Newell's

Más que doce pasos: los penales fueron consecuencia de lo que generó Newell's

Newell's fue superior en la noche del Coloso y se llevó la victoria que necesitaba para ratificar su levantada futbolística. Encontró nivel de juego, encontró goles y mejoró la imagen.

Martes 26 de Febrero de 2019

Ahora sí Newell's puede respirar tranquilo. Encontró eso que tanto buscaba y necesitaba: el triunfo. Ahora sí tiene en mano ese elemento privativo que le permite recotizar los cuatro empates consecutivos cosechados en el inicio de la Superliga. Los propios protagonistas se encargaron de remarcar este concepto con cada igualdad. Ayer, fue 3 a 0 sobre el urgido San Martín de San Juan, una victoria que no sólo se entiende desde los doce pasos sino también desde el funcionamiento colectivo. Porque Newell's tuvo su minitormenta dentro de un mismo partido, pero en el global lejos estuvo de ver peligrar los tres puntos. Encontró nivel de juego, que lo tenía en caída, encontró goles, cuya carencia lo tenía frente a un dilema de pruebas constantes y tuvo una vez más las manos en llamas de su arquero Alan Aguerre, figura cuasi cantada en cada presentación, como aliadas.

Newell's sabía que no podía dejar pasar más oportunidades de ganar. No alcanzaba con las buenas intenciones, porque cuando la calculadora empieza a molestar, la impaciencia sube. Por eso tomó el protagonismo en casa y ante su gente frente a un equipo ahogado con los promedios y carente de recursos. Se notó desde el minuto inicial que anoche Newell's no iba a perdonar, pese incluso a tener que experimentar en algunas posiciones. Fueron en esos primeros instantes en los que se activó la conexión de los mediocampistas con los delanteros, que la evidencia quedó a la luz de los ojos. El doble 5, Braian Rivero y Jerónimo Cacciabue, insinuaba inspiración. Y la tuvieron, de lo mejor de la cancha.

Pero en algo sigue pecando Newell's. En las revoluciones, en el atolondramiento. En la ansiedad que no puede bajar cuando se pone vertiginoso en ataque. Ello explica que a veces quede mal parado, que los defensores se enrosquen en yerros infantiles y que se habiliten los espacios para que el rival tenga chances. Aunque no haga tanto mérito en la generación. Aunque esté limitado en sus cualidades individuales. Por ello se entiende que sobre el cuarto de hora Aguerre ya se haya vestido de héroe para ahogarle el grito a Franco Cristaldo que le pegó solo de frente al arco. Luego, Emanuel Dening la estrelló en el travesaño después de un toqueteo en el medio, que agarró al local saliendo mal.

nob3.JPG


A los 25' Maxi Rodríguez la pasó de una pierna a la otra y tiró un bombazo de larga distancia, a los 26' Maxi de nuevo la tuvo frente a los tres palos y la tiró besando el izquierdo, a los 27' Cristian Insaurralde hizo lo propio con tiro de derecha a izquierda que se fue besando el ángulo superior. En sucesivo y a ese ritmo los rojinegros iban desperdiciando ocasiones. Maxi se conectó bien y generó, estableció buenos circuitos con los incansables Cacciabue y Rivero que quitaron a mansalva y entregaron con precisión. Encima en más de una ocasión se desprendieron del medio para pisar el área rival. Incisivos y punzantes.

Justamente, de la viveza de Cacciabue nació el gol, porque metió desde el medio una pelota por arriba que ganó metros en el aire, salteó rivales y le cayó a Maxi, atropellado con alevosía por el arquero Luis Ardente y seguido por la imprudencia de Adrián Pucheta. Mauro Formica, de lo más apagado, tomó la pelota y convirtió abajo contra el palo, a la derecha de Ardente que masculló la bronca de la cercanía para taparlo. Iban 44' cuando el Coloso por fin podía desahogarse.

En el complemento llegó la tormenta. Cinco minutos de furia de un San Martín enjundioso que, un poco por impericia y otro poco por la enormidad de Aguerre, no lo pudo igualar. Llovían uno a uno los córners y los centros de larga distancia sobre el área leprosa. Y ahí, cuando era clave conservar la igualdad, el uno marcó presencia. Primero sacándole una pelota casi imposible a Alex Silva, abajo a la derecha, contra el palo y a una mano y luego haciendo lo propio ante Cristaldo de nuevo. San Juan las tuvo, no las aprovechó. Respiró y salió Newell's para reencontrarse con los circuitos y apoyado en una defensa que se supo acomodar.

nob6.JPG


Los dos centrales, titulares por ausencias obligadas, respondieron: Juan Freytes, quien debutó en la fecha pasada, pero sobre todo el paraguayo Teodoro Paredes. Firme e inteligente para salir. Facundo Nadalín gritaba su gol soñado después de llegar tocando al área con Alexis Rodríguez, pero el árbitro pitó una infracción en lugar de dar ley de ventaja y lo que era un golazo pasó a ser un nuevo penal que ejecutó con clase Maxi, a la izquierda del arquero, a los 75'. Ovación para el ídolo y cambio para darle cierto descanso. De un hombre de selección a uno que dio los primeros pasos en la albiceleste Sub 20, Aníbal Moreno, quien firmó así su debut con la camiseta leprosa. En la primera que tuvo pateó al arco y a continuación metió una pelota en cortada muy buena para Alexis Rodríguez que pasó cerca.

Sobre el epílogo Joaquín Torres dejó en el palo la ilusión de anotar después de recorrer varios metros solo, ganándole en la corrida a Facundo Erpen y tirándola por arriba del arquero. De contra y casi calcada fue la respuesta de Dening, pero a esa la sacó Aguerre de nuevo a una mano.

nob2.JPG


Encaraba Insaurralde en tiempo cumplido cuando Pucheta lo enganchó en el área y le dio a la lepra la posibilidad de cerrar el partido con una goleada. Víctor Figueroa eligió el mismo lugar que Maxi en el penal anterior, pateó cambiando el tranco y cerró una noche esperada en la que Newell's fue bastante más que 12 pasos.

Empezó a crecer, a intentar despegar. Depende de sí mismo para no olvidarse de la producción que anoche le dio resultado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});