Newell's

El todo por sobre las partes

Newell's creció desde el funcionamiento colectivo y las individualidades estuvieron al servicio del equipo.

Domingo 18 de Agosto de 2019

Newell’s está en una etapa de refundación futbolística. Porque llegaron varios refuerzos de experiencia, pero lo principal es que se están observando los primeros trazos del plan Kudelka para sacar a flote el promedio leproso. Y lo mejor que le puede pasar a un equipo es que las victorias tengan sustento en el trámite favorable de los partidos. Y está clarísimo, con errores incluidos, que ayer los rojinegros ratificaron en el triunfo categórico 2 a 0 ante Unión los indicios positivos que habían evidenciado en el estreno ante los santiagueños. Newell’s no sale a jugar los partidos esperando lo que le acerque la marea, sino que busca surfear las olas con osadía para atacar y coordinación táctica para asfixiar al rival en la salida. Y por ahora lo está logrando, es cierto que en apenas dos ocasiones y siendo local, pero los seis puntos que tiene en el bolsillo adquieren desde lo anímico y la confianza un valor revitalizante, inversamente proporcional al “caos” que sería no tenerlos.

   Y como dato saliente ayer también Newell’s fue un equipo por sobre los nombres propios. Una cualidad positiva que evita que alguno de los intérpretes deba ponerse el traje de “salvador” y tenga que frotar la lámpara para sacar del agua al resto. Nada de esto le ocurrió a Newell’s frente a Unión. La lepra fue homogéneo de atrás hacia adelante, con una columna de rendimientos confiables que sostuvo a la estructura colectiva. Porque Aguerre trabajó poco, pero respondió cuando lo exigieron, Gentiletti tuvo categoría y prestancia para plantar la bandera de la marca cerca de la mitad de la cancha, Cacciabue fue una usina de sacrificio incansable, Formica se hizo cargo de la pelota y Albertengo se movió con peligrosidad por todo el frente de ataque y hasta tuvo una acción de potrero para estampar el segundo grito leproso. El resto acompañó con laboriosidad.

Debut especial de Salinas

Y se cortó la racha sin que un jugador de primera en Rosario se ponga la camiseta del clásico rival. Ayer debutó en Newell's Rodrigo Salinas, que a diez minutos del final ingresó por Alexis Rodríguez, un delantero que tuvo pasado canalla en la temporada 2011/12. Por ello Salinas es el futbolista que cortó con esta “imposibilidad” de 35 años de lucir ambas camisetas de la ciudad. Es que el último protagonista en jugar en Newell's y Central fue el arquero Juan Carlos Delménico, quien se inició en el equipo rojinegro en 1971 y jugó allí hasta 1973. Y casi en el final de su carrera, luego de un exitoso paso por el fútbol colombiano, jugó para los canallas en 1984.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario