Clásico rosarino

Central es el rey del clásico

Logró una victoria gigante ante Newell's para avanzar a las semifinales de la Copa. Lo venció 2 a 1, con gritos de Herrera y Zampedri.

Viernes 02 de Noviembre de 2018

Central está feliz. Dio otra muestra de grandeza. Resucitó como la cigarra. Entregó una prueba de vida impostergable. Se regaló un triunfazo enorme con el 2 a 1 ante Newell's, en el histórico cruce eliminatorio de Sarandí. Porque llegaba golpeado, falto de confianza y enredado en el laberinto de su propio funcionamiento futbolístico. Pero nada de eso le importó al equipo del Patón Edgardo Bauza para armar una clasificación gigantesca a la semifinal de la Copa Argentina (ahora le tocará enfrentar a Temperley), en la tarde soleada y de tribunas desiertas de la cancha de Arsenal. El canalla armó la faena de menor a mayor. Resistió en el primer tiempo y noqueó en el segundo. Sacó a relucir a su delantero fetiche en los últimos clásicos y así Germán Herrera abrió el camino con una definición magistral de taco que quedará grabada en la memoria colectiva del pueblo auriazul. Y después se reconcilió con las redes Fernando Zampedri con un remate esquinado que sentenció el pleito. Central ganó con oficio, autoridad, orden táctico y la puntería de sus atacantes. Se regaló la alegría más grande de 2018 y va por más. Está a 180 minutos de alzar la Copa Argentina.


Gol del Chaqueño Herrera

El canalla arrastraba una seguidilla raquítica de ocho partidos sin ganar (ver aparte), con un funcionamiento colectivo que no alcanzaba para doblegar ni siquiera a rivales endebles como había sido el pasado domingo Patronato, en Paraná. Por eso el clásico significaba ingresar a un túnel que podía desmoronarse en cualquier momento. Y lo sabían tanto los jugadores como el cuerpo técnico que comanda el Patón Bauza. Por eso no podían fallar. Y por eso no fallaron en esta oportunidad.

Con garra para disputar cada pelota dividida, paciencia para soportar los embates que tuvo Newell's en la etapa inicial con algunos desbordes que cruzaron el área de Ledesma y la decisión de ir al frente en el segundo tiempo para quedarse con todo, le alcanzó a Central para atar los cabos y enlazar un victoria impactante. Es que el estímulo anímico impresionante de avanzar de fase tuvo el plus de dejar de rodillas y lleno de preocupaciones a su clásico adversario.

Gol de Sampedri

Fueron un detalle las expulsiones de los leprosos Paredes y Bernardello y del volante auriazul Federico Carrizo. Tampoco alteró el escenario el descuento de Joaquín Torres para el rojinegro.

Central ahora deberá mejorar en la Superliga, está claro, pero el baño de felicidad que se dio ayer es el mejor combustible para reivindicarse en lo futbolístico. Además ahora asoma Temperley en el horizonte de la Copa Argentina y de superarlo quedará a apenas un escalón para dar la vuelta olímpica tan soñada y postergada en esta competencia. Todo esto significó eliminar a Newell's.

Gol de Newells - Joaquin Torres

Y Bauza, un símbolo del ADN canalla, también tuvo su redención. Porque desde el pizarrón fue el artífice de que Central le haya ganado la pulseada táctica a los rojinegros. El tan mentado orden estratégico que pregona fue clave para que en el segundo tiempo el rival sea reducido a su mínima expresión.

Así, el festejo auriazul tuvo la fuerza de un tren que partió de Sarandí con destino a Rosario. Central fue una locomotora de alegría con los jugadores enganchados a la celebración en la mitad de la cancha cuando Loustau pitó el final. El Central del Patón está más vivo que nunca.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});