Central

Le mete empuje hacia la Copa

Después de una mitad de campeoanto con un andar flojísimo, Central volvió a ponerse a tiro de la Sudamericana 2019, hoy el principal objetivo del equipo de Leonardo Fernández.

Viernes 16 de Febrero de 2018

La contundencia de los números obtenidos por Central a partir de que Leonardo Fernández se hiciera cargo del primer equipo está a la vista. El vuelo que tomó el canalla, más desde esos números que desde lo futbolístico, tuvo implicancia en varios aspectos, pero lo que hace a las posibilidades de meterse en zona de clasificación a Copa Sudamericana es lo más notorio. Es más, hoy ese es el gran objetivo. Parece mucho teniendo en cuenta dónde había quedado el equipo cuando Paolo Montero decidió dar un paso al costado. Parece una nimiedad teniendo en cuenta la fuerte inversión que se llevó a cabo antes del inicio de la competencia. Pero eso es análisis de otro tipo y que deberá hacerse seguramente más adelante cuando se baje el telón y sea momento de realizar los balances correspondientes. ¿En qué situación está Central hoy? A tiro de esa clasificación. Es que son apenas tres los puntos que lo separan de Argentinos Juniors, el último que hoy estaría ingresando al certamen internacional.

   Si hoy Central está con serias chances de meterse en la Sudamericana del próximo año es pura y exclusivamente por los muy buenos resultados que aparecieron luego de que Leo Fernández tomó las riendas. Allá por noviembre de 2017 no había nada que hiciera suponer que el canalla podía ilusionarse con esa chance. Basta con echar un vistazo a lo que era la tabla de posiciones en ese momento. El equipo estaba último, junto a Arsenal y Temperley, con apenas 4 unidades.

   Tampoco eran muchos los puntos que separaban a Central del 11º (en ese puesto estaba Independiente, con 12), pero la catarata de equipos que había en el medio era un condicionamiento no menor. Ni hablar de la escasa capacidad futbolística que se mostraba por ese entonces.

   Hoy Central está mucho más cerca, lo que no le asegura absolutamente nada. Más bien todo lo contrario. De ahora en más deberá tratar de ganar para que la brecha no vuelva a agrandarse. De lo que sí puede hacer gala es de esa escalada importante que pegó en los últimos siete partidos. Es que de aquella pobre imagen del último puesto a esta hay una diferencia muy clara. Son diez los equipos (Arsenal, Olimpo, Tigre, Chacarita, Newell's, Vélez, Lanús, Gimnasia, River y Banfield) a los que logró superar. Todavía no alcanza, pero no es poco.

   Lo mejor que tiene hoy el canalla es esa trepada, en medio de una tendencia que sin dudas le da la derecha. Pero llegará la parte más compleja: sostenerse a tiro de esa zona.

   Esto que le pasa hoy al equipo no es nuevo. Es que está el antecedente de lo que ocurrió hace un año, con Coudet y Montero como protagonistas. Uno (el Chacho) se había bajado del barco con el equipo también hundido en el fondo y el otro (Paolo) se las ingenió para acercarse rápidamente a esa zona de clasificación a la Sudamericana. Finalmente lo logró, aunque no de manera directa (el pasaje lo sacó por la coronación de Independiente en esa misma competencia).

   Ahora el escenario es prácticamente el mismo. Sólo cambió un personaje. Y ni siquiera valdría el análisis sobre los rivales a los que Central aún debe enfrentar, justamente porque los trámites en el fútbol argentino hace tiempo que dejaron de existir, amén de que está el muy buen indicio de que a los siete que hoy están en lo más alto de las posiciones le ganó a cuatro (Boca, Talleres, Unión y Huracán), empató con dos (San Lorenzo e Independiente) y con el restante (Estudiantes) aún no jugó.

   Antes de iniciarse el torneo, la clasificación a una copa era uno de los objetivos de mínima. Después, con los flacos resultados de la primera mitad de la Superliga las expectativas sufrieron un freno abrupto, pero de repente las cosas comenzaron a encaminarse y la posibilidad de la Sudamericana vuelve a ser un plato tentador.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario