Ovación

El Kily vuelve a las bases del Central que ganó en el debut

Piensa en un esquema similar al de la primera fecha. Inició con López Pissano por el suspendido Laso, pero probó otras variantes, entre ellas Fito Rinaudo

Jueves 12 de Noviembre de 2020

El Kily González siente que el partido con River le sirvió para convencerse de que su Central puede estar a la altura de cualquier rival, pero eso no quita que para recibir a Banfield busque o intente otra cosa. Es lógico que tiene la obligación de realizar un cambio por la expulsión de Joaquín Laso, pero el tema es cómo reordena el equipo para jugar nuevamente de local. Y, al parecer, va directo a esa lógica que tiene que ver con romper esa línea de tres centrales que utilizó en Avellaneda para volver a apostar por un volante ofensivo más. Por eso en la práctica de ayer apareció desde el arranque Joel López Pissano, que fue quien había jugado en el debut y luego se quedó afuera en la segunda fecha. Y no mucho más, sólo la variante esperada en el arco de Marcelo Miño por el lesionado Josué Ayala. Igual, el técnico introdujo algunos cambios en la segunda parte de la práctica, que fueron los mismos que ya había probado el martes en Arroyo Seco, con Rinaudo, Almada y Gino Infantino entre los once, por Ojeda, Bottinelli y López Pissano, respectivamente. Y si de especulación se trata, Fito Rinaudo es por ahí quien más chances tendría en un hipotético caso de que el Kily decida ir un poco más allá con los cambios.

   Aquel partido con triunfo en el debut es el mejor antecedente con el que cuenta el Kily, al menos el que le significó un triunfo a Central. De allí el paso lógico que daría para esta ocasión, también sabiendo que, en principio, será Central quien tome (o al menos lo intente) las riendas del partido.

Equipo.jpeg
López Pissano cuenta con el aval del Kily, pero le falta el okey.

López Pissano cuenta con el aval del Kily, pero le falta el okey.

   De confirmarse esto, lo que habría por supuesto es la vuelta al esquema tradicional, con una defensa habitual y dos volantes centrales, como primer dique de contención. ¿Con qué jugadores? Ahí está una de las grandes incógnitas. Porque Rinaudo, que ingresó poquitos minutos en los dos partidos, ya fue evaluado con otros ojos por parte del Kily y sería, a priori, uno de los que tendría chances.

   Este tipo de equipo es una clara muestra de que el entrenador no sólo pone el foco en sus propias filas, sino que intenta adaptarse de la mejor manera posible a las características del rival. Con Godoy Cruz fue una cosa y se jugó de una manera determinada, River proponía otro estilo y se cambió en función de ello y ahora un Banfield que si bien cuenta con jugadores rápidos de mitad de cancha hacia adelante es probable que le ceda la iniciativa a Central.

   Fiel a su estilo, el Kily no quiso bajar el martillo respecto al equipo ni confirmar absolutamente nada. En lo único que se atrevió a cruzar la raya es cuando confirmó que buscó alternativas a lo que sería el equipo titular y hay posibilidades de que utilice algunos de esos nombres (Rinaudo, Almada e Infantino). Ahora, en caso de darse algo de eso, lo que no cambiará es la idea original respecto a la forma de plantear el partido.

Equipo2.jpeg
Rinaudo no está al ciento por ciento, pero el Kily podría incluirlo.

Rinaudo no está al ciento por ciento, pero el Kily podría incluirlo.

   Esa forma implicará atacar preferentemente por las bandas, donde López Pissano y Ferreyra debieran ser determinantes (el Pupi había sido preservado en el entrenamiento del martes en Arroyo Seco, pero este miércoles por la mañana volvió a estar entre los once), atendiendo que Vecchio posiblemente goce de los espacios que encontró contra River, aunque para Emiliano también será un desafío intentar hallarlos.

   La chance de algunos cambios más, aparte de los obligados, está pero lo primero que hizo el Kily en el entrenamiento de fútbol fue analizar cómo respondía ese equipo que ganó en el debut. Se insiste, es el antecedente más fuerte que tiene a mano y no es poca cosa.

Cancha2.JPG

   De lo que no caben dudas a esta altura es que River ya pasó, que la experiencia de la línea de tres salió relativamente bien (lo de relativo se hace mención por el resultado) y que para el viernes será necesario algo distinto, con mayor peso en ofensiva y con un equipo que “ataque con mucha gente”, según palabras del propio DT ayer en conferencia de prensa. ¿Y quién dice que además de los cambios obligados aparezca alguno más? Entonces Rinaudo ya está anotado en esa carrera.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario