Central

Ignacio Russo: "Soy Ignacio, no el hijo de Miguel"

El delantero le contó a Ovación que el apellido Russo no lo diferencia de sus compañeros. Tras la chance que le dio el Kily González, anotó en los dos partidos que jugó en reserva.

Viernes 09 de Agosto de 2019

“Soy Ignacio, no el hijo de Miguel”. Ignacio Russo no tiene problemas en hablar de su padre, de los consejos que recibe y ese tipo de cuestiones, pero si hay algo que tiene en claro es que todo lo que pueda dar y lograr en Central será por su propio esfuerzo y no por portación de apellido. Hoy Nacho es el goleador de la reserva (anotó en la victoria en Tucumán y también en el triunfo frente a Talleres) luego de que el Kily González le diera la chance de jugar en esa categoría en un momento especial de su carrera. Es que el delantero “de área”, tal como se define, de 18 años, hace poco terminó la rehabilitación de la operación tras la ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que sufrió en septiembre de 2018. En diálogo con Ovación el futbolista dejó en claro que es él quien debe forjar su propio camino hacia su gran objetivo: “Jugar en primera”.

¿Cómo es jugar en Central siendo el hijo de Miguel?

Te digo la verdad, no tengo ninguna complicación en absoluto con eso. Soy uno más de los chicos y no me diferencio del resto por ser “el hijo de”, sino que voy, entreno como todos y hago lo que tengo que hacer.

Nunca fue un problema ni lo tomaste como una presión.

Jamás y tampoco fue distinto en nada.

¿Y no te tocó vivir ninguna situación en particular

con alguien?

En absoluto, nunca tuve problemas con eso, ni siquiera con los rivales, incluso cuando me tocó jugar contra Newell’s.

O sea que en Central sos Ignacio y no “el hijo de”.

Totalmente, soy Ignacio, no el hijo de Miguel.

Imagino que el diálogo de padre a hijo debe ser diario, ¿hay consejos como

técnico y jugador?

Nada especial, lo único que siempre me resalta es que piense en entrenar y estudiar. Quiere que me esfuerce en lo que tiene que ver con el entrenamiento y que donde me toque jugar que haga lo mejor.

¿El del estudio es un consejo

o una imposición?

Mirá, al principio me pareció como una imposición, pero ahora lo que hago, que es administración de empresas, lo tomo como algo que me gusta a mí. Además, todos sabemos que el fútbol son 10 años o un poco más, pero después se acaba. Siempre me insistió en que estudie.

¿Tu presente futbolístico

cómo lo analizás?

Es bueno, son apenas dos goles los que llevo en reserva, pero es bueno lo que pude lograr en estos dos partidos. Igual me esfuerzo todos los días para que lleguen cosas mejores.

Lo bueno es que pudiste hacerlo en los únicos dos cotejos que tenés en reserva.

Totalmente, y para un delantero no hay nada mejor que hacer goles. El atacante vive del gol y cuando se da obviamente que es una motivación extra.

Para los hinchas que no te conocen, ¿cómo te definirías como jugador?

Soy un delantero de área, me gusta aguantar la pelota, me siento bastante cómodo en el choque, pero también buscar el desmarque, tirar diagonales y ese tipo de cosas que le aporte cosas al equipo.

¿Esperabas que se te diera ahora la chance de jugar

en reserva?

No sé si ahora a mitad de año, pero un poco más adelante me imaginaba que se podía dar la posibilidad. Sabía que estaba volviendo de una lesión, que venía un poco fuera de ritmo, pero se ve que al Kily le gustó la forma en la que estaba entrenando, por eso me subió y me dio la oportunidad.

¿Y cómo es el Kily

como entrenador?

Es insoportable, ja. Te está todo el tiempo encima, dice que tenés que estar bien, que tenés que correr, entrenar a full y cuidarte mucho. Siempre nos dice que donde sea que juguemos tenemos que hacerlo bien porque nos están mirando de todos lados. Te hace sentir bien todo el tiempo.

¿Te llegás a ilusionar

con que en algún momento llegue el llamado para

al menos entrenar con

el plantel de primera?

Y, uno siempre se ilusiona. El sueño es llegar a primera y poder jugar mucho tiempo, pero por el momento no me hago la cabeza ni me vuelvo loco con ese tema. Es más, no me pongo tiempo para eso. Si se da ahora sería buenísimo. Si pasa dentro de tres meses lo mismo y si es más adelante también. Lo importante es que se dé.

¿Y el presente lo disfrutás de una manera especial por la lesión que sufriste?

Mirá, cuando te pasa una lesión de este tipo siendo tan joven uno se replantea un montón de cosas, te preguntás si verdaderamente querés seguir jugando porque no sabés cómo vas a volver, cómo va a responder la pierna. Hoy me siento bien y ojalá que pueda dar mucho más.

¿Ese fue un momento especial para apoyarte en tu papá?

Me apoyé mucho en mi viejo, pero también en toda mi familia. Todos estuvieron desde el momento en que me operé hasta ahora. Por lo que sé, mi viejo se operaba todos los años de la rodilla y no le pasaba nada; seguía jugando sin problemas.

Por eso se te debe haber complicado volver

a jugar en AFA.

Cuando volví de la lesión sabía que iba a ser muy difícil tener lugar en la división de AFA y para jugar 10 o 12 minutos ahí preferí hacerlo un partido entero en Rosarina o al menos intentar terminarlo, por eso pregunté. Me dijeron que sí y después de un par de partidos en los que pude agarrar el ritmo volví a AFA. Después, el Kily hizo el selectivo y me subió a reserva.

Ganaron los dos que jugaron. ¿Cómo ves el equipo de reserva para este torneo?

Lo veo bien. Los chicos de primera que bajan nos ayudan muchísimo porque marcan la experiencia que tienen. Todo eso hace que las cosas sean un poco más fácil, pero tengo muy en claro que si no te entrenás bien y no te esforzás en el fútbol no hay nada fácil.

¿Tus expectativas por dónde pasan?

Por ahora en jugar lo más que pueda y si puedo seguir haciendo goles, mejor. Quiero seguir integrando el equipo de reserva y ojalá en algún momento pueda hacerlo en la primera. Es la ilusión que tengo porque se trata del club del que soy hincha.

¿Si llega esa chance de la primera el hincha te puede ver con otros ojos por el cariño que la gente le tiene a tu papá?

Es algo que hablé con Miguel, pero siempre me dijo que la gente lo quiere a él y que yo tendré que esforzarme. Igualmente no es algo a lo que le daría mucha importancia. Tendré que ser yo el que me deba ganar el cariño de la gente. Al menos me gustaría que fuera de esa forma.

¿Y Miguel es de apuntarte las cosas buenas o de marcarte errores?

A él, los videos siempre le llegan, pero no es de las personas que me marca muchas cosas. Lo que sí hace es preguntarme cómo me sentí y además remarcarme el tema del entrenamiento.

¿Y cómo ves la posibilidad de que alguna vez te pueda dirigir?

No es fácil que suceda pero es algo que me encantaría, es uno de los sueños que tengo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario