Central

William Tesillo, un nombre que suena en Central

La dirigencia de Central sigue tras los pasos del defensor colombiano William Tesillo, pero continúa sin zanjar una brecha entre lo que oferta y pide Independiente Santa Fe.

Jueves 19 de Abril de 2018

La historia se repite. Central está tras los pasos de William Tesillo. El mismo defensor que no contrató en el mercado de pases de julio pasado debido a que no llegó a un acuerdo económico en ese momento con Independiente Santa Fe. La idea de la dirigencia canalla es sumarlo para la próxima temporada, más allá de cómo termine en la actual Superliga y Copa Sudamericana. Con el jugador hay un pacto virtual sellado. Resta resolver un problema. El factor económico otra vez separa el acuerdo y pone en jaque la negociación. Según certificó Ovación, la comisión auriazul no logra arrimar el número pretendido por la entidad cafetera, que pide dos millones doscientos mil dólares y en Arroyito ofrecen 1 millón 800 mil.

Cuando Paolo Montero le había levantado el pulgar para que comenzara la operación contratación, desde la sede de calle Mitre al 700 mostraron poca muñeca para sumar al defensor de un plumazo como generalmente sucede cuando hay real interés.

Demás está recordar que el director deportivo Mauro Cetto había viajado, hablado y “acordado” con el propio futbolista en Bogotá para sumarse al canalla poco después de la jugosa venta de Javier Pinola a River. No obstante, la realidad desnudó otra postal a la hora de la verdad.

La resultante terminó mostrando al Colorado como el gran y único responsable de la caída de la operación justo cuando debutaba en el nuevo rol ejecutivo en el club de sus amores tras largar de manera anticipada el fútbol. Sin embargo, y como indicó este medio en su momento, si el zurdo zaguero central no llegó en ese instante fue también porque hubo algunas voces dirigenciales de peso que mostraron rigidez de acero para no mejorar la propuesta y llegar a un consenso con los pares colombianos como se esperaba.

Luego llegó desde Bogotá una carta diplomática a las oficinas de Arroyito donde rezaba que el club no quería desprenderse del jugador porque lo consideraba clave para afrontar los compromisos internacionales que se avecinaban. Un argumento que carecía de real sustento cuando hasta 24 horas antes estaban en plena mediación para ver si zanjaban diferencias entre la oferta y lo exigido.

En consecuencia, Central se perdió de traer a uno de los defensores considerados de gran calidad por no desembolsar 100 mil dólares más de lo que clamaba Independiente Santa Fe. Después la historia fue marcando el rumbo de uno y otro en sus respectivos caminos. Tesillo siguió siendo clave en defensa y creciendo en su puesto. A tal punto que José Pekerman lo tiene agendado como uno de los posibles 35 preseleccionados para el cada vez más cercano Mundial de Rusia.

Sin embargo, Central no archivó este caso por más que haya sido como una especie de papelón mediático cuando se viajó para cerrar el acuerdo y todo terminó en la nada misma. Porque volvió a la carga por el jugador. Reinició en silencio las gestiones. Proyectó con tiempo. Como mandan los libros de la lógica cuando se trazan nuevos horizontes o desafíos a cumplir.

Los canallas hablaron con los colombianos. Hicieron una propuesta. Que no es satisfactoria para los cafeteros en estos momentos, pero que tampoco dista de la ideal o es un verdadero obstáculo en el camino si realmente quiere al profesional de 28 años.

Hay una diferencia de 400 mil dólares que privan de finiquitar el traspaso. En Arroyito están en condiciones de abonar 1 millón 800 mil dólares por el total de la ficha. Pero Independiente Santa Fe quiere dos millones 200 mil de la moneda estadounidense para largar al defensor de una vez. Hay un tire y afloje típico de tratativas.

La brecha no es larga. Es cuestión de seguir puliendo detalles y números en pos de llegar a un real acuerdo si es que Central quiere al futbolista desde julio próximo. Caso contrario, será una flamante saga de un nuevo intento en vano que tiene al canalla como protagonista una más vez. Un precio que podría ser pagado altísimo por los directivos en un año electoral.

A eso hay que sumarle que Lanús ya preguntó e hizo una propuesta formal a su debido turno. Y aún lo tiene en la mira por más que en el granate no largue prenda de manera oficial. Incluso está analizando el escenario para luego dar el paso hacia adelante con firmeza.

Y es ahí dónde la directiva de Central no deberá flaquear nuevamente. Debería ir a la carga con otro semblante y con números más concretos si realmente anhela contar con el jugador de 28 años y cuyo deseo es dejar Colombia para apostar por la Superliga debido a que su parte ya la tiene bien cocinada con la dirigencia canalla.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario