Ovación

Gorosito, aquel DT que pasó por Central, gritó campeón

Estuvo en Central hace 12 años con una campaña discreta y una victoria inolvidable ante Newell's

Lunes 03 de Junio de 2019

Néstor Gorosito logró coronar ayer su primer título en su dilatada carrera como entrenador y, a la vez, su sorprendente Tigre también atesoró la primera conquista en el fútbol grande: la Copa Superliga 2019. Fue una final vibrante en la que el Matador de Victoria fue letal en la etapa inicial y allí sacó la diferencia que luego Boca, a pesar de inclinar la cancha en el complemento, no pudo revertir. Así hubo festejo y vuelta olímpica del equipo que este año descendió a la B Nacional, pero que con el certamen que obtuvo ayer tiene el premio de jugar la próxima edición de la Copa Libertadores. Aquel enorme jugador que brillaba con la número diez y que en su carrera como DT tuvo un paso discreto por Rosario Central ayer se dio el gran gusto gritar campeón en el torneo que cerró la temporada del fútbol argentino.

   Gorosito tuvo premio a la trayectoria e insistencia por pregonar un fútbol frontal y ofensivo en todos los equipos que dirigió. Aunque recién en este momento sensacional con Tigre se ganó el afecto y el aprecio de todo el país futbolero.

   En el club de Victoria, desde el pizarrón y con armas nobles, luchó por evitar el descenso en el tramo final de la temporada. Y lo hizo con un equipo que jugó con absoluta dignidad. Es que el descenso del Matador fue producto de malísimas campañas anteriores, ya que con Gorosito el grupo de jugadores se deshizo de los miedos, fue al frente, respetó a la pelota como pocos y, así, cosechó elogios unánimes. Por eso no es casualidad que ayer Tigre grite bien fuerte campeón ante el poderoso Boca, con una victoria 2 a 0 que justificó en la efectividad de sus ataques del primer tiempo, mediante los goles de Federico González y Lucas Janson, de penal.

   La carrera de Gorosito como DT tuvo un paso discreto por el fútbol rosarino, más precisamente por Rosario Central en la temporada 2006/07. Pipo dirigió al canalla hasta marzo de 2007, con una foja servicios de 24 partidos, con 9 victorias, 6 empates y 9 derrotas, con un 46 por ciento de efectividad.

   El Central de Pipo tocó su techo en la clásico que le ganó 4 a 1 a Newell’s, el 29 de octubre de 2006, cuando el canalla formó con: Juan Marcelo Ojeda; Ricardo Moreira, Ariel Garcé, Juan Manuel Azconzábal y Cristian Villagra; Eduardo Coudet, Leonardo Borzani, Diego Calgaro y Cristian Kily González; Paulo Wanchope y Marco Ruben. Los goles ese día los anotaron Coudet, Wanchope, Ruben y el Kily González, de penal. Y los suplentes fueron Hernán Castellano, Ramiro Fassi, Hernán Encina, Damián Ledesma, Darío Conca, Germán Alemanno y Gonzalo de Porras.

   El paso de Pipo por Central tuvo buenas y malas, pero le tocó irse como a muchos entrenadores a los que tal vez las urgencias y las presiones del mundo canalla les aceleraron los tiempos y no pudieron sostener sus proyectos. Tal vez lo mismo ocurrió con el DT rival de ayer en la final de Córdoba, Gustavo Alfaro, que también pasó por el banco auriazul sin pena ni gloria. Hay que decir que lo de Alfaro fue mucho peor desde los números, ya que en la temporada 2008/09 dirigió 14 partidos, con 10 derrotas, 2 empates y apenas 2 triunfos. Por el eso el actual DT de Boca tiene un bajísimo índice de popularidad en Arroyito.

   Volviendo a Gorosito hay que decir que fue un exquisito número diez, de cabeza levantada, una pegada magistral y al que no le hacía falta un gran despliegue físico porque era un jugador cerebral. Con los cortos pasó por River, San Lorenzo, FC Swarovski Tirol (Austria), Universidad Católica de Chile y Yokohama Marinos (Japón).

   Mientras que como entrenador Pipo dirigió a Nueva Chicago, San Lorenzo, Lanús, Rosario Central, Argentinos Juniors, River Plate, Xerez (España), Tigre, Almería (España) y San Martín de San Juan.

   El fútbol argentino de manera unánime, excepto lógicamente los hinchas de Boca, aprobaron la conquista del Tigre de Gorosito, como un premio al equipo que a pesar del descenso siguió levantando las banderas del fútbol total y tuvo su premio, ser campeón de la Copa Superliga y jugar nada menos que la próxima Copa Libertadores de América. Vale la pena ir detrás de los sueños y no paralizarse ante la adversidad. Tigre y Gorosito lo hicieron. El fútbol los aplaude.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});