Ovación

Romero: "Venía trabajando duro para esta oportunidad"

Tras el debut en primera y en la previa del "infaltable" asado dominguero, el arquero de Central contó las sensaciones que vivió en cancha de Banfield

Lunes 07 de Diciembre de 2020

El asado del domingo tuvo otro sabor para Juan Pablo Romero. Refugiado entre sus afectos, en su Elortondo natal, el arquero de Central se aprestaba a cumplir con el ritual dominguero, que incluye el asado, al que tildó de “infaltable”. Sin saber si el encargado de la parrilla iba a ser él o algún otro integrante de su familia, lo que tenía en claro el futbolista era que lo iba a disfrutar después de un partido especial, en el que le tocó defender por primera vez en su vida el arco de Central en primera división. “Venía trabajando duro para esa oportunidad”, le confió Romero (22 años) a Ovación en la larga charla, de la que habló de la implicancia que tiene en su carrera haber debutado en el primer equipo. Y un par de días después del partido ante Banfield ya estaba “contento”, pero sobre todo con mucha más tranquilidad de la que dijo haber sentido en la previa "para intentar superar esa prueba de fuego”. Y agregó: “En momentos como estos es más importante que nunca pasar un buen momento con la familia”.

¿Cómo se vive el día después del debut?

Lo vivo tranquilo, contento, pero con muchísima responsabilidad porque fue lo que me transmitieron el cuerpo técnico y mis compañeros. En todo momento tuve el apoyo de ellos y eso me dio mucha calma para afrontar un partido que esperé con algo de ansiedad, sobre todo en las horas previas.

¿Fueron difíciles esos días previos o las horas antes del partido?

Te soy sincero, me enteré un día antes que iba a jugar y eso me ayudó a no estar tan ansioso durante mucho tiempo antes. En esas horas previas traté de disfrutar, pero lógicamente que hay algo de ansiedad, de ganas que llegue el partido para intentar superar esa prueba de fuego. Igual siempre traté de estar tranquilo para que las cosas me salieran de la mejor manera.

¿Y sentís que superaste esa prueba? ¿Quedaste contento con el partido que hiciste?

Obviamente que siempre hay cosas para mejorar, detalles, porque creo mucho en eso, en el trabajo y en buscar cada día algo mejor, pero quedé conforme y me sentí contento con el rendimiento que tuve, tanto en lo personal como en lo colectivo. Eso es lo más importante, que el equipo haya funcionado por momentos de buena manera.

Romero.jpg
Romero llegó a Central en 2014, cuando Russo era el entrenador.

Romero llegó a Central en 2014, cuando Russo era el entrenador.

¿Te sorprendió cuando el Kily te confirmó que ibas a jugar?

Mirá, el Kily es un entrenador que está en permanente contacto con sus jugadores y habla no sólo conmigo sino con todos, y lo que nos dice siempre es que hay que estar preparado porque uno nunca sabe cuándo te puede tocar. No me sorprendió, pero sí me puso contento porque venía trabajando muy duro para esta oportunidad. Lo disfruté, pero es recién el primer paso para seguir creciendo como profesional.

En la previa debes haber hablado con Miño, con quien venís compartiendo plantel desde hace mucho. La pregunta es porque no es normal un cambio de arquero sin lesión o suspensión en el medio.

Con Marcelo tenemos una excelente relación y me parece una persona fantástica, pero no sólo eso, sino que como profesional ya demostró que está a la altura. Hablamos constantemente porque somos amigos y tenemos una competencia muy sana, por eso nos apoyamos uno al otro siempre. Yo estoy feliz cuando él tiene la oportunidad y él siente lo mismo cuando yo tengo la mía. Crecemos a la par día a día y eso es fundamental, por eso me pone contento competir de manera sana con Marcelo.

Suele darse mucho esto del compañerismo entre arqueros, en un puesto en el que si uno juega el otro no.

En lo personal creo que pasa por los valores de cada persona y si le toca a un compañero es porque se lo ganó o porque está mejor que vos. Esto es un grupo y al que le toque hay que apoyarlo y desearle lo mejor. Para mí es fundamental priorizar el bien común.

El Kily en la semana dijo que no iba a buscar un arquero ahora, que se la jugaba con Miño, Maslovski y vos. ¿Fue una muestra de apoyo de parte del técnico?

Nos puso muy contentos a los tres porque, como te dije, el Kily es un técnico que te brinda mucha confianza, ahora se la está jugando por nosotros y está en nosotros responderles. Este cuerpo técnico apuesta mucho por los pibes del club y hoy estamos nosotros tres compitiendo por el puesto, por eso depende exclusivamente de nosotros devolverle esa confianza que nos brinda día a día. Somos muy agradecidos por eso.

¿El partido en sí cómo lo viviste?

Lo viví con tranquilidad porque sentí el apoyo de todos mis compañeros. Me hablaron en todo momento y a medida que fueron pasando los minutos me fui calmando cada vez más. Pude haber tenido algunos errores, pero lo importante fue haber estado adentro de la cancha y haber superado la prueba.

Rome4.jpg
El juvenil de Elortondo dijo tener una excelente relación con Miño.

El juvenil de Elortondo dijo tener una excelente relación con Miño.

De afuera dio la sensación de que en el segundo tiempo estuviste más suelto.

Sí, puede ser. Lo que pasa que en las horas previas estaba un poco ansioso, pero cuando entré a la cancha fue algo lindo porque pude disfrutarlo y concentrarme en el juego para resolver cada situación de la mejor forma posible.

Una de las primeras veces que te llegaron te convirtieron, ¿qué pensaste en ese momento?

No es lindo cuando te convierten, pero cada vez que pasa hay que reponerse de esa situación. El club tiene los profesionales adecuados para trabajar esas cuestiones que son más emocionales que otra cosa y un arquero tiene que estar preparado para ese tipo de situaciones. Por suerte lo pude sacar adelante, al igual que el resto del equipo, porque lo buscó, convirtió y siguió buscando. El equipo rival también juega y son cosas que pueden pasar, pero lo fundamental es reponerse rápidamente.

¿Cuáles fueron las palabras del Kily después del partido?

Nos felicitó por el partido que hicimos, nos volvió a dar su apoyo y para nosotros es realmente muy importante.

El hincha prácticamente te descubrió ante Banfield. Para el que no te conoce, ¿qué tipo de arquero sos, haciendo qué cosas te sentís más seguro?

Trato de ser práctico, de resolver cada situación con la mayor simpleza. Después, creo ser un arquero potente y rápido de piernas, pero hay un montón de cosas que tengo que seguir puliendo y ese es el camino. Siempre hay algo por mejorar y buscar el perfeccionamiento de esos detalles puede ser una virtud.

Tanto vos como Miño y Maslovski tienen la suerte de que el Kily los conoce muy bien porque ya los dirigió en reserva. Incluso Ricky De Alberto te dirigió en inferiores.

Los dos fueron muy importantes en mi carrera y son personas que siempre te brindan confianza. Es bueno saber qué es lo que quieren, de la forma que piensan y qué es lo que pretenden. Al menos de mi parte siempre les voy a estar agradecido por la confianza que me brindan.

Es difícil imaginar qué va a ser de tu futuro, si vas a seguir atajando, ¿pero el hecho de haber debutado es algo así como haberse sacado un peso de encima?

Y, el del viernes para mí era un partido especial, importante, de esos que te marcan porque se trataba de eso, de superar una prueba de fuego, pero hay que ser consciente de que fueron sólo 90 minutos y que es recién el comienzo de algo. El camino es largo y por eso hay que seguir mejorando pero sobre todo seguir respondiendo para lo que toque o lo que decida el entrenador.

Vive con Sangiovani, con quien debutó el mismo día

Rome2.jpg
Romero se esfuerza en medio del entrenamiento.

Romero se esfuerza en medio del entrenamiento.

Juan Pablo Romero lleva apenas seis años en Central. Después de hacer todas las inferiores en Atlético Elortondo, de donde es oriundo, el hoy arquero titular canalla llegó al club cuando Miguel Angel Russo era el entrenador. Y una particularidad: para la prueba que vino a hacer a Arroyito, uno de los promotores de la misma fue Hugo Gottardi, por ese entonces ayudante de campo de Russo. Fue la confesión que le hizo el jugador a Ovación en 2017 en una entrevista luego de la gran actuación que había tenido frente a Racing, en el partido de reserva.

Después de años de peregrinaje en las inferiores de AFA de Central (fue dirigido entre otros por Ricky De Alberto, hoy ayudante del Kily, y Pirulo Rivarola) un día le llegó la hora del debut en primera y el destino quiso que fuera el mismo día en que Rafael Sangiovani atravesó la misma situación, el mismo Enano con quien Romero se fue a vivir a un departamento en 2017, tras varios años entrenando, comiendo y durmiendo en la pensión de la ciudad deportiva de Granadero Baigorria. Hoy son más amigos que nunca y aún comparten el mismo techo. “Con Rafa nos llevamos muy bien, vamos a entrenar juntos y nos dividimos muy bien las tareas de la casa”, dijo en aquella nota Romero, quien después de todas aquellas vivencias hoy disfruta, al igual que Sangiovani, de haber podido concretar su debut en primera. "Seguimos viviendo juntos. Lo que son las casualidades, a los dos nos tocó debutar el mismo día" expresó el arquero.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS