Central

Ortigoza y su juego de acuerdo a las formas

El volante colaboraría en la posesión y, depende dónde sea utilizado, también en la generación. La chance para quien más ruido hizo en el último libro de pases.

Miércoles 28 de Febrero de 2018

Todo va camino a que Néstor Ortigoza pueda hacer su debut en Central como titular. Existen los reparos necesarios sobre si el ex San Lorenzo finalmente será el elegido para suplir la ausencia del Colo Gil (cinco amarillas), sobre todo porque el entrenador quiere ir a paso firme en el análisis de todos, especialmente de quien más ruido hizo con su llegada a Central. Más allá de eso, vale el ejercicio de imaginar qué cosas le puede aportar Ortigoza a un equipo que hasta aquí mostró mucho más pragmatismo que otra cosa, pero con una eficacia tal que a los que por una razón u otra les tocó estar afuera tuvieron que esforzarse demasiado para ganarse un lugar entre los once.

La situación de Ortigoza es un tanto especial. Es que después de aquellos minutos que hizo en el amistoso ante Lanús se metió en un terreno en el que le costó salir, con una lesión en el sóleo derecho que lo marginó del equipo, hasta el partido ante Olimpo, en el que ingresó un rato en el segundo tiempo, cuando el encuentro ya estaba totalmente liquidado.

¿Es lo mismo Ortigoza que Gil? En teoría no. ¿Central deberá modificar en algo su forma de jugar con él en cancha? Puede que haya alguna posibilidad (ver aparte). ¿Le será más fácil al equipo generar juego? Son algunas de las tantas incógnitas que pueden plantearse en la previa y que, seguramente y de tocarle jugar finalmente, se develarán con el encuentro mismo.

Si hay algo que le gusta a Ortigoza es que la pelota pase por sus pies. En todos los equipos en los que actuó se sitió amo y señor a la hora de cumplir una función que nunca le pesó. Y más allá del rendimiento que pueda mostrar, garantiza un mínimo de seguridad en ese aspecto. El acierto en los pases a los compañeros es uno de sus fuertes, siempre atendiendo que la mayoría de los mismos son a corta distancia. ¿Dónde se siente más cómodo? Ofreciéndose como opción para el primer pase, el de salida. Allí en donde se presentaría una de los grandes cambios. Porque Gil suele recibir un poco más arriba y a partir de ahí intentar juntarse con sus compañeros. Si Ortigoza es quien se meta entre los centrales para que el inicio de cada jugada sea lo más puro posible, la distancia con el resto del equipo podría quedarle demasiado lejos. Es que, cuando puede, este Central trata de imprimirle cierto vértigo al juego, especialmente cuando puede ir por las bandas. Y si Ortigoza sale muy desde abajo (aunque sea de manera correcta) y los volantes por afuera parten disparados hacia adelante cuando reciben, lo obligarán a un desgaste físico para el que posiblemente no esté preparado, pero con el que nunca se sintió del todo cómodo.

Por eso será fundamental saber y ver en qué terreno del campo de juego se moverá. Si más cerca de los centrales para meterle claridad a cada salida o dejarle ese rol a Maxi González y pararse unos cuantos metros más adelante para a partir de ahí intentar hacer jugar al resto. Su capacidad de juego es innegable, pero tampoco tiene las condiciones de enganche.

Su perfil es exclusivamente el de organizador, pero más en campo propio que en el del rival. Lo dejó en claro contra Olimpo, donde los pocos minutos en los que estuvo en cancha intentó que todas las pelotas pasaran por sus pies. Es más, cuando no la tenía se encargó de indicarles a sus compañeros por dónde debía transitar cada jugada.

Por el momento es más que una especulación que otra cosa la presencia de Ortigoza (en el inicio de la semana el DT manejaba algunas otras opciones, pero en condiciones normales sería su turno. Si le toca, el volante tendrá la posibilidad de demostrar las condiciones por la cual Central fue en su búsqueda en el último libro de pases.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario