Rusia 2018

La mirada nigeriana

Osinachi Christian Ebere, de Nigeria y jugador de la reserva de Central, vio el partido entre Argentina y las Aguilas Verdes en la redacción de Ovación.

Miércoles 27 de Junio de 2018

Pocos hinchas que vieron ayer el partido entre Argentina y Nigeria en San Petersburgo pudieron decir "yo jugué con el 14 y con el arquero", como dijo Osinachi Christian Ebere.

Es que el futbolista de 20 años de la reserva de Rosario Central es nigeriano y jugó en el seleccionado Sub 17 de su país con el delantero del combinado africano Kelechi Ihenacho (hoy jugador del Leicester inglés) y el arquero Francis Uzoho (del Deportivo La Coruña español). Ebere compartió ayer los 90 minutos del encuentro en la redacción de Ovación como hincha de las Aguilas Verdes, uno de los pocos en la ciudad.

Llegó puntual y sin vestimenta alusiva: tomó mates, hizo pocos comentarios, no insultó ni apeló a cábala alguna. Cuando llegó el gol de Argentina, en amplia minoría, se quedó en silencio y agachó la cabeza. Pero cuando una de las figuras del plantel nigeriano, Víctor Moses, igualó el tanteador, empezó a alentar. "¡Vamos Nigeria!", gritó con los puños apretados. Después trató de mantener la calma: tanto cuando llegó el gol de Marcos Rojo como cuando se produjo el pitazo final. Lo logró. Y saludó a todos los simpatizantes rivales con un apretón de manos, a pesar de que su equipo no logró quedarse con la victoria.

"No estuvimos mal", dijo quien juega de 11 en el canalla y cosecha en su palmarés haber sido campeón del mundo Sub 17 con la selección nigeriana en 2015, en Chile (googleó una imagen suya en esa ocasión donde se lo ve mirando al cielo en "agradecimiento a Dios", según dijo, tras un gol vistiendo la camiseta verde).

Ebere comenzó a jugar de pequeño con la camiseta azul y blanca del club Taye Academy, pero desde hace un año y medio está en Rosario. Aún no jugó en la primera de Central porque se lesionó una rodilla y dice que eso le trabó el camino. Pero proyecta jugar alguna vez como compañero de Marco Ruben y no pierde esperanzas de ser vendido alguna vez a Europa.

Entre las conquistas del pasado inmediato recordó que en julio de 2017 se convirtió en el primer africano en marcar un gol en un clásico de inferiores contra Newell's (Central ganó 2 a 1). Mientras ayer se jugaba el partido, Ebere hablaba de sus preferencias futboleras. "De mi equipo me gusta mucho Ahmed Musa y de Argentina, Messi y Lo Celso", dijo antes de asegurar que a Giovani no lo había elegido por pasión sino "porque es un muy buen jugador".

También se hizo tiempo para comentar jugadas y, mientras la platea argenta se quejaba del penal que le había cobrado el árbitro turco Cuneryt Cakir a la selección, Ebere explicó con tranquilidad por qué para él había estado bien cobrado.
"Mascherano agarró al jugador que estaba en el área chica", aseguró. Finalmente aportó algunos datos. "El capitán (John Obi Mikel) admira a Messi, se enfrentó a él en la final del Sub 20 que perdió Nigeria en 2005".
Tras el partido, Ebere se perdió caminando por la peatonal; el hincha nigeriano, con las manos en los bolsillos miraba cómo algunos rosarinos empezaban a festejar.


El ciudadano de Imo State

Ebere nació en Imo State, al sur de Nigeria, un área rural superpoblada como todo el país. Perdió a su padre cuando tenía un año. Ayuda económicamente a su madre y hermanos. Con su familia habla en dialecto ibo. Acá, algo de español e inglés.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario