Central

El aguante de la hinchada canalla en el Morumbí

Central estuvo muy bien acompañado en el Morumbí, pese al mal paso que traía el equipo. Bancaron hasta el final a pesar de la eliminación.

Jueves 10 de Mayo de 2018

En la inmensidad del Morumbí, la presencia de Central. Pero no sólo del equipo, sino la de los hinchas. El desafío en distancia era enorme, pero no fueron pocos los que se atrevieron a lanzarse a la aventura de desandar tantos kilómetros para venir a ofrecerle su apoyo al equipo de José Chamot. La falta de oportunidades para ver a Central en otro lugar que no sea el Gigante de Arroyito pudo más para ese nutrido grupo de simpatizantes que siguieron estoicos desde la tribunas el partido contra el tricolor.

El arribo a San Pablo fue paulatino. El grueso por supuesto lo hizo el mismo día del partido, pero hubo otros que se embarcaron con algunos días de anticipación a la aventura brasileña. Ya desde el lunes algunos simpatizantes cumplieron el trayecto en avión. Algunos vía Aeroparque, otros desde Rosario directo a San Pablo. Pero hubo quienes sin dudarlo decidieron subirse a un micro y pasar eternas horas arriba del mismo para estar también presentes en el Morumbí.

Fue destacable de todos (los más y los menos pudientes) el esfuerzo desde lo económico teniendo en cuenta la situación del país. Pero evidentemente hay quienes el amor por Central va un poco más allá de los vaivenes económicos, de una disparada más o una disparada menos del dólar. La apuesta era llegar a San Pablo como sea y en ese sentido cumplieron al pie de la letra.

Sin dudas las prácticamente nulas oportunidades de ver al equipo fuera de Rosario (la excepción es la Copa Argentina) hace que ante situaciones como la de anoche sean aprovechadas. Por eso las ganas y el empuje que le pusieron en la previa, pero sobre todo durante el partido, desafiando a la multitud paulista.

A diferencia de muchas otras hinchadas argentinas que la pasaron mal en este estadio, los hinchas auriazules no tuvieron problemas con los locales, ni adentro ni afuera de la cancha. Es más, en las inmediaciones, antes del partido, se cruzaron sin problemas y hasta posaron juntos con una bandera enorme para oponerse al racismo, un mal que sigue afectando al mundo pero sobre todo a Brasil. El gol del empate canalla no llegó, pero igual la gente bancó hasta el final.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario