disparó directo al cuerpo. El forense determinó que recibió seis tiros en tórax y abdomen.

Según los primeros datos acerca del hecho, los atacantes se movían en una moto negra tipo Enduro. Mientras uno discutía con Flores el otro lo esperaba junto al vehículo en el que huyeron por el pasaje en dirección a bulevar Seguí y tomaron hacia el este.

Apenas Flores cayó malherido llegó al lugar un Peugeot rojo con tres ocupantes, que lo auxiliaron y trasladaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde ingresó pasadas las 21. Allí los médicos intentaron derivarlo al quirófano, pero a las 21.50 falleció.

Cuando los efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) llegaron a la escena del crimen levantaron ocho vainas servidas calibre 9 milímetros. Al recorrer la zona en la que se produjo el homicidio, los pesquisas no hallaron cámaras de vigilancia que pudieran aportar imágenes para identificar a los atacantes.

Según vecinos, el joven asesinado vivía en pasaje 1878 al 3600, a tres cuadras de donde lo balearon. Respecto del móvil, apuntaron que fue increpado porque "tenían una bronca por una moto que le dieron o le vendieron". Flores era muy conocido, sobre todo en las calles a la redonda de su casa. "No sabemos que pasó más que esto de la moto. No creemos que tenga que ver con drogas", sostuvo un vecino.

Cartones

Fernando Lucas Flores tenía 18 años y su novia cursa un embarazo de cuatro meses. Se dedicaba a recolectar cartones por la calle y su familia, que ayer por la tarde lo velaba en una cochería de Matienzo al 3300, afirmaba no saber qué pasó. "El no tenía problemas con nadie y no le compró ni le vendió una moto a nadie", dijo un familiar.

Sobre cómo se ganaba la vida la víctima, los familiares no dudaron en contar que "era cartonero" y ante la duda del cronista sobre cómo dedicándose a esas tareas lo estaban velando en una cochería expresaron: "Pusimos todos un poco de plata".

En la puerta de la funeraria había ayer por la tarde varias motos y muchos jóvenes de una edad similar a la de Flores. Miraban con desconfianza a quien se acercara al lugar. Al ser consultado el costo de un servicio de sepelio, desde la cochería contestaron que "uno básico con dos coches de acompañamiento ronda los 25 mil pesos".

Los pesquisas no descartan ninguna línea de investigación, en ese sentido investigan una probable conexión con el narcotráfico en la zona. La causa cayó en el fiscal de Homicidios Miguel Moreno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario