Pandemia

Cirugías suspendidas: qué intervenciones pueden esperar y cuáles no

El Ministerio de Salud de Santa Fe postergó operaciones en el sector público y privado para descomprimir al sistema. La medida se utiliza casi todos los años en efectores municipales y provinciales

Viernes 18 de Septiembre de 2020

Desde este jueves están suspendidas las cirugías que no tengan carácter de urgente en los sanatorios y hospitales de los departamentos Rosario, Belgrano, Iriondo, Caseros, San Lorenzo, Constitución y General López. Lo decidió el Ministerio de Salud a través de una resolución que alcanza al sector público pero también al privado. El objetivo es liberar la mayor cantidad de camas posibles en un sistema que está sobrecargado por el aumento de los casos de Covid-19 y también disminuir la circulación de gente que tiene que deambular por las instituciones ya que para cualquier cirugía se necesita un control cardiológico prequirúrgico, análisis de sangre, entrevista con el anestesiólogo, lo que implica todo un movimiento del paciente y eventualmente un potencial riesgo de contagio de coronavirus.

Si bien la determinación no es nueva, porque esto ocurre casi todos los años en época invernal cuando aumenta la demanda de camas en forma notable, es la primera vez que un documento oficial tiene alcance en este tema para los dos sectores. A los privados los sorprendió.

La medida no tiene gran impacto en este momento en los efectores públicos de Rosario que vienen posponiendo las intervenciones quirúrgicas desde hace más de un mes, pero sí probablemente se haga más visible en el ámbito privado ya que en muchas instituciones no se había avanzado tanto en este sentido. Pero ahora la decisión ya corre para todos.

Juan Becerra, médico, director del COE (Comando Operativo de Emergencia) de Salud municipal, explicó que "se entiende que hablamos de cirugías que pueden llegar a diferirse para otro momento, pero no las estamos anulando".

"Es muy importante que la población se quede tranquila y sepa que se puede posponer todo proceso quirúrgico en el que no corra riesgo la vida del paciente ni genere ninguna complicación en la evolución de la enfermedad o problema que lo aqueja", señaló el profesional.

"Las personas a las que venimos llamando para comentarles la postergación lo toman bien porque comprenden que su caso ha sido convenientemente evaluado, que seguirá en contacto con su médico y que ante la mínima duda se hará una re-evaluación de la medida”, mencionó Becerra.

Un poco "sorpresiva"

Desde la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de Rosario señalaron que las cirugías que realmente pueden esperar ya se estaban posponiendo en algunos casos y aseguraron que “no evitaremos una intervención si eso puede poner mínimamente en riesgo a una persona”.

La resolución tomó un poco por sorpresa al sector privado, aunque aclaran que se sumarán a la medida. Se retrasarán "solo aquellas cuya demora no implique problema alguno para el paciente", enfatizaron.

"Es difícil decir: suspender las cirugías selectivas sin que eso tenga un impacto en lo físico y también en lo anímico en el paciente, pero veremos cómo iremos manejando cada situación y sumaremos nuestras voluntades para cumplir con la medida".

Algunos ejemplos

Toda intervención en quirófano que sea considerada una urgencia se realizará, indica la resolución.

“Cirugías por apendicitis, pancreatitis, una fractura expuesta, una hernia que se complicó no se consideran postergables” , remarcó Becerra. Quien agregó que las intervenciones de pacientes oncológicos tampoco van a esperar.

"Algunas cirugías urológicas importantes, las cardiológicas, las intervenciones por tumores malignos, esas no pueden esperar", agregó Rodrigo Sánchez Almeyra, de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Rosario.

“Pero si alguien tenía programada una intervención por un lunar que molesta (no uno que requiere ser sacado ya mismo porque hay riesgos), o una operación de vesícula por un diagnóstico que quizá fue un hallazgo y no genera malestar en el paciente, o quizá una hernia que la persona tiene hace tiempo y de por sí viene atrasando su operación, puede reprogramarse. Igual que todo lo vinculado con cuestiones estéticas, puntualizó Becerra.

Algunas veces una cirugía programada puede generar algún tipo de complicación y la persona debe permanecer varios días internada utilizando una cama y recursos humanos (médicos, enfermeros) que en este momento se precisan muchísimo de acuerdo al contexto epidemiológico, explicó el funcionario municipal.

Los médicos de cabecera irán charlando con sus pacientes para definir las postergaciones y fijar nuevas fechas. Sin dudas harán un seguimiento para advertir cualquier necesidad de adelantar esa reprogramación.

“Si el paciente se siente bien, si es posible retrasar la intervención unas semanas hay que hacerlo porque se preservan recursos de todo tipo (médicos, de camas, de insumos), pero insisto: siempre que la situación esté controlada y se justifique la espera”, señaló Becerra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS