Newell's

Rafael Bielsa: "Marcelo no puede volver por una cuestión jurídica"

El ex canciller recibió a Ovación en su oficina porteña. Descartó por ahora el regreso de su hermano como DT leproso, criticó al presidente Eduardo Bermúdez, dijo que Maxi Rodríguez "debe jugar más y hablar menos" y que Gabriel Heinze es su técnico preferido.

Domingo 14 de Abril de 2019

¿Qué ves más posible: que Marcelo vuelva a Newell's para dirigir en la próxima temporada o que María Eugenia sea la próxima gobernadora de Santa Fe?

Marcelo no puede volver a Newell's porque tiene un problema contractual. Yo le hice el contrato. Si no sube a la Premier League, Leeds tiene la opción para conservarlo. Teniendo en cuenta la campaña que está cumpliendo es difícil que no lo conserve. Y si asciende es obligatorio para las dos partes que se quede. En el contrato que firmó no existe ninguna cláusula resorte que Marcelo se hizo poner en su momento cuando estaba dirigiendo Espanyol de Barcelona y apareció la posibilidad de ir a la selección argentina. Entonces yo diría, sobre todo para no amargarle la vida al propio Marcelo, a quien todo lo que pasa con Newell's le duele mucho, y para no generar expectativas infundadas, Bielsa no puede volver por una cuestión jurídica. Para volver estaría violando un contrato y mi hermano no es de hacer eso.


¿Hablás con él?

Casi todos los días nos hablamos y obviamente el tema excluyente es Newell's.


Pero si Marcelo quisiera podría no cumplir el contrato.

Sí, pero no me lo imagino a Marcelo quebrando un contrato. Nunca lo quebró a lo largo de su carrera. Fue al revés. Por ejemplo, con América de México o Lille de Francia se fue porque los clubes quebraron los acuerdos. Al América le ganó el juicio y al Lille se lo va a ganar. El personaje es así. Quién más que yo, que soy el hermano, quisiera que Marcelo venga a Newell's. Pero no lo veo rompiendo tantas reglas. Y no por lo estrictamente profesional, sino por una cuestión existencial. La familia Bielsa no rompe las reglas. Son valores que se aprenden de chico, te lo inculcan tu vieja, tus abuelos y todo el entorno familiar.


Te lo pregunto porque Marcelo siempre dijo que volvería a Newell's sólo cuando estuviera en una situación complicada con el descenso y justamente ahora está seriamente comprometido.

Pero Marcelo, como te dije, por una cuestión existencial, nunca rompería tantas reglas. Su amor por Newell's ya está demostrado.


¿Y a María Eugenia, la ves como gobernadora de Santa Fe?

Sabés lo que pienso, que en la vida llegás como sos. ¿Qué quiere decir eso? Que no existe llegar de una manera y ser de otra. Cómo vos llegás, sos cómo sos. María Eugenia qué eligió. Llegar de una determinada manera y ¿cuál es esa manera? No es mediática, no dando plata, que no tiene, no es demagógica, no es facilista, no se disfraza de nena, no se hace la joven. Bueno, gracias a Dios decidió postularse para nuestra provincia y, si gana, no tengo dudas de que a nuestra provincia le va a ir mejor. Y si no llega será porque la ciudadanía no la eligió. ¡Qué se va a enojar con la gente! Pobre gente. Imaginate, yo nací en Rosario, es mi ciudad, la amo profundamente, me pasaron cosas maravillosas y no puedo no desearle una gobernadora como María Eugenia. Cualquiera podría trivializar esto porque soy el hermano, pero quiero que mi hermana sea la gobernadora. Lo digo medularmente. Si se le tiene que dar que se dé y si no, que no sea.


¿Qué ves desde Buenos Aires sobre el complicado momento que atraviesa a Newell's?

Mi visión hoy es básicamente de hincha. Esa es la atalaya a la que me aferro cada vez más porque a medida que los placeres de la vida se van retirando, el placer de ser hincha es uno de los pocos que conserva la misma pasión, adrenalina y desasosiego. Me pongo mal desde un día antes de que juegue Newell's, estoy muy pendiente de cómo va a formar, me enojo si la formación no coincide con lo que yo espero y me pongo contento cuando coincide con la que espero. Me pasan ese tipo de cosas. De modo que dejemos de lado que soy socio vitalicio sobrado, porque me hice socio a los 15 años, pero de los 15 a los 18 no se computan. Dejemos de lado lo difícil que me resultó seguir siendo hincha en la etapa en la que estuve exiliado, pero sobre todo cuando estuve exiliado políticamente por la presencia del ex presidente de Newell's Eduardo López. No me resultó fácil ser socio de mi amado Newell's en esa etapa. Tenía que pelear para que me cobraran la cuota. También debo decir con mucho orgullo que nunca acepté las invitaciones para ir al palco o platea a costa de Newell's.

¿Actualmente vas a la cancha a ver a Newell's?

Sí, habitualmente voy cuando juega de visitante y a la popular. Nada en particular, pero es la manera que encuentro de ser hincha viviendo en Buenos Aires.


¿Y con qué realidad te encontrás cuando vas a la cancha como hincha?

Con una realidad complicada, pero tengo claro lo que Newell's debe hacer en este momento complejo en todo sentido. Porque por un lado tenemos una asfixia financiera y de recursos y por otro tenemos un déficit futbolístico que preocupa. Están las dos cosas. Sin ánimo de hacer política partidaria, yo sé lo que se debe hacer.


Cuando se está afuera siempre es más fácil porque todo el mundo cree tener las soluciones. Ya que decís que tenés la solución, ¿cómo sale Newell's de este laberinto financiero y futbolístico?

Mirá, decís que desde afuera es más fácil, pero yo me la pasé 14 años peleando de manera despareja y con muy pocas posibilidades contra un presidente como López, al que era muy difícil desplazar. A la primera elección conforme a derecho que concedió, la ganó. Entonces no es que yo siempre estuve afuera. A veces leo los posteos en el diario La Capital y son descalificadores, diciendo que es fácil hablar desde afuera.


¿Cuando los lees te das por aludido?

Claro. Y no me parece mal darme por aludido. Me hago cargo sin problemas. Lo que digo es que mi vida es mi vida y mucho mejor para mí hubiera sido que no me pasaran las cosas que me pasaron y que esas elecciones que tomé no me hubieran alejado de la ciudad en la que nací. A Rosario la amo entrañablemente, no reniego del pasado. Lo que te quiero decir es que estar afuera es una opción y no una casualidad o comodidad. Una opción en el sentido de que yo elijo porque tengo derecho a ser hincha y no ser dirigente. Viste como es la sociedad nuestra, en particular la rosarina y todavía más la ñubelista. Siempre hay un motivo para descalificar porque es lo más fácil del mundo. Si se hacen bromas y se usan las ironías hasta con Dios clavado en la cruz, cómo no se van a hacer con un simple mortal como yo. Igual, me la banco. No estoy en la política activa de Newell's por un acto de comodidad. Porque por estar en la política activa del club pagué costos personales muy altos, que no vienen al caso repasar, pero los pagué. Hasta que finalmente llegó Guillermo Lorente como presidente del club. Sobre la presidencia de Lorente, más allá de algunas puntualizaciones, no tengo grandes críticas que hacerle. Sí respecto de dos usurpadores como fueron Jorge Riccobelli y Pablo Morosano, individuos que en vez de hacer lo que correspondía, que hubiera sido convocar a elecciones y oxigenar la política interna de Newell's, hicieron todo lo contrario. En algún sentido, la política es como el scouting en el fútbol. Si vos tenés un scouting activo, tenés prospectos de jugadores atractivos. Lo mismo corre para la política. Tenés dirigentes activos. Por eso fue un grave error la intromisión de estos dos individuos. Es más, después de que fueron desplazados por las elecciones tuvimos que aguantarlos hablar de lo bien que habían gestionado, pero fueron ruinosos para Newell's. En ese orden, primero Riccobelli y después Morosano. A los dos los subrayo porque lo dije en su momento. Es más, lo escribí y publiqué en La Capital. Hasta que llegamos a la situación actual. Fui a votar en las últimas elecciones y en la fila, esperando para votar, hablaba con la gente. Y antes de entrar dije que de todas las expresiones que había sólo una yo no votaría, que es la que encabezaba Eduardo Bermúdez. El resto votaría a cualquiera porque considero que es buena gente, independientemente de que yo tenía preferencia por Luis Facciano, una persona con la que no coincido políticamente pero sí le otorgo el mérito de haberse opuesto a López, su militancia, su demostrado amor por Newell's y su honestidad, que no es trivial. Ninguna de estas condiciones, de la primera a la última, le asigno a Bermúdez. Sin embargo, ganó Bermúdez. ¿Eso qué quiere decir? Que mi palabra no tenía ninguna importancia en la vida de Newell's. Entonces qué hago yo metiéndome en un lugar donde mi palabra no es significativa. También aprendo de la decisión de las mayorías y me someto a la opinión de las mayorías. Ganó la única lista de todas las expresiones respecto a la cual yo había dicho que no voten a este tipo y votaron a este tipo. Registré eso y ahora me propuse seguir yendo a votar, a cumplir con las obligaciones de un socio vitalicio, pero no voy a seguir involucrado en la política del club. Esto no invalida la mirada que tengo respecto a que estamos en una situación muy compleja en todo sentido.


Entonces, ¿qué hay que hacer para salvar al club?

Hay momentos y momentos. En algunos sobran y en otros faltan. Este es un momento en el que faltan puntos. Eso es lo prioritario para que Newell's no descienda. Lo primero que exige es un acuerdo de naturaleza política, como por ejemplo se está dando con el fideicomiso. Conozco muy bien este tema. Me parece muy saludable la idea de hacer un fideicomiso para encarar este momento de angustia de todos los ñubelistas. No es fácil, tiene ribetes jurídicos complejos, depende de las partes y no todas están armonizables. La parte judicial no lo es ni debe ser armonizable porque el juez tiene que tener independencia y neutralidad para juzgar esta herramienta.


¿Por qué convalidás el fideicomiso cuando la incorporación de capitales privados siempre se miró mal en un club como Newell's?

Mirá, lo considero saludable porque con el fideicomiso se puso a Newell's por encima de todo. Por el lado de Cristian D'Amico, quien es a todos los efectos el presidente de Newell's, habida cuenta de la evanescencia del presidente formal que es el señor Bermúdez, quien sólo ocupa una cómoda reposera al costado del campo de juego en algunos entrenamientos. Me pareció inteligente de la comisión directiva, con D'Amico y Concina a la cabeza, haber convocado con generosidad a la oposición. Y por parte de la oposición, también es inteligente y muy generoso haber concurrido a esa convocatoria. En síntesis, todos entendieron que Newell's es lo más importante. Un acuerdo político simboliza ante la hinchada que en el riesgo estamos todos los hinchas juntos y después vemos. También es una manera de terminar con la porquería de las redes sociales de fulano contra mengano y todo ese mundo que tanto daño le está haciendo al club con las descalificaciones, los inventos y las estupideces. Esa gente que me descalifica se olvida que si mi posición no hubiera rechazado en la asamblea el balance que merecía ser rechazado, hoy tendríamos 6 puntos menos. Eso nadie lo dijo. El balance que rechazó la oposición en la asamblea a la que yo asistí, en la que una señora se me acercó y me dijo algo que me dolió mucho: "Por usted, nos vamos a ir a la B". Y no es así como dijo esa señora. Nos sacaban 6 puntos si aprobábamos ese balance fraudulento. Después se hizo un balance como corresponde. Siempre hay que hacer las cosas bien. Primero un gran acuerdo político, con o sin el fideicomiso. Ojalá que sea con el fideicomiso y que todos podamos poner la que podamos, sin bambolla, sin nada y con cero de interés. Si me la devuelven, me la devuelven, y si no, también está bien. Cada uno sabe hasta dónde le da el bolsillo, cuánto ama a Newell's y hasta dónde le dan sus expectativas. Esto es lo primero. Lo segundo, hay que traer un técnico. Porque se puede hablar de jugadores que me gustarían que se pongan la camiseta de Newell's para tratar de salvarnos del descenso, pero hay que traer a un entrenador con todas las letras. Newell's tiene que tener un técnico al frente del equipo. Y al técnico no lo tiene que resolver personalmente Bermúdez, D'Amico o Concina. Debe elegirlo un tipo que sepa.


¿Quién tiene que elegirlo?

La comisión directiva y, si se consigue el consentimiento de la oposición, mucho mejor. Esa gestión la tiene que hacer la pobre comisión directiva porque es la que negocia el contrato y la que tiene que resolver todas esas cuestiones. Ahora vamos a lo futbolístico con el técnico ya elegido. Me parece que una campaña como la que necesita Newell's en el torneo que viene requiere de un equipo difícil y no de un equipo que le llene la vista al hincha. Un equipo al que los rivales prefieran no enfrentar. Quiero un Newell's incómodo adentro de la cancha. Con mucha prodigalidad física, corto, físicamente muy agresivo, donde no nos demos ningún lujo ni por pertenencia ni por trayectoria ni por razones estéticas. Y un equipo que esté convencido de que cada punto es un paso adelante hacia el alejamiento de la posibilidad de descender. No sé si es Bidoglio, de quien tengo el mejor de los conceptos por lo que dice, por cómo trabaja, por la tarea que realizó en la promoción de jóvenes a la primera, por su trabajo en las inferiores, por su sentido de pertenencia hacia el club, pero la verdad es que no sé si es el técnico correcto o incorrecto para este momento. Por lo que vi y por el fútbol que desplegó Newell's, me parece que estamos aspirando a más de lo que podemos. Está bien aspirar a más cuando uno tiene una estructura que respalda. Pero aspirar a más de lo que podés está mal cuando no te respalda la estructura. Hay una vieja frase del fútbol que dice: "Para no descender ni técnico que debuta ni jugador que se retira". Creo que tenemos un técnico que debuta y varios jugadores para el retiro.


A Bidoglio ya lo descartaste. ¿A qué técnico querés?

Sebastián Beccacece me gusta. Es ambicioso y encima hincha de Newell's. También pensemos en el Grinzo Heinze. Entiende mejor lo que sería armar un Newell's con rabia para pelear el descenso. Heinze está en condiciones de armarte un equipo complicado, malvado, intenso, mordedor, exigente, concentrado, con mucha rabia y sin que ningún jugador se esconda como pasa ahora con algunos. Quiero que el próximo Newell's tenga rabia. Armó Vélez con ocho pibes. Lo trabajó, mentalizó y lo hizo un equipo competitivo.


¿El próximo técnico debe tener una marcada ligazón con la historia del club?

No necesariamente.


¿No creés que el hincha le tendría menos paciencia en este momento a un técnico que no esté ligado de alguna manera a Newell's? Te lo pregunto porque la última vez que el club tuvo que pelear por no descender contrató a Martino, con todo el simbolismo que encierra tener al Tata sentado en el banco.

La verdad, no me parece.


Un técnico que encaja en el modelo que querés es Ricardo Zielinski, pero ante el primer contratiempo el hincha no le tendría paciencia. Por ejemplo, en Central contrataron a Cocca, quien no tiene historia en Central.

Y lo bien que hace el hincha de Central en no confiar en Cocca, porque eso no va a salir bien. Por más espaldas que tengas, cualquier técnico que pierda tres partidos tendría la misma presión que Zielinski.


¿Heinze y Beccacce también?

Sin dudas. Lo que puede pasar es si están estos dos técnicos la gente demore en insultarlo, pero se la va a agarrar con la directiva. Acá el problema será la tensión que se genera en el hincha ante la falta de resultados. En Argentina no es como en otros países. Acá cuando vas a la cancha a ver a tu equipo el hincha dirime frustraciones, cosas que creés que la vida te prometió y no te dio, hasta relaciones conyugales. Así es nuestro fútbol. Yo lo que quiero es que Newell's no se vaya a la B.


¿A quién querés: a Beccacece o Heinze?

A Heinze. Es por gusto nada más. No sé si el Gringo quisiera venir, si está en sus planes, cuál es su cotización, si Newell's lo podría pagar. Tampoco sé si pudiéndole pagar cuánto habría que resignar para traer los refuerzos. Estoy hablando como hincha. Eso lo tendrá que ver la comisión directiva. Una vez que tenés elegido al técnico y llamás a una oposición que está ordenada y que prestó su consentimiento para armar un fideicomiso, ahí socializás la idea y la hacés pública. A la gente le gusta ver que los dirigentes están unidos. Cuando sobra algo la gente puede tomar partido por uno o por otro, pero en Newell's ahora no sobra nada. Ni en lo institucional, jurisdiccional ni futbolístico. Hay que buscar consensos. Sería fabuloso para Newell's que Heinze sea el entrenador. Porque un equipo como Newell's debe tener rabia en el próximo torneo y Heinze me asegura que el equipo tendrá orgullo, rebeldía y que sabrá convivir con la adversidad. Todas cosas que son del melón y el Gringo tiene todo eso. Lo tuvo siempre como jugador y lo transmite. Armaría un equipo difícil, trabado, compacto, dedicado y que sabe a qué juega. Cosa que es fundamental, sobre todo cuando la meta es corta.


¿Qué es lo que más te preocupa del funcionamiento del equipo?

El equipo tiene problemas. Uno en el sector izquierdo central de la defensa, en el sector central derecho del medio y tenemos un relativo problema, que no agrando, en el sector de la ofensiva. No lo agrando porque a nadie le sobra y tampoco es que tenés tanta gente que podrías traer en otros equipos accesibles para las finanzas de Newell's. Me preocupa mucho más el centroderecha del medio y el centroizquierda de la defensa que la parte ofensiva. Todos nos tenemos que encolumnar detrás de una idea de conjunto, de humildad y de falta de pretensiones de naturaleza estilística y armar un equipo peleador, complejo, que te muerda los garrones y que te pelee cada centímetro de la cancha. Y hay ejemplos concretos. Huracán tiene un cinco que se llama Iván Rossi. Se inició en Banfield y estuvo en River. Ese es un jugador que quisiera tenerlo en Newell's. Es áspero, sabe y le pega muy bien a la pelota, es zurdo y habilita muy bien entrelíneas. Es un jugador que juega todo el partido enojado.


Hablaste de un problema en el centro izquierdo de la defensa. ¿A quién traerías para ese lugar?

Antes de decirte quién me gusta, quiero explicarte por qué creo que hay un problema. Por ejemplo, en el partido que empatamos contra Banfield, a los pobres Fontanini y Ferroni, la dupla que puso Banfield los volvió locos. Ahí el problema está en la banda izquierda. Tenemos que hacer algo. O ponemos un carrilero por la izquierda que haga la banda o tenés que adelantar un poco al lateral izquierdo o central izquierdo y que sean más agresivos en el uno a uno. Marca hombre a hombre. Hay un problema táctico. Si Droopy Gómez te mete 50 desbordes hay un problema. Como lo teníamos en su momento con De Felippe con las pelotas paradas, aunque lo resolvió parcialmente Bidoglio. Si te meten cinco centros y te cabecean cuatro en tu área y si cuando vos vas no cabeceás uno, está claro que tenés un problema a la hora de trabajar la pelota parada. Hay que preocuparse y ocuparse. Son reflexiones de hincha, sin pretensión de nada. Una vez Marcelo me dijo: "La gran figura mundial es la gambeta". Si ese es el paradigma y lo analizamos con la lógica que yo te estoy expresando, con mucha modestia y como hincha de tablón, ¿qué jugadores desequilibrantes tenés en el fútbol argentino? Uno es el nueve de Aldosivi Cristián Chávez. Pero es chiquito, no es para aguantar y hacer sufrir a los centrales contrarios jugando de espaldas. Cuando vos tenés un jugador que no puede jugar de espaldas por la envergadura, no te alcanza con uno. Ya necesitás a otro que labure para ese uno. De Newell's un jugador que para mí con una buena tutela técnica o táctica podría ser solución es Nadalín. Necesita, como dicen los grandes directores de cine, que lo marque bien el técnico. Que le diga que si tiene que hacer tiempo en un lateral, que lo haga. No nos puede pasar lo que nos pasó en la derrota contra Gimnasia en el gol de Tijanovich. Otro que traería es al paraguayo Ayala, de Gimnasia, a quien se le vence el contrato en junio, y creo que estaría al alcance de las pretensiones de Newell's. Para mí es el Colorado Gil, que tiene Central, pero que patea con la derecha. Otro nombre: Federico Lértora. Y Belgrano se fue a la B. Es un jugador con intensidad, dedicación y concentración que no se ve mucho en el fútbol. No creo que sea un jugador de moda ni cotizado y que si Newell's lo va a buscar no le pedirían una locura.


¿Creés que con la vuelta de Jorge Griffa a la estructura de las inferiores se empiezan a recuperar ciertos valores del club que parecían extraviados?

Antes de hablar sobre la vuelta de Griffa me gustaría hacer una reflexión sobre el trabajo que realizó Jorge Theiler cuando estuvo en la coordinación de las inferiores. Tengo muchos más reparos que elogios. Fueron muchos años para tan poca cosecha. Y eso tiene que ver con los criterios de selección de Theiler. Para mí fue un supremacista de la cuenca maicera, sojera y lechera de Santa Fe y eligió a un biotipo de jugador con esas características, bien gringo, y que yo no comparto. En cambio, Griffa no. Es un scouting que ve cosas en el jugador que Theiler no veía. El ejemplo más claro es Ezequiel Barco. Cómo lo detectó a ese chico y después lo que le significó en términos económicos la venta de Barco a Independiente. Tiene un ojo distinto Griffa. Celebro su vuelta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});