Central

Por algo hoy es mendigo y el otro es millonario

River hizo sucumbir a Central en una ráfaga de dos minutos y lo venció 2 a 0.

Lunes 16 de Abril de 2018

Así no irá lejos. No alimentará sueños. Tampoco proyectará futuro. Central tenía que haberse plantado de otra manera para desafiar a River. Tenía que sacarle jugo a la oportunidad de revertir la saga de resultados en una cancha en la que no logra levantar cabeza. El canalla brindó una flojita performance. Es como que tuvo amnesia justo cuando necesitaba memoria y solidez para acopiar puntos gordos en busca de trepar posiciones para alcanzar el sueño copero, que con la derrota comenzó a desvanecerse. El millonario le pegó dos bofetazos que lo dejaron sin reacción. Un 2 a 0 sin discusiones en Núñez. Así de simple. Así de cruel para un elenco que tuvo muchas cosas de mendigo frente a un millonario que no lo perdonó.
   
Si no pasó nada en el primer tiempo fue porque el destino no quiso. River era más. Dominaba. Pero no marcaba la diferencia en el área chica canalla. Esa misma donde el colombiano Cabezas se mostraba más firme que el resto de sus compañeros.
Central era una especie de comparsa táctica. Cada cual atendía su juego sin aplicar el libreto que le había dado el entrenador en la semana. En líneas generales hubo muy poco para rescatar desde lo futbolístico. Principalmente porque el equipo era una especie de flan en plena cocción.

Claro que River tampoco era una tromba. Distó de ser una especie de Manchester City argentino como muchos lo quieren instalar. Tuvo más juego que la visita, sí. Aunque tampoco era para babearse porque frente a sus narices tenía una alineación que buscaba su rumbo a medida que se consumían los minutos en un colmado Monumental. Un conjunto que no lo exigió para nada en el primer acto.

Por lo tanto, esa imagen de supuesto ser superior que muchos creían se desmoronó como castillo de arena a la hora de hacer un pantallazo sobre la realidad que se vivía en la cancha, más allá de la jugada que hizo lucir a Jeremías Ledesma a los 36' tras un remate de Nacho Fernández. Porque en definitiva, esa fue la única acción que realmente generó un poco de adrenalina hasta la hora de ir al descanso.

La segunda parte no varió en demasía. Central seguía sin poder generar juego. El medio no sincronizaba. Menos los de arriba. Era como que estaban en otra coordenada. River tampoco podía imponerse. No arrancaba.

Y en medio de la mediocridad se produjo un flash de reacción auriazul, ya sin Cabezas en la cancha por una molestia muscular (ver aparte). El ingresado Carrizo frotó su botín derecho y mandó un centro justo a la cabeza de Lovera, pero el casildense Franco Armani tuvo que esforzarse para evitar la conquista canalla a los 66'.

Parecía que la ficha del partido marcaría parda. Era lo más racional si se lo analizaba minuciosamente. Sin embargo, en dos minutos se hizo añicos la esperanza canalla. Una ráfaga letal del millonario terminó barriendo la ilusión visitante sin piedad.

Primero fue Rafael Borré quien abrió la cuenta para sorpresa de todos. Porque el local no era que venía amagando con comerse crudo a su rival. Iban 74'. El resultado, hasta ahí, seguía igualmente abierto. Aunque cuando Lucas Pratto agitó la red a los 76' se terminó todo. El 2 a 0 era irremontable como barrilete sin cola en Comodoro Rivadavia.

Por más que Leo Fernández trataba de orientar a sus pupilos de forma desesperada, lo cierto es que sólo había que dejar correr los minutos, pasar por las duchas, enfrentar a los medios y pegarse la vuelta a casa con las manos vacías nuevamente de un estadio que le quedó monumentalmente grande una vez más. Y no precisamente porque River haya sido una sinfónica. Es más, Ruben casi descuenta a los 90' de no haber sido por una gran tapada de Armani.

El canalla deberá hacer un mea culpa y afrontar con otro semblante que la clasificación a la próxima Copa Sudamericana ya es una especie de quimera. En realidad siempre la tuvo compleja, por más que en un momento todo parecía color de rosa en Arroyito.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});