Pandemia

Evacuan un geriátrico y advierten que Venado Tuerto está cerca del colapso sanitario

Unos 50 adultos mayores fueron trasladados a distintos centros de aislamiento tras detectarse tres casos positivos.

Martes 25 de Agosto de 2020

Alrededor de 50 adultos mayores de esta ciudad que están viviendo en el geriátrico Santa Fe de Venado Tuerto fueron evacuados este mediodía a distintos centros de aislamientos de la ciudad tras detectarse un caso de Covid-19 en una enfermera el último domingo y otros dos adultos mayores en las últimas horas. Estas personas fueron derivadas a distintos centros de aislamiento hasta que culmine la desinfección del lugar mientras que dos de ellos, que están contagiados, fueron trasladados a sanatorios privados de Venado Tuerto. Desde el sanatorio San Martín advierten del inicio del colapso sanitario en la región.

Lo cierto es que a partir del contagio de la enfermera y de dos residentes del geriátrico, ubicado en calle Santa Fe, se puso en marcha el protocolo para evacuar el geriátrico y proceder a su desinfección. A su vez, todos los residentes pasaron a ser casos sospechosos por lo que están siendo hisopados con el objetivo de saber si hay más infectados y proceder en consecuencia.

Autoridades sanitarias están evaluando la reapertura del ex Sanatorio Abel Beroiz y la posibilidad de habilitar también la Peña Boquense ya que en el geriátrico viven más de 50 adultos mayores. Si bien todos van a ser trasladados para desinfectar el hogar para adultos, el lugar de internación y/o aislamiento dependerá de la cantidad de casos positivos que vayan surgiendo en el geriátrico. Por el momento sólo dos abuelos del geriátrico tienen coronavirus pero falta ver qué sucede con el resto a los que se los está sometiendo al hisopado de rigor.

Colapso

Por su parte desde el Sanatorio San Martín enviaron una misiva a los medios en la que alerta sobre el posible colapso sanitario en la región. “Si algo ha puesto en evidencia esta pandemia es la limitación para responder ordenadamente como sociedad sobre la base de políticas públicas consensuadas y llevadas a la práctica en un plan diseñado, aunque no infalible, para dar la mejor respuesta posible a una contingencia como esta. Hemos asistido a una cuarentena estricta prematura con el objetivo de diferir el impacto del flagelo, aún a sabiendas de lo inevitable de su llegada”, sostiene el comunicado.

Agregó que “ese "tiempo ganado" estaba destinado para adecuar una respuesta sanitaria orientada a evitar el colapso de los recursos humanos y tecnológicos cuando escalara la enfermedad. Hoy, y desde hace unos pocos días, vemos que el virus ha ganado circulación comunitaria y en este corto lapso de tiempo para una pandemia, se puso en evidencia que los recaudos tomados eran insuficientes”.

El sanatorio San Martín es uno de los efectores privados más importantes del sur santafesino. Uno de sus titulares, Emilio Venturelli, sostiene en el documento que “la estrategia inicial de limitar a un efector la atención Covid-19, en este caso nuestro hospital Gutiérrez, que por su moderna estructura permite una respuesta más ordenada, y que los sanatorios reciban los pacientes no covid con o sin cobertura médica, naufragó rápidamente cuando el número de casos comenzó a aumentar en los últimos días. De nada valió haber puesto en condiciones operativas el cerrado Beroiz ni haber fantaseado con las camas que se podrían reunir en la peña Boquense”.

En la misiva se pone énfasis en la falta de personal profesional al sostener que “no se dispone del número de enfermeras necesario para habilitarlos. La formación del recurso humano no ha ido de la mano de la inversión edilicia, desde ya reconocida y valorada, y en estos tiempos ha desnudado lo endeble de las políticas públicas de todos los gobiernos”.

Humor social

“En el momento actual el humor social se ha impuesto a la iniciativa de la dirigencia y ha determinado que la mejor forma de sortear este momento, consciente o inconscientemente, es contagiándose. Y si bien la mayoría de los pacientes transcurren asintomáticos u oligosintomáticos, los menos, que son precisamente las personas más vulnerables por edad o por patologías asociadas, terminan siendo quienes saturan los recursos disponibles y hacen volar por los aires las alquimias políticas construidas más con voluntarismo que con ideas factibles de llevarse adelante”, afirma el documento.

Finalmente y de modo apocalíptico, sostiene el documento que “estamos en el inicio del colapso sanitario dónde pacientes que deban internarse por patologías diferentes o acceder a servicios esenciales para la región como hemodinamia o hemodiálisis, deberán compartir espacios comunes y recursos humanos con enfermos covid. Y esto, que pone a las empresas de salud en riesgo de continuar funcionando muestra también claramente la incapacidad de construir algo mejor de lo cual sentirnos orgullosos y salir fortalecidos”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario