Ovación

Clásico rosarino, carrusel pasional

En cualquier circunstancia en la que se juegue, el clásico rosarino siempre será un carrusel apasionante y emocional

Domingo 10 de Diciembre de 2017

En cualquier circunstancia en la que se juegue, el clásico rosarino siempre será un carrusel apasionante y emocional. Un viaje sin escalas hacia la posteridad o al barranco de la frustración. Nunca hay exageración ni altisonancia infundada cuando se trata de un Central-Newell's o viceversa. Sencillamente Rosario se ilumina con las luces de neón de una ciudad atravesada por dos pasiones. Por dos banderas que nunca pisotearán los brotes de la ilusión.

Tampoco importa que ambos equipos, como ocurrirá esta vez, lleguen sin un enorme cartel luminoso sobre la cabeza. El clásico excede largamente la imposición del fixture de la Superliga.

Lo que vale es que Central necesita ganarlo para seguir jactándose de haberle tomado la mano a Newell's en los últimos tiempos. No es obra de la providencia que de 9 clásicos ganó 6 y apenas perdió 1 en el último minuto. La sensación, duela a quien le duela, es que Central ya aprendió a tirarle sal en la herida a Newell's. El equipo de Leonardo Fernández, aunque sea un técnico que se está jugando el puesto, sigue muy creído en que puede ser otra piedra en el zapato para las aspiraciones rojinegras.

Lo que importa es que este Newell's parece preparado para suturar esas heridas. Juan Manuel Llop pondrá en cancha a un equipo que tranquilamente hoy en el Gigante está en condiciones de encontrar su cicatrizante. Es imposible encorsetar el clásico de esta tarde sin nombres propios. Este tipo de partidos siempre traslada a un jugador a la perpetuidad. En Central, Marco Ruben está llamado a ser de nuevo el chico del póster. En Newell's, Luis Leal encaja como un guante en el prototipo de futbolista que está predestinado a meterse en el bolsillo a los hinchas rojinegros. Pero por encima de todo y de cualquier individualidad futbolística, está la salubridad de Rosario. Ojalá que nada empañe a uno de los hechos culturales preciados de la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario