Ovación

El arquero Emiliano Martínez vuela firme y seguro

Dibu viene ratificando un gran nivel y es pieza clave en el equipo argentino, que este sábado buscará la gloria eterna frente a Brasil en el estadio Maracaná

Jueves 08 de Julio de 2021

Se forjó a la distancia. Dejó a su familia de chico. Tal vez por eso sobresale su temple. Sus ganas de comerse el mundo. Emiliano Martínez se sumó a las divisiones juveniles de Independiente a los 13 años después de haber jugado en Talleres y San Isidro de Mar del Plata. Una gran actuación en el Sudamericano Sub 17 de Chile hizo que los scouting de Arsenal se lo llevaran a Inglaterra. El arquero aceptó el reto de emigrar sin saber el idioma y terminó quedándose en Inglaterra. Ahí comenzó otra epopeya personal. Siguió alimentando el sueño de llegar a ser profesional y, años después, lo logró. En junio pasado debutó en el elenco grande nacional ante los trasandinos. Desde entonces solo dejó el arco albiceleste por lesión. Dibu, el artífice de meter en la gran final al conjunto criollo, viene volando firme y seguro. Está ratificando un gran nivel. No en vano es pieza clave en el equipo argentino que este sábado buscará la gloria eterna frente a Brasil en el mismísimo Maracaná.

  La historia cuenta que en Independiente lo apodaron Dibu, por el reconocido personaje de la serie “Mi familia es un dibujo” porque, según confesó, “era un poco coloradito y con pecas”. En Avellaneda lo tienen bien fichado.

  “Emi era grandote, medio torpe y sin mucha técnica. Pero a través de mucho sacrificio y muchas lágrimas se fue depurando”. Con estas palabras, Pepé Santoro describió al hoy gran arquero que luce en el arco argentino y la rompe en Aston Villa. El marplatense es un gigante de 1.93 metros que nació hace 28 años y desde hace 12 que está radicado en el Viejo Continente. No surgió de la improvisada suerte pasajera.

  De hecho, hace poco fue elegido como el mejor arquero de la liga inglesa, el torneo en el que claramente están los mejores arqueros. Pero no todo en su foja de servicio fue color esperanza. Toda rosa tiene espinas. Y Emiliano Martínez lo sabe.

  Estuvo más de una década en el equipo londinense, donde tuvo que trabajar la mentalidad ya que siempre fue suplente de varios arqueros de grueso calibre como el polaco Wojciech Szczsny, el colombiano David Ospina (titular en la selección en la semifinal de esta Copa América), el checo Petr Cech y el alemán Bernd Leno.

  Como deseaba jugar aceptó ir a préstamo a Oxford United, Sheffield Wednesday, Roterham, Wolverhampton y Reading en Inglaterra, además de Getafe en España. Sin embargo, Martínez tenía una meta muy clara: su chance en Arsenal.

  Y la oportunidad le llegó el año pasado ante la lesión de Leno. Jugó 15 partidos como titular con actuaciones notables y se destacó en las dos finales ganadas por el equipo. Fue figura en el 2-1 ante Chelsea para quedarse con la FA Cup y también ante el Liverpool por la Community Shield.

  Sin embargo, quería tener regularidad. Y fue así que terminó siendo transferido a Aston Villa. El equipo de Birmingham pagó 20 millones de libras esterlinas y lo convirtió en el arquero argentino más caro de la historia. Y tuvo una temporada de lujo. A su vez, fue convocado a la selección argentina para las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022. No obstante, su debut se daría recién en junio de este año ante Chile y desde entonces solo abandonó el arco albiceleste por lesión o por ser preservado ante Bolivia.

  Martínez recientemente fue papá, aunque todavía no pudo conocer a su hija por la burbuja sanitaria de la delegación. La imagen en la tanda de los penales ante Colombia potenció su imagen. O sirvió para descubrir a este arquero que es pieza determinante en este equipo nacional. El mismo equipo que este sábado va por la gloria eterna ante Brasil, en la final de la Copa América.

Descanso para los titulares y luego viaje a Río

La selección argentina dejó anoche Brasilia para hacer base en Río de Janeiro, donde el próximo sábado buscará ante Brasil el título continental. Los diez futbolistas de campo que fueron titulares ante Colombia se quedaron descansando en el hotel tras una dura batalla, mientras que Emiliano Martínez (el gran héroe de la semifinal) y el resto del plantel se ejercitaron.

De cara a la final, el cuerpo técnico nacional sigue evaluando minuto a minuto a Cristian Romero, quien sigue sin recuperarse de la distensión en su rodilla derecha. El resto de los jugadores están en condiciones de competir, si Lionel Scaloni así lo considera necesario.

Leo Messi, a pesar del cansancio acumulado y el tobillo izquierdo maltrecho tras el choque con Colombia, no tendrá ningún problema para estar en el duelo por la gloria eterna en el Maracaná.

A 20 años del título sub 20

campeones.jpg
De acá. Maxi Rodríguez, Mauro Rosales y el Colo Cetto luciendo la medalla dorada en 2001.

De acá. Maxi Rodríguez, Mauro Rosales y el Colo Cetto luciendo la medalla dorada en 2001.

Un día como hoy pero de 2001 Argentina lograba el título en el Mundial Sub 20. Fue un equipazo. Uno de los mejores campeones juveniles de la historia. Una máquina de ganar: siete jugados, siete triunfos. Marcó 27 tantos y solo recibió cuatro. El plus es que el equipo de José Pekerman contó con el gran aporte de cuatro jugadores del fútbol grande de nuestra ciudad. Mauro Cetto fue el embajador de Central, mientras que Leonardo Ponzio, Maximiliano Rodríguez y Mauro Rosales lo hicieron por parte de Newell’s. Veinte años se cumplen de aquella jornada particular. Motivo más que suficiente para resaltar y recordar a un plantel tan valioso desde lo individual como desde lo colectivo.

  Ghana fue el rival de la final tras vencer a Egipto. En aquel desafío crucial no pudo jugar Coloccini y el Colo Cetto lo reemplazó como zaguero, ya que antes había oficiado de lateral derecho.

  Argentina goleó 3 a 0 con festejos de Colotto, Saviola y Maxi Rodríguez, y se coronó campeón en un torneo donde Central y Newell’s realizaron un aporte por demás de valioso desde lo individual.

  Al día siguiente del gran festejo, La Capital reunió al Colo, Mauro y a la Fiera (Ponzio se fue directo a su casa de Las Rosas) e inmortalizó la hazaña a la vera del Monumento Nacional a la Bandera.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario