Ovación

Roles principales en actores de reparto

Jeremías Ledesma y Joaquín Varela son los novatos del derby. Gil-González y Sills-Rivero librarán el duelo del medio

Domingo 10 de Diciembre de 2017

Dos jóvenes bajo la lupa

De todos los protagonistas que esta tarde saldrán en la foto principal hay dos que serán evaluados con lupa. No de la desconfianza, pero sí por la inexperiencia que tienen sobre sus espaldas en torno al clásico mayor. Jeremías Ledesma buscará agigantar su figura en el arco de Central ante la atenta mirada de su masa. Mientras que Joaquín Varela tendrá un estreno en el profesionalismo de ensueño con la casaca de Newell's. El arquero y el zaguero central saldrán a escena sabiendo que hoy les espera más que un gran show en el Gigante de Arroyito.

   Ledesma está haciendo la residencia en el primer equipo canalla. Hasta ahora viene aprobando. Pinta para quedarse con el puesto por mucho tiempo. Fue la gran apuesta de Leo Fernández ni bien tomó las riendas del equipo tras la renuncia de Paolo Montero. No obstante, hoy tiene un examen casi final.

   Porque en este desafío no podrá cometer errores groseros. Esos mismos que pueden ponerle fin a un ciclo o cortarle la continuidad a un jugador. Jeremías sabe perfectamente que debe aplomarse debajo de los tres palos en esta especial cita. Porque de hacerlo, tendrá casi abrochada la titularidad en el próximo semestre.

   Mientras que por el lado de la Lepra también hay una figura que tendrá que demostrar que su presencia fue un acierto. Al pibe Varela le tocará bailar con la más fea. Deberá marcar a los experimentados e incisivos Ruben y Herrera. Con apenas 20 años y en el día de su debut absoluto en el profesionalismo, fue el elegido por el Chocho Llop para suplir la baja del suspendido Nehuén Paz.

   El perfil y currículum lo posicionan para actuar sin problemas en la fiesta más emblemática de la ciudad en materia deportiva y cultural: el clásico. Resta saber cómo responderá a la hora de la verdad.

Duelo del doble cinco
Una vieja verdad del fútbol predice que el equipo que se apodera de la mitad de la cancha suele imponer las condiciones del trámite y allí empieza a ganar el partido. Los dos entrenadores, tanto Leonardo Fernández como Juan Manuel Llop, apuestan a jugar con doble cinco. Y los apellidos de estas duplas no son los más rutilantes del clásico, pero ellos serán los que trabajarán a destajo con el overol, el pico y la pala para imponerse en la batalla del círculo central. El binomio que sobresalga incidirá seguramente en el resultado que se registre en la tarde de Arroyito.
   Por el lado del canalla, el tándem de Maximiliano González y Leonardo Gil se complementa en el quite y la salida clara. Maxi es el cinco clásico y hace los relevos de los laterales, mientras que el Colo Gil tiene la función de ser el pase prolijo de salida. Ambos deberán estar muy cerca de Sarmiento y Figueroa para neutralizar el buen pie de los leproso.
   En la vereda de enfrente, el binomio Juan Ignacio Sills y Braian Rivero, cumple un rol similar en el equipo del Chocho. Porque Sills marca el equilibrio a la hora de hacer los relevos y está siempre cerca de los zagueros, mientras que Rivero es un volante mixto, de quite y pase filtrado a los mediocampistas ofensivos. Ellos deberán tener a raya a Washington Camacho y Federico Carrizo cuando los carrileros canallas ensayen las diagonales.
   Los cuatro tendrán una tarde de palo y palo, de dientes apretados y no deberán perder nunca la concentración. No son las estrellas de los planteles, pero tienen la compleja misión de mantener la línea de flotación de sus respectivos equipos.
   La semejanza de estas duplas de jugadores es que en cada una hay un futbolista más defensivo y otro más ofensivo.
Será un lindo duelo y quizás allí se empiece a resolver la suerte del clásico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario