Central

Aun ganando, el equipo se toca

Por lesiones, suspensiones y decisiones tácticas, Leo Fernández nunca pudo repetir los once.

Viernes 02 de Marzo de 2018

Eso de que equipo que gana no se toca no siempre se cumple. Al menos no siempre es factible de llevarlo a cabo. Es que además de decisiones tácticas hay imponderables que meten la cola, como las lesiones y las suspensiones. Desde la asunción de Leonardo Fernández al frente del primer equipo, el canalla se codeó más con los buenos resultados que con los otros. De los 9 que dirigió, ganó 6, empató 2 y perdió el restante (20 puntos sobre 27 posibles). Un contexto ideal como para imaginar equipos repetidos en varias ocasiones, pero no fue lo que sucedió. En esos ocho pasos de un partido a otro, el técnico jamás pudo repetir los once. Y a partir de mañana habrá que sumarle un eslabón más, ya que contra Godoy Cruz no estarán los mismos que empataron frente a Lanús.

   Si hay algo que merece ser destacado antes de intentar cualquier tipo de análisis es la capacidad del equipo de reinventarse fecha tras fecha y de no perder demasiada efectividad pese a las variantes realizadas.

   En el medio hubo un poco de todo. Las lesiones durante la pretemporada (Ortigoza y Camacho) y las que aparecieron ya en el primer partido del 2018, de Independiente a Gimnasia (Tobio, Martínez y Ruben) hicieron que Leo Fernández se viera obligado a motorizar el ingenio y buscar alternativas. En ese escenario las complicaciones no fueron pocas. Un capítulo aparte fue el tema de las suspensiones, que también se dieron en buen número. Ese es el terreno de los imprevistos.

   Pero el técnico decidió otras tantas veces que el equipo ameritaba algún que otro retoque y desde su lugar aportó para que la chance de repetir nombres de un partido a otro jamás tomara demasiada fuerza.

   Es un detalle, no menor por cierto, que la mayoría de las veces que Leo Fernández apostó por un jugador, el mismo le respondió con un gol en el partido que le tocó entrar. Pero eso está un poco más allá de lo que realmente resalta, que son esa catarata de cambios (21 en 8 fechas).

   Es de suponer que de no haber tenido la necesidad de hacerlo, el técnico hubiese realizado menos variantes, pero las cosas se le presentaron de esta forma y contra eso también tuvo que lidiar Leo Fernández, quien hasta aquí metió racha de buenos resultados sin poder repetir equipo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario