Pandemia

El personal médico, entre el agotamiento y los pedidos de licencia

Advierten que hay más consultas para solicitarlas y, a las puertas de la segunda ola de contagios, afirman que no se pudieron recuperar de la primera.

Domingo 04 de Abril de 2021

Entre el agotamiento, los pedidos de licencia sin goce de sueldo y de traslados a otros efectores, el personal de salud está a las puertas de la segunda ola de coronavirus sin haberse podido reponer de lo que dejó la primera, en un año de trabajo transcurrido sin precedentes. Gremios y el Colegio de Médicos de Rosario valoran el avance en la vacunación a los trabajadores de la salud, pero coinciden en la sobrecarga a la que estuvo sometido el personal, algo que en el sector público se acentuó por la baja disponibilidad de días de licencia; además, preocupan los casos con las variantes de Manaos, Reino Unido y Nueva York que se detectaron en la provincia entre viernes y sábado.

A las puertas de la segunda ola de contagios de coronavirus, con casos confirmados de nuevas variantes en la provincia, fuentes del Ministerio de Salud provincial confirmaron a La Capital que el jefe de un centro de salud de la zona norte del departamento Rosario pidió licencia sin goce de sueldo, a la vez que el responsable de un efector público de la zona noroeste pidió el traslado hacia otro centro de atención primaria de la salud. Esto, desde el Sindicato de Profesionales Universitarios de la Sanidad (Siprus), se vincula con el “agotamiento físico y mental” por la cantidad y calidad del trabajo en 2020, del cual los trabajadores no pudieron reponerse.

Lo que ha producido la pandemia en los trabajadores de la salud es un alto grado de afectación psicofísica, que se ha visto profundizado por la limitación que ha habido con las licencias y vacaciones, que estuvieron reducidas a diez días hábiles solamente, en el sector público. Esto tiene impacto en la falta de descanso después de lo que ha sido atravesar el 2020 con la preparación para la pandemia y los meses de pico (de contagios)”, expresó a La Capital la secretaria general de Siprus, María Fernanda Boriotti.

Si bien, “en general, todos se han podido tomar estos diez días”, la cantidad es insuficiente para todo lo que tuvieron que pasar los trabajadores de la salud en 2020: “Para el estado en el que se encuentran los trabajadores y trabajadoras, no son suficientes. El descanso es una necesidad real para el cuerpo y para la psiquis”.

medicos coronavirus cemar reconocimiento
Un mural en homenaje a los trabajadores de la salud.

Un mural en homenaje a los trabajadores de la salud.

Por citar un ejemplo, Boriotti indicó que en marzo de 2020 no había casos, pero la incertidumbre sobre el coronavirus y la posibilidad de que los contagios “lleguen en cualquier momento” desbordó a los equipos de salud desde el principio. “Era un temor porque no teníamos equipos de protección en cantidades suficientes, faltaba capacitación y conocimiento general. Ahí, estamos parados distintos respecto a un año atrás. Pero estamos con el año de pandemia en el cuerpo y en todas las células”, manifestó.

Algo de calma viene, afirmó, por el nivel de vacunación entre los trabajadores de la salud: “Nos alivia que el 85, 90 por ciento del personal está vacunado, como prevención después de que tantos trabajadores de la salud se contagiaron. Pero hay preocupación por las nuevas cepas y la nueva ola”.

Sobre la vacunación y el estado general del personal de la salud coincidió la titular del Colegio de Médicos de Rosario, Angela Prigione: a pesar de considerar que la vacunación viene “muy bien”, los trabajadores continúan “estresados y no se ha podido recuperar”.

“Haciendo historia, lo que se hizo el año pasado fue cansador, pero para la salud sirvió de mucho: se preparó y capacitó al personal y a los efectores”, valoró, en declaraciones a LT8.

Pedidos de licencia

Boriotti también consideró que están “mejor que el año pasado” en cuanto al conocimiento de la situación, pero remarcó: “Los trabajadores están en el peor estado psicofísico”.

“Hay merma de trabajadores. Empezamos a tener pedidos de licencias sin goce de haberes, renuncias y el agotamiento que se carga desde 2020 hace sentir que no nos cuidaron como nos tenían que cuidar, que no nos valoraron como nos tenían que valorar. Tener una gran cantidad de compañeros y compañeras contagiados, algunos con secuelas del virus, otros fallecidos, es un impacto que cambia el cómo nos paramos”, expresó.

Cuando la curva de casos comenzó a bajar, el agotamiento se acentuó. Prigione afirmó que para entonces, “en diciembre, comenzaron las cirugías y los controles, se llenaron otra vez los efectores de salud y el recurso humano ahora tiene sobrecarga de trabajo por esa razón, tras haber estado estresado todo el año pasado. Hoy por hoy, los lugares de salud están con mucho trabajo”.

Renuncias

Hace unos días, La Capital contó el caso de la médica que detectó el primer caso de coronavirus en la ciudad, pero que desistió de seguir formando parte del sector de atención de casos sospechosos: por agotamiento, Carolina Turletti, profesional del Hospital Carrasco, tuvo que dejar el sector de Febriles en noviembre del año pasado y pasar a otra área. De hecho, de los ocho primeros agentes sanitarios que integraron el dispositivo que se encargaba de recibir a pacientes con síntomas compatibles con coronavirus, ya no queda ninguno trabajando allí.

>>Leer más: La médica que detectó el primer caso de coronavirus en Rosario ya no trabaja en ese sector

La titular de Siprus dio cuenta de una suba de consultas en el sindicato para conocer cómo sacar licencias sin goce de haberes, pedir traslados o, directamente, renunciar.

“Nos empieza a llamar la atención que, además, nos llegan renuncias efectivas no solo al cargo en provincia, sino también a la función de coordinación de distintos espacios, como puede ser un centro de salud. No eran tan regulares antes estas consultas”, dijo, para agregar: “Están diezmados los equipos. Hay gente que pide licencia y está faltando el recurso humano en el sector salud; y si lo hay, no todos quieren tomar los cargos. El déficit de personal es un problema serio y está relacionado con las condiciones laborales y los bajos salarios”.

medicos coronavirus protesta
Extenuados, los trabajadores aún no pudieron reponerse del 2020.

Extenuados, los trabajadores aún no pudieron reponerse del 2020.

“El proceso de la pandemia trastocó todo: el ritmo de trabajo, el cómo hay que trabajar, cuántos turnos se podían dar, cómo atiendo un paciente y, también, un gran desgaste en todas las áreas. Por los miedos, por la demanda de los diferentes pacientes”, marcó Boriotti, para finalizar: “La exigencia de trabajo y toda la voluntad del sector salud existió, pero no hubo nada para reconfortar ese esfuerzo. Quisiéramos que, para las decisiones (en cuestiones sanitarias de la pandemia), se escuche también a los trabajadores de la salud, que conocen el terreno en toda la provincia”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario