Ovación

Clásico que se juega adentro y afuera de la cancha

Más allá de la racha adversa, el resultado clásico tendrá en Newell's como nunca más influencia en lo institucional que en lo futbolístico. Y en Central, si bien la polémica del arbitraje volvió a poner foco en la dividida conducción auriazul, la ecuación apunta a la inversa.

Domingo 22 de Agosto de 2021

Claro que en todo clásico hay mucho en juego. El honor del fútbol de la ciudad para los clubes, las sonrisas de los ganadores hasta la próxima oportunidad, la potestad de las cargadas para sus hinchas son cuestiones que se dirimen sí o sí más allá de los contextos. Pero es en ellos donde se marcan las particularidades de cada edición, que le dan a Newell’s y a Central sus propios riesgos, que tienen que ver con el aquí y ahora más allá de las generalidades. Y en el de esta ocasión, donde siempre se ponen en la balanza las comparaciones, claramente habla que el partido que se jugará a partir de las 15.45 en el Coloso, será acaso más decisivo para los rojinegros. Porque se pone en jaque lo futbolístico, sí, pero sobre todo lo institucional en lo referido a la futura comisión directiva. Aunque no debiera ser así. Para Central en cambio no parece ser nada tan determinante en ese aspecto, aunque pesan las derrotas acumuladas que pueden influir en el proceso del Kily González. Y la polvareda de la designación del árbitro le puso condimentos extradeportivos a la puja que se vislumbra dentro de la misma dirigencia canalla, la cual no será puesta hoy en duda por los votos como sí pasará pronto con la leprosa.

Se puede decir que Newell’s, que trae una racha mala contra su clásico rival y acumuló 7 partidos sin ganar de local en 13 años, no pone en discusión nada de lo referente a su cuerpo técnico. Este ciclo de Fernando Gamboa, más allá de las desestabilizaciones que provoca siempre una derrota ante el rival de siempre, no está en discusión hoy. No se pone en juego pase lo que pase. El Negro no sólo tomó un plantel que estaba en el fondo del mar y lo llevó a un lugar competitivo dentro del proceso de formación que atraviesa, sino que en general hay empatía con su estilo de juego, todo el mundo sabe de las carencias que encontró y por lo tanto hay más grado de tolerancia, amén del resultado que se sabrá cerca de las 17.30.

Además el técnico es casualmente el último ganador de un clásico en el Coloso y eso también es un plus, como su marcada pertenencia, la buena campaña que realizó en su único paso y los títulos que logró como jugador. Por supuesto, muchos de los jugadores a disposición cargan con la herencia de la racha que se ha ido prolongando y eso jugará su partido. Pero lo dicho, desde el juego al menos no parece que un traspié traiga una eclosión futbolística. De más está decir todo lo bueno que aparejaría una victoria. Para el ciclo y el oficialismo dirigencial.

En cambio, Newell’s está a la vuelta de un partido clave para su futuro institucional. El 19 de setiembre es el día para las elecciones y el resultado del clásico influirá. Está claro que los socios, que son los que decidirán, debieran emitir su voto en base a la oferta electoral, que en el caso del oficialismo incluye no sólo las promesas a cumplir sino las obras y el manejo realizados. Pero el club del Parque es de fútbol y pretender que el partido del domingo no contará en el ánimo del votante a solo un mes de ir a las urnas, es una utopía.

Central recién tendrá elecciones el año próximo, así que no está en juego la legitimidad de su conducción. Pero a nadie escapa que existe una división entre sus máximos directivos y que la mención que hizo el capitán Emiliano Vecchio, que refrendó con más énfasis Marco Ruben (llevará la cinta), de su disconformidad acerca de la designación de Andrés Merlos, apuntó los cañones internos para uno de ellos, el vice Ricardo Carloni, que recibió cobardes amenazas relacionadas con la cuestión.

Es Carloni el directivo auriazul visible en el contacto con la AFA y la Liga Profesional, y el que, junto a la dirigencia leprosa que tiene como cabeza visible al vice Cristian D’Amico, aprobaron en esta ocasión la designación de Merlos. Y el mismo presidente auriazul, Rodolfo Di Pollina, respaldó el accionar de su vice en relación a este tema. Pero la polémica desatada a través de las declaraciones de Vecchio y Ruben salpicaron al primero. Difícil afirmar si un mal resultado, o un polémico arbitraje, influirá a futuro puertas adentro del club, en el mismo grado que puede hacerlo en la formación de la futura comisión leprosa, pero no dejó de hacer ruido.

Ese partido del afuera no aparece igual de determinante que en el caso de Newell’s. En cambio, en lo referido a lo futbolístico, cabe más preguntarse si una caída afectaría más al Kily González que a Gamboa. El técnico canalla tomó el mando de un plantel pandémico, con achicamiento de presupuesto y personal, con muchos juveniles que bancó y, más allá de los vaivenes lógicos, tuvo buenos picos.

En la Copa Maradona no entró a la zona Campeonato, pero ganó la Complementación y disputó una final por un cupo a la Sudamericana 2022 que perdió 3-1 ante Vélez. En la Copa de Liga Profesional llegó a la última fecha dependiendo de sí mismo para pasar a cuartos de final, disputando en el medio la Sudamericana de este año. No lo logró, pero en la referida copa clasificó a las llaves definitorias y fue el único de 7 argentinos en llegar a cuartos de final. En el medio, claro, goleó a Newell’s en el único clásico disputado, con una supremacía notable.

No pudo celebrar algún logro puntual y fue eliminado mal de la Copa Argentina. Pero lo que hoy más le preocupa a este ciclo es que lleva seis derrotas al hilo y la doble competencia lo dejó en el fondo del actual torneo argentino. ¿Soportará una nueva caída? Y esto no tiene que ver tanto con que pueda ser ante Newell’s, porque tiene un muy buen colchón reciente para digerirlo desde ese punto de vista y el Kily hasta el antecedente inmediato, sino porque cualquier proceso con semejante seguidilla tambalearía. Además, un dato no menor. Ya es una de las dos peores rachas de la historia canalla. Un partido más agregado lo transformaría directamente en la peor.

Por eso, a modo de una conclusión siempre discutible, Newell’s se jugará mucho en el clásico, pero más afuera de la cancha que adentro. Central tal vez más adentro que afuera. Así parecen estar dispuestas las cartas de este clásico de la Liga Profesional 2021 que, como cualquier otro, nunca pasa indiferente y dejará secuelas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario