Central

Castellano: "No le tengo miedo al cáncer"

Al entrenador de arqueros de Central le detectaron la enfermedad en la próstata y será operado la semana que viene en Chile

Miércoles 09 de Octubre de 2019

Hernán Castellano ahora tiene que defender el arco de su salud. Hace un mes los médicos le diagnosticaron cáncer de próstata. El viernes será su último entrenamiento en Arroyo Seco porque el lunes tiene que estar en Chile para ser intervenido quirúrgicamente el miércoles, y en el lapso de un mes tiene previsto reincorporarse a su trabajo como entrenador de arqueros de la primera división de Central.

En el diálogo con La Capital se muestra tranquilo y seguro, como lo hacía cuando atajaba. Por eso el Rifle responde: "No, no tengo miedo". Y también considera oportuno hablar de la enfermedad "para concientizar sobre la importancia de los estudios y controles preventivos". asegura.

-¿Cuánto hace que te diagnosticaron la enfermedad?

-Un mes. Pero acá vale contar que históricamente siempre se dijo que los controles de próstata se hacen a partir de los 50, pero en mi caso me los empecé a realizar a los 45 porque tenía el antecedente de mi viejo, que tuvo cáncer de próstata. Los controles clínicos daban bien pero el nivel de PSA en sangre comenzó a subir un poquito entre examen y examen, y si bien los valores no eran excesivos, gracias a la capacidad profesional y astucia del doctor Pablo Weiss se descubrió una manchita a través de una resonancia, y la verdad que fue todo un hallazgo precoz que permitió ganar mucho tiempo.

-¿Por qué te operás en Chile?

-Por cuestiones médicas y logísticas. Pablo Weiss me abrió el libro de todas las técnicas disponibles que hay en Rosario y en Buenos Aires, y también me contó la existencia de una máquina robótica que hay en Chile. Esa máquina también está en el Hospital Italiano de Buenos Aires, con la que se operó Miguel (Russo) y yo la fui a ver. Pero por las referencias de un doctor amigo de la familia, Lisandro de la Vega, me recomendó Chile porque allá hay profesionales con mucha experiencia pero además porque allá vive mi hermana (la esposa del Tati Buljubasich), y por logistica familiar nos convenía ir allá, porque en estos casos una evalúa todo.

-¿La operación era la única opción?

-Hay formas de tratarlos según el grado de malignidad del cáncer, y como el mío es elevado la solución es la operación. Hay otros que se tratan con una semillita radioactiva, rayos y otros métodos, pero todos coincidieron que por mi edad y patrón genético debía operarme.

-Miguel Russo, el Toto Berizzo y muchos otros profesionales del fútbol que pasaron por esto dicen que ayuda mucho la fortaleza mental que adquirieron en la alta competencia. ¿Tenés miedo?

-No, no tengo miedo. Y es verdad que los deportistas de alto rendimiento están forjados con un montón de cosas que te dan resistencia mental. Y ya que los nombraste quiero agradecerle a Miguel y a Berizzo, quienes tuvieron la gentileza de comunicarse conmigo para enseñarme y adelantarme cosas, que son importantes a la hora de focalizarse en el tema. También al Mono Gordillo y a Gonzalo Belloso, como así a todos los demás amigos.

-¿Cómo está la familia?

-En estos casos uno se ocupa de uno pero también se preocupa por la familia, pero ellos están fuertes, firme a mi lado y mostrando mucha entereza. Como también los amigos. Y el plantel de Central y el cuerpo técnico.

-¿Cuándo se lo comunicaste a ellos?

-Al cuerpo técnico se lo conté antes que al plantel. A los jugadores, y especialmente a Jeremías Ledesma, se los comuniqué después del clásico porque no quería que una información personal y de estas características perturbara su concentración. También quiero agradecerle a todo el club por la contención.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario