Newell's

La enseñanza para Bidoglio es que tomar recaudos no implica renunciar a la victoria

El DT leproso intentó plasmar el sábado en el Monumental la propuesta ambiciosa de prepotear a River. Pero su equipo quedó a mitad de camino y cayó con claridad en el desarrollo y en el resultado. Crédito abierto para el inicio de un ciclo auspicioso.

Lunes 04 de Marzo de 2019

El DT leproso Héctor Bidoglio intentó plasmar el sábado en el Monumental la propuesta ambiciosa de prepotear a River. Pero su equipo quedó a mitad de camino y cayó con claridad en el desarrollo y el resultado. La enseñanza es que tomar recaudos no implica renunciar a la victoria. Crédito abierto para el inicio de un ciclo auspicioso

Una derrota no puede tirar por la borda un trabajo que se viene haciendo bien. Por ello el hecho de que Newell's haya perdido con holgura, más en el trámite que en el resultado final, el sábado por 4 a 2 ante River, no ensucia para nada la actual gestión auspiciosa de Héctor Bidoglio al frente del plantel rojinegro, ya que potenció a varios juveniles, armó un equipo competitivo, apeló a un fútbol ofensivo y sobre 24 puntos obtuvo 13 unidades, lo que arroja un 54 por ciento de efectividad. Los números cierran y el concepto general de juego también.

Está claro que es un proceso en formación y como dijo el propio DT tras la caída en el Monumental: "Jugamos contra un gran rival, esta derrota enseña y hay que aprender rápido". Seguro que lo expresó en referencia a que sus jugadores no pudieron implementar el plan de juego planteado, que era tratar de quitarle la pelota a River y atacarlo.

Pero más allá de esta situación, de la que seguramente el DT está confiado que era factible cumplir, se impone la pregunta de si era conveniente plantarse contra el campeón de América de visitante con la ambición de salir a prepotearlo y tomarlo de la solapa.

Hay rivales y rivales

Tal vez, aunque la idea base de juego siempre sea la misma, haya que retocar el plan de acción. Porque no todos los partidos ni los rivales son iguales y a veces hay que adaptarse al oponente de turno para potenciar el rendimiento propio. No es traicionarse tener un planteo alternativo ante un adversario especial. Tal vez esta sea la mayor enseñanza que podrá llevarse Héctor Bidoglio del estadio Monumental.

Siempre con el diario del lunes en la mano (hoy justamente lo es) y con el máximo respeto y aprobación a la gestión del DT, se puede plantear la pregunta sobre en qué puede haberse equivocado Bidoglio en cuanto al planteo estratégico del partido ante River. La sensación en el Monumental fue que Newell's se quedó siempre en las buenas intenciones de monopolizar la pelota y lastimar a River. Que hasta pecó de ser un equipo demasiado noble y expuesto ante un rival temible, de lo mejor del continente. Por ello tal vez el partido requería mayor apego y concentración, primero en la faz defensiva, para una vez controlado el rival sí ir por todo y dañarlo.

Newell's intentó de entrada mojarle la oreja al conjunto millonario y rápidamente el resultado y el desarrollo se le hicieron cuesta arriba. Casi nunca logró tener las riendas del trámite. No es una cuestión de meter más o menos defensores, pero sí empiojarle los caminos al rival para minimizar sus virtudes. Y las buenas individualidades de River jugaron con comodidad, pudieron hacer fluir el juego que acostumbran y el 4 a 2 hasta terminó siendo escueto.

Tal vez era un partido para que Víctor Figueroa flote por el medio y esté cerca de Mauro Formica en la generación, poblando más la mitad de la cancha. O quizás una opción más cautelosa era que el aguerrido Ribair Rodríguez se pare delate de los centrales y justamente fuera una estampilla de quien terminó siendo la figura de la cancha, el movedizo juvenil enganche Cristian Ferreira.

"Salimos a jugar con el mismo sistema de siempre, pero tuvimos un rival muy preciso, con mucha velocidad y nos costó cubrir los espacios. Que te hagan cuatro goles duele", asumió el DT en el vestuario leproso. Un buen resumen de lo ocurrido.

Se insiste que se especula con el resultado puesto. Y además siempre el DT sabe mejor que nadie cuál es el equipo y los nombres más convenientes para afrontar cada partido. Pero tal vez Bidoglio creyó que sumar un volante más o tomar más resguardos en cuanto a elegir los momentos puntuales para que se proyecten los laterales era borrar con el codo su premisa de apostar por un fútbol agresivo y de posesión de pelota. No siempre se puede jugar como uno pretende y a veces ante rivales de la talla de River lo recomendable es achicar espacios y no ofrecerle grietas pronunciadas como tuvo Newell's en el estadio Monumental.

Por el buen camino

La realidad es que como se expresó en Ovación la semana pasada, cuando Newell's había goleado a los sanjuaninos (3-0) y acumulaba un invicto de siete partidos, Bidoglio había encontrado la receta para poner de pie a Newell's. Y tal vez ahora comprobó que debe anexar un libro más a su biblioteca, que es el referido a los recaudos extraordinarios que debe tomar ante rivales especiales.

Con aciertos y errores, Newell's es un equipo confiable, que sabe a lo que juega y que hasta ahora nunca fue un espanto. Al contrario, el crédito está intacto para lo que viene. Pero se hace camino al andar y cuando la hoja de ruta vuelva a ponerlo en una pista riesgosa, similar al Monumental, tal vez haya que tomar mayores precauciones para llegar a la bandera a cuadros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});