Ovación

No todo anda sobre ruedas

Ana Belén Campmajo consiguió la clasificación al Panamericano pero necesita el dinero para poder competir.

Jueves 30 de Agosto de 2018

Ana Belén Campmajo tiene un objetivo, y es el de participar por primera vez de un Campeonato Panamericano representando a Argentina en patín. El primer paso lo dio con la clasificación, la que logró tras muchas horas de entrenamientos, interminables viajes y mucha dedicación al pasar el evaluativo que se llevó a cabo en el club Provincial a fines de abril. Pero no todo es color de rosa para esta adolescente de 17 años que reparte su tiempo entre los entrenamientos y el estudio ya que el viaje se le complicó por motivos económicos.
   Además los honorarios de la profesora que son aparte, los gastos para viajar corren por cuenta de la propia deportista, la que le entrega a la Confederación Argentina de Patín el dinero (en dólares) y ésta se hace cargo del hotel, el aéreo y las comidas del día, oficiando de agencia de turismo. Por ocho días en Colombia le cobran 2800 dólares y hoy por hoy, en un momento donde la moneda norteamericana cambió con respecto al momento en que clasificó, esa cifra complica la presencia en la competencia.
   Por eso familiares y amigos se encuentran abocados a realizar eventos para ayudar a juntar fondos y buscan algún sponsor para solventar el costo, ya que la patinadora no recibió ningún aporte o beca de algún organismo estatal, ya sea nacional, provincial o municipal.
   En los Panamericano, Campmajo va a competir en la categoría juvenil internacional, reservada para deportistas de 16 y 17 años y que sería una especie de antesala para competir a nivel Junior en un Mundial (18 y 19 años).
   Campmajo empezó a patinar en Tiro Suizo, su club de toda la vida, cuando apenas tenía 5 años, momento en que "quería tener los mismos patines que las chicas más grandes y hacer las mismas cosas que hacían ellas. Al año que arranqué, empecé a competir", confesó la patinadora que le dedica tres o cuatro horas días sólo de patín (a eso hay que sumarle la preparación física y la danza) de lunes a sábado y que aparte estudia en el colegio Jesús de Nazareth, también de la zona sur.
   Ya conoce lo que es ser campeona nacional y subirse al podio. El año pasado fue campeona provincial y éste se clasificó segunda en la rosarina.
   "Estoy contenta por haber llegado y haber hecho lo que sabía hacer. Después se verán los detalles de los resultados, pero creo que lo principal es ir a hacer lo que sabemos hacer. La medalla es una recompensa, por eso la idea es ir a hacer lo que se y disfrutar de estar en el torneo", destacó la atleta que sabe que a veces las puntuaciones se definen por centésimas y los pequeños detalles terminan por inclinar la balanza.
   Más adelante Campmajo fue más lejos y confió que "mi idea es prepararme para Juniors. Mis metas son a largo plazo y participar en un Mundial es un verdadero sueño", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario