Ovación

Bielsa marca distancia con Piñera: el rosarino se negó a salir al balcón de La Moneda

Nuevamente la frialdad del técnico argentino marcó la reunión que mantuvo hoy con el mandatario trasandino en la Casa de Gobierno en Santiago. La contracara: la excelente relación de Bielsa con Bachelet.

Jueves 01 de Julio de 2010

Nuevamente la frialdad del técnico argentino Marcelo Bielsa marcó la reunión de hoy entre la selección chilena y el mandatario de centroderecha Sebastián Piñera en la casa de gobierno en Santiago, La Moneda.

Las autoridades prepararon una recepción masiva a los jugadores que volvieron hoy a Chile tras ser eliminados por Brasil del Mundial de Sudáfrica. La visita generaba expectativas, ya que en la semana el presidente del fútbol chileno reaccionó con molestia al enterarse de la invitación realizada por Piñera a través de la prensa. “No es aparente que me haya molestado, obviamente me molestó. Yo no acostumbro invitar a la gente a través de terceros (...) No creo que ese sea un sistema de comunicarse, entiendo que hay gente a la que le gusta este sistema. A mí no”, señaló en aquella ocasión.

Apenas llegaron al frontis de La Moneda los jugadores saludaron y grabaron el momento, mientras eran seguidos más atrás por un sonriente Marcelo Bielsa. Sin embargo, la sonrisa se fue borrando a medida que avanzaba a la casa de gobierno, donde se negó a darle la mano al subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz-Tagle. Como contracara, la relación entre Bielsa y la ex presidenta socialista Michelle Bachelet es más que óptima. Incluso la ex mandataria estuvo en Sudáfrica acompañando a la selección y se alojó junto a toda la delegación.

En el salón azul, reservado para las visitas más importantes que llegan a La Moneda, Piñera saludó hoy uno a uno a los jugadores y a los integrantes del cuerpo técnico. Tal como cuando despidió a la selección en el Complejo Juan Pinto Durán, Bielsa dio raudamente la mano al mandatario y se ubicó detrás del plantel, alejado de las autoridades.

“Queríamos una ceremonia muy simple. Además entregarles las primeras medallas del Bicentenario”, dijo Piñera, mientras un grupo de niños entregó los galardones.

Después de que el capitán y portero de la selección chilena, Claudio Bravo, agradeciera la recepción, los deportistas se asomaron a los balcones para saludar a los hinchas que esperaban en la Plaza de la Constitución. Todos salieron, menos Bielsa.

“Nos regalaron a todos los chilenos 12 días de alegrías y emociones. Después de tanto sufrimiento por el terremoto y maremoto, estos días lograron sanar el alma nacional”, dijo el mandatario.

“El Mundial terminó para Chile, pero el fútbol, las alegrías y las esperanzas están recién comenzando. Los chilenos sabemos que tenemos una gran selección (...) Esperamos que en Brasil 2014 lo mejor del fútbol chileno pueda estar nuevamente en la cancha”, añadió Piñera al despedir al equipo.

Tras el discurso del mandatario, el equipo subió al bus en que se dirigieron a Juan Pinto Durán para reunirse con sus familias y partir a sus vacaciones, antes de volver a la competencia en sus respectivos equipos.

Mientras La Moneda volvía a la normalidad, las autoridades restaron importancia a la frialdad y tensión en la relación del fútbol con el mandatario. “Toda la gente tiene bien claro el reconocimiento que hay hacia el trabajo de los jugadores y cuerpo técnico, así que insistir en las formas o en lo que se hizo o no se hizo está un poco pasado de moda”, señaló el subsecretario Ruiz-Tagle.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS