Central

"Es una gran satisfacción asistir a un compañero"

Federico Carrizo le contó a Ovación las sensaciones sobre su actuación en el triunfo ante Huracán. "Creo que tuve un buen partido", dijo.

Miércoles 14 de Febrero de 2018

El Central que le ganó a Huracán tuvo muchos rendimientos altos en el tiempo y bajos en el segundo. Pasó con la mayoría de los jugadores. Claro que algunos hicieron demasiados méritos en esa primera mitad, en la que las cosas tuvieron una mayor afinidad al plan ideado por Leo Fernández. "Es una gran satisfacción asistir a un compañero", fue una de las tantas frases que tiró Federico Carrizo en el ida y vuelta que tuvo con Ovación un día después del gran triunfo en el Tomás A. Ducó. Es que de sus pies nacieron los pases-gol con los que el canalla empezó a caminar la victoria. La primera con un desborde por izquierda y, con zurda, centro a la cabeza de Zampedri, y la segunda con una fenomenal corrida por derecha y posterior centro para que el Chaqueño Herrera le diera con la panza. ¿El último antecedente ese sentido? La jugada con la que Central venció a Talleres (gol de Zampedri) en el debut de Leo Fernández.

¿Qué lectura hiciste de tu partido?

En lo personal creo que tuve un buen encuentro, sobre todo en el primer tiempo porque el equipo lo hizo de buena manera. Fuimos inteligentes para encontrar los espacios y muchas a veces me encontraron mano a mano con algún defensor. Obvio que en el segundo fue distinto porque la pelota ya no me llegaba como en el primero. Rescato mucho el primer tiempo, tanto en lo personal como en lo colectivo.


Especialmente en el ciclo de Leo Fernández diste ya varias asistencias. ¿Es algo que buscás, con lo que te estás sintiendo cada vez más cómodo?

A uno le da una satisfacción enorme cuando tiene la posibilidad de asistir. Abastecer a los delanteros es una de las funciones que me toca cumplir. En partidos anteriores me había costado un poco, pero sé que soy un jugador que va siempre de menos a más y creo que de a poco me estoy siento mejor. Poder servirle el gol a un compañero para mí es importante.


¿Es casi tan importante una asistencia como un gol?

Para mí sí. A todo jugador, especialmente los que estamos de mitad de cancha hacia adelante, el gol genera confianza y un montón de cosas positivas. Y hacerlo o dar un pase para que un compañero convierta tiene prácticamente el mismo valor.


En el segundo tanto, cuando arrancaste la corrida Herrera y Zampedri venían solos por el medio. ¿Los viste en algún momento o siempre supiste que ibas a llegar al fondo y ahí resolver?

Los vi en todo momento, lo que pasó fue que el central que me venía a marcar pensé que me iba a salir a apretar para que no pudiera tirar el centro cómodo, pero cuando levanté la cabeza para tirar el centro vi que el rival empezó a retroceder. Ahí fue cuando decidí meterme al área y pude encontrar los espacios. Fernando hizo un paso para atrás y me quedó el hueco para el Chaco entre el defensor y el arquero. Por suerte pasó justa la pelota y pudimos convertir.


En la jugada de la amarilla te molestaste mucho, sobre todo con el árbitro. ¿Fue porque te toca parar después de un buen partido como el que hiciste?

Sí, la bronca era por eso. Venía con muchas ganas de tener un buen partido, de empezar a levantar y esa amarilla me dio una bronca bárbara. Llegué un segundo tarde, pero ya está. En algún momento me la iban a sacar y aprovecharé esta semana para trabajar de otra manera y seguir apoyando desde donde me toque.


¿Cuáles son las sensaciones un día después de lo que fue un gran triunfo en un partido bastante loco?

Las sensaciones después de ganar son siempre buenas. Obviamente que un día después uno está un poco más tranquilo, pero repasando un poco el partido nos dimos cuenta que fue un gran triunfo por cómo se dio el trámite. Es que jugamos bien el primer tiempo, pero en el segundo se nos complicó bastante porque no tuvimos mucho la pelota y encima lo expulsaron a Mauricio. Ahí Huracán nos abrió bien la cancha y por eso sufrimos un poco ese juego, pero sacamos adelante un partido importantísimo.


¿Y en ese análisis encuentran las razones de por qué a veces les cuesta tanto defenderse a partir de la pelota?

Sí, pero esto es un análisis más personal porque todavía no charlamos demasiado. Seguramente en la semana lo hablaremos de manera grupal, sobre todo con el técnico, quien nos dirá en qué nos equivocamos. La realidad es que nos costó ser un poquito más inteligentes a la hora de tener la pelota porque esa hubiera sido la mejor defensa. De todas formas este es un equipo que está en crecimiento, con varios chicos que están actuando de muy buena manera. Sabemos que hay muchas cosas por mejorar, pero creo que vamos bien.


¿En algún momento pensaste que se les venía la noche?

Obvio que por momentos lo pensás. Es que nos estaban metiendo contra un arco, tenían el penal, nos habían echado un jugador. Cuando estás con las revoluciones a mil pensás un montón de cosas, pero ahí es donde tenemos que aparecer los jugadores más grandes para transmitir un poco de tranquilidad y manejar el partido. Lógicamente que lo sufrimos hasta el final.


¿Imaginaban sumar tanto cuando Leo tomó el equipo?

Cuando agarró Leo era todo una incógnita de cómo nos iba a ir después de los duros golpes que tuvimos con Paolo. Este era un cuerpo técnico nuevo y nadie sabía lo que podía llegar a pasar, pero con el paso del tiempo nos fuimos dando cuenta que este cuerpo técnico está capacitado, que tiene una idea clara. Siempre supimos que tenemos un buen equipo y cosas muy buenas para conseguir lo que hoy estamos consiguiendo. Obviamente nuestra meta es terminar mucho más arriba y tratar de entrar a alguna copa, además de llegar lo más lejos posible en la Sudamericana de este año. Confiamos en que los objetivos que nos planteamos los vamos a poder cumplir.


Desde el último puesto en el que estaban cuando agarró pegaron un salto enorme y la clasificación a la Sudamericana está cerca, pese a que faltan muchas fechas todavía.

Seguro. Estamos cerca, pero la idea es seguir sumando. Este de Huracán era un encuentro clave para nosotros porque nos permitía escalar unas cuantas posiciones. Fue un envión anímico muy bueno y si bien falta mucho el ingreso a una copa es una de las metas. No tengo dudas de que este equipo va a seguir mejorando.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario