Newell's

Las claves de la derrota de Newell's ante River

La caída se basó en el planteo, el arquero, el doble cinco, los laterales y, obviamente, el rival.

Lunes 04 de Marzo de 2019

1- El planteo: "La idea nuestra es tener la pelota y hacerlo en campo rival, ese es nuestro juego (...) Trabajamos en distintos posicionamientos para intentar tenerla, sabemos que si eso ocurre River se va a sentir incómodo". El entrenador de Newell's, Héctor Bidoglio, encaró la semana previa a la visita al Monumental con el convencimiento de que su equipo podía ser protagonista ante el campeón de América y eligió el mismo dibujo táctico con el que venía haciendo camino al andar. Se decidió por ese 4-3-3 que tenía una particularidad, no iba a poder contar con Maximiliano Rodríguez, voz de mando y experiencia, importante en los últimos metros. Y lo sintió desde todo punto de vista. Prácticamente no hay equipo que se le pueda parar a River de igual a igual en Núñez, incluso aunque esta vez Marcelo Gallardo no contase con 5 de sus habituales titulares. Newell's se presentó con un equipo muy joven y un dibujo osado. Lo sufrió.

2- El arquero: Lo que a veces no aparecía en el juego de Newell's o directamente los errores fueron hasta aquí ocultados por las manos del arquero Alan Aguerre. Desde la asunción de Héctor Bidoglio, el uno venía siendo uno de los puntos más altos. A puro reflejo y con altísimo nivel salvó al rojinegro en varias ocasiones, con partidos igualados o con buenas ventajas. De hecho, pocas veces se puede explicar que un arquero sea figura cuando el equipo golea, algo que pasó ante San Martín de San Juan (3 a 0). Contra River, Aguerre fue terrenal y sus falencias fueron determinantes. Como en el tercer gol millonario, en el tiro libre de Cristian Ferreira desde la izquierda. El juvenil metió un remate cerrado y potente al primer palo del arquero, que justamente lo había dejado muy desprotegido. La floja defensa no lo ayudó, pero lo que antes era una atajada segura en esta ocasión no lo fue.

3- El doble cinco: Braian Rivero y Jerónimo Cacciabue venían mostrándose como el tándem ideal para la recuperación y entrega en el medio, socios ideales de Mauro Formica o Maxi Rodríguez, los principales encargados de la creación. Rivero más recuperador, Cacciabue en la misma función pero tirado algo más en la ofensiva. Sin embargo, contra River les costó una enormidad recuperar la pelota. Y sin recuperación es imposible esa tenencia y protagonismo que planteó Bidoglio. Por eso Formica fue una sombra en Núñez, además lento para el recorrido en las pocas ocasiones que tuvo. Rivero y Cacciabue se perfilan para quedarse largo rato como el tándem del medio, pero el sábado se vieron desbordados por todos lados, ampliamente superados por los volantes de River. En el complemento mejoraron el rendimiento, pero ello no fue suficiente para encontrar la funcionalidad que venían demostrando.

4- Los laterales: Los laterales defensivos y ofensivos fueron de los más bajos rendimientos de Newell's en el Monumental. Mariano Bíttolo y Facundo Nadalín fueron testigos privilegiados de los antojos en las decisiones de Camilo Mayada y Nicolás De la Cruz, respectivamente. River hizo lo que quiso por las bandas, porque además ni Cristian Insaurralde ni Alexis Rodríguez bajaron lo suficiente como para contrarrestar. Las veces que lo intentaron mostraron sus carencias para marcar. Los defensores, incómodos con los ataques, fueron perdiendo la confianza con el correr de los minutos y prácticamente no pasaron al ataque. Bíttolo, encargado de las pelotas paradas, no gravitó tampoco. No es que tuvo tantas ocasiones, pero no llevó peligrosidad. Lo que sí vale destacarle es la buena calidad de sus laterales, pases de calidad hechos con la mano, una virtud poco frecuente en el fútbol argentino.

5- El rival: Newell's cometió muchos errores en su visita al Monumental, pero el rival también hizo mérito para que ello ocurriera. En su casa, en su cancha, el millonario impone respeto. Y esta vez también impuso una de sus mejores versiones en lo que va del año. Le faltaron habituales titulares, nombres fuertes, pero Marcelo Gallardo antes que individualidades tiene un equipo. Aceitado y fuerte psicológicamente, que sabe perfectamente a qué juega. Encima está inmunizado por ese logro histórico que es la obtención de la Copa Libertadores ante Boca en Madrid, por lo que afronta cada partido con suma tranquilidad. A pesar de haber tenido malos resultados a principio de año, se recompuso, recuperó energías y está cada vez más sólido. Con este equipo se topó un Newell's en etapa de formación y pagó la factura de la falta de rodaje que aún tiene la Lepra. Claro que Newell's puede vencer a River, pero para ello debió mostrar otra versión más compacta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});