Ovación

El Kily y el Mono, dos "amigos" que ya juegan el clásico

El Kily González y el Mono Burgos proyectan el gran derby, más allá de que por la Sudamericana hoy Central recibe a San Lorenzo y mañana Newell's a Libertad.

Miércoles 28 de Abril de 2021

Muy lejos quedó la última foto del clásico rosarino, que se jugó el pasado 15 de septiembre de 2019 cuando, en el Gigante, Central y Newell’s igualaron 1 a 1, con goles de Cristian Lema para los rojinegros y Claudio Riaño para los auriazules. Ahora llegó el momento de reeditar esta leyenda de pasión. El próximo domingo salvo que se pare la pelota a nivel nacional, a las 18.40 la ciudad volverá a vivir su máxima fiesta del fútbol: el inigualable clásico rosarino, lamentablemente esta vez inmerso en el contexto de la pandemia que azota al mundo y será sin público en las tribunas. Pero esta situación sanitaria no impedirá que el derby desate la máxima pasión, esa adrenalina única que caracteriza a los habitantes de la cuna de la bandera, que estarán pendientes del megaencuentro en cada barrio de la ciudad. Claro que antes los equipos tienen una escala previa por la Copa Sudamericana. Hoy Central recibe a San Lorenzo y mañana Newell’s hará lo propio con Libertad de Paraguay, donde se jugarán puntos valiosos en el afán de avanzar a los octavos de final, pero la realidad indica que tanto el Kily González como el Mono Germán Burgos saben que la “final del mundo” es el clásico y por ello apuntarán al domingo, a poner allí toda la carne al asador. Ese es “el partido” a ganar, el que puede marcar para enderezar o torcer el destino de un ciclo futbolístico. Nadie mejor que los entrenadores lo saben y por ello al clásico ya lo empezaron a jugar los dos “amigos” de la etapa en que coincidieron en la selección.

  En el campamento canalla está claro que consideran prioritario vencer hoy a San Lorenzo para mantener viva la chance de clasificar a los octavos de la Sudamericana. Central perdió ante 12 de Octubre y hoy debe pisar fuerte de local. Pero a la vez el Kily está mirando de reojo el clásico por una cuestión lógica. Porque además de lo que significa ganar ese partido “único”, en la Copa de la Liga el canalla tiene posibilidades reales de clasificar en el top cuatro, pero para ello deberá sumar los seis puntos (cierra ante Platense) y esperar que lo acompañen los resultados de sus rivales directos (River, San Lorenzo y Racing).

  Si bien no está confirmado, el Kily podría preservar esta noche a dos de las principales figuras como Emiliano Vecchio y Marco Ruben, además de aguardar la evolución del traumatismo en el hombro de Gastón Ávila. Se trata de tres futbolistas que integran la columna vertebral auriazul y le apuntarían de lleno al clásico. Ya es baja Rodrigo Villagra, expulsado ante Estudiantes.

  Mientras que por el lado de Newell’s, Burgos ya había comenzado a proteger a la tropa en la visita a Gimnasia. Allí no estuvo Pablo Pérez, que fue preservado por tener cuatro amarillas y una más lo hubiera sacado del derby. Y tampoco se corrió riesgo con Jonatan Cristaldo, que sigue recuperándose de una dolencia muscular, y no estará mañana ante Libertad e incluso es duda para el clásico. Es más, mañana frente a los guaraníes podría tener descanso alguno de los habituales titulares para llegar con más energías al derby.

  A diferencia de Central, que sigue con chances de clasificar en la Copa de la Liga, para Newell’s el clásico tiene el valor del “honor” y de imponerse al rival de “siempre”, ya que está fuera de carrera en el certamen doméstico.

  Si bien se trata de dos técnicos debutantes en el clásico rosarino de la máxima categoría, es una obviedad que el Kily González conoce como la palma de su mano lo que significa el derby porque lo jugó como futbolista y también lo dirigió en reserva. Nadie tiene que explicarle al DT canalla lo que moviliza el enfrentamiento entre canallas y leprosos, las pasiones que despierta y las consecuencias que puede disparar el resultado.

  Mientras que Burgos reapareció en el fútbol argentino luego de su larga experiencia en España con el Cholo Simeone. Por supuesto que el Mono es consciente por su pasado como jugador de Ferro y River que el clásico rosarino es de los más pasionales del planeta. Y desde que se radicó en Bella Vista todo el mundo rojinegro le hizo sentir la importancia suprema que tiene poder festejar un victoria ante el archirrival.

  Incluso otro condimento extra que tendrá el gran partido del domingo es el gran afecto y aprecio mutuo que se tienen el Kily y el Mono de su pasado compartido en la selección argentina, ya que por ejemplo coincidieron en el Mundial de Japón-Corea 2002, en el equipo dirigido por Marcelo Bielsa. Está claro que el saludo entre ambos no faltará en la previa del derby.

  Lo cierto es que Central y Newell’s, el Kily y el Mono, ya comenzaron a jugar el clásico y usarán la previa copera como envión para llegar lo más afilados posible al domingo. Allí saben que se juegan muchísimo para lo que viene en cuanto a engrosar la espalda, que la ciudad estará pendiente de este partido y que ambos buscarán que la primera vez que les toque dirigir tamaño cotejo sea con una victoria. Rosario ya comenzó a respirar el perfume incomparable del gran clásico, sus técnicos, excompinches en la selección, también lo proyectan puertas adentro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario