Clásico rosarino

Las clásicas obligaciones de los equipos rosarinos

Central y Newell's cierran el año en busca de una alegría que atenúe un semestre irregular y que lleve tranquilidad a las dirigencias. Un desafío para canallas y leprosos.

Domingo 10 de Diciembre de 2017

La fiesta de fin de año llegó. Central y Newell's le bajan el telón a 2017 para dejar en stand by el torneo de la Superliga en un duelo con grandes condimentos en juego. Como siempre. Como cada vez que se enfrentan canallas y leprosos, en cualquiera de los dos escenarios. En esta ocasión en el Gigante de Arroyito, a las 17, comenzarán a evaporarse todas las especulaciones, las estadísticas, los análisis e interminables comentarios previos que despierta este clásico tan pasional como a veces irracional (lamentablemente).

Y que siempre deja secuelas, heridas que sólo se curan con el paso de los partidos, aunque en este caso será con el tiempo y con una Navidad sin tantos petardos para aquel que no festeje. Sólo la igualdad repartirá puntos de cierta tranquilidad.

   Mucho se habla sobre las bondades futbolísticas de uno y otro equipo. O de quién tiene la obligación de quedarse con la victoria. Y la bendita frase de que "son partidos aparte" tiene un ciento por ciento de validez, porque no importan los nombres que estén enfrente, la posición en la tabla o la racha que ostenten hasta el momento de verse las caras. Todo se potencia y hay sobradas muestras de ejemplos para certificar lo expuesto. En la actualidad, Central fue un equipo en el torneo, muy timorato (salvo en las dos últimas fechas con el nuevo conductor), y otro diametralmente opuesto en la Copa Argentina, donde mostró enjundia y agresividad para pelear un encuentro más allá de la adversidad. Remontar lo que podría ser irremontable. Y cuenta con nombres que saben de estas luchas intensas como Ferrari, Ruben, Herrera, como para citar algunos soldados. Newell's, que intenta marcar el ritmo del juego a través de la posesión y el manejo de Figueroa y Sarmiento, es un equipo al que es difícil marcarle. Un dato para nada menor. Es cierto, perdió a un futbolista con recorrido como Paz (suspendido) y Llop mandó sin titubeos a Varela para que haga su presentación. Todo una incógnita.

   ¿Quién está obligado? Las obligaciones son siempre de los dos, más allá de que a uno pueda sacudirle la estantería más que al otro. Central, por la localía, el presente, el futuro eleccionario y el grosero error en el caso Zampedri, quizás aparece como el más necesitado. Un triunfo, además de obligar a la CD a sostener a Leo Fernández en el cargo, serviría para limpiar en parte todos los desaciertos económicos cometidos con la contratación de refuerzos que en su gran mayoría no alcanzaron a serlo. Newell's transita casi por el mismo camino, no en el tema entrenador, pero sí les serviría a los dirigentes para calmar la andanada de críticas recibidas a lo largo del año. Por supuesto que no solucionará nada, sólo será un manto de piedad desplegado por un tiempo.

Central-Newell's cierran un 2017 con más penas que alegrías, las que sólo puede aparecer con la conquista de un triunfo. Como para disimular todos los males.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario