Central

Caribe canalla

Central arribó a San José de Costa Rica para realizar la etapa más dura de la pretemporada.

Martes 26 de Junio de 2018

Poner un pie en Costa Rica es advertir de inmediato que se trata de un sitio que constituye una reserva natural a gran escala. La espesura de la vegetación deslumbra por el verde fosforescente que tapiza la sucesión de montañas y valles, que engalanan la geografía del país tico. Aunque eso no es todo. Quizás para sus habitantes sea algo normal y hasta lógico, pero lo que realmente toma relevancia ante la mirada examinadora de los visitantes es la amabilidad y cordialidad de la gente que habita estas tierras bendecidas por la naturaleza. "No tenemos ejército porque no lo necesitamos. Con el respeto nos alcanza para poder convivir como seres civilizados", resumió con la claridad de un premio Nobel, Lauren, un hijo de la capital San José, que está diez horas por día al volante del taxi rojo con la felicidad pintada en la cara. A este rincón de la breve cintura de centroamericana arribó ayer el plantel auriazul para realizar la etapa más exigente de la pretemporada en el flamante ciclo del DT Edgardo Bauza.

Con una vegetación que explota en cada rincón al estilo de un vivero gigante, con temperatura primaveral, una humedad que siempre amaga con convertirse en lluvia y con algunas nubes que le hacen cosquillas a las cimas de las montañas, la cautivante ciudad de San José de Costa Rica le dio la bienvenida al plantel canalla. Un cambio de aire y de paisaje para un Central que necesita archivar los malos recuerdos del semestre anterior y renacer en lo futbolístico de la mano del Patón.

El objetivo de trasladarse a Costa Rica fue para fortalecer al grupo que se está rearmando con la llegada de los refuerzos y para que el nuevo cuerpo técnico logre estrechar los lazos con el plantel en la intimidad de la convivencia. Así el canalla desde ayer está girando en la órbita centroamericana en busca de las energías que le permitan refundar la mística y la convicción de un equipo protagonista.

Y el destino elegido no pudo ser mejor. Porque los ticos respiran buena onda y optimismo a cada paso. "Pura vida", es la frase que en esta zona tiene fuerza de ley y la expresan a cada momento sus habitantes a modo de agradecimiento, saludo y buenos augurios hacia la persona que tienen enfrente.

Central busca revitalizarse en todo sentido. En lo físico, lo anímico y lo futbolístico para borrar de un plumazo lo que fue un semestre pasado realmente negro. Porque se hizo añicos el ciclo de Leo Fernández y luego no pudo enderezar el rumbo con el interinato de José Chamot, en aquella última foto que fue la eliminación de la Copa Sudamericana ante San Pablo.

Por eso el Patón era el técnico más capacitado y con espalda para tomar las riendas canallas tras 17 años de su anterior gestión. La semana pasada arrancaron los trabajos en Arroyo Seco y ayer se inició la estadía de dos semanas en Costa Rica, donde además de intensificar la puesta a punto en lo físico habrá dos amistosos, ante Alajuelense el sábado 30, a las 22, y el domingo 8 de julio, a las 14, frente a Cartaginés, que dirige el ex delantero de Central Paulo César Wanchope.

Central está hoy rodeado de la exuberancia natural y la cordialidad de los costarricenses. Busca empezar un ciclo futbolístico virtuoso de la mano de Bauza. Por dos semanas tendrá su "caribe canalla".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});