Ovación

Astore: "En Newell's no van más los individualismos"

Astore en su primera semana como presidente de Newell's. Ratificó a Gamboa, dijo que sigue Griffa, avisó que Castro no se vende y habló de la vuelta del público

Domingo 26 de Septiembre de 2021

Ignacio Astore transitó con intensidad su primera semana como presidente de Newell’s. Desde que el lunes tomó las riendas del club junto a la nueva comisión directiva no paró un minuto. Viajó y disfrutó el triunfazo leproso ante Lanús, charló con Jorge Griffa para que siga trabajando en el club y también se presentó formalmente ante todos los empleados en el estadio cubierto. Mientras que ayer mantuvo una reunión con el DT Fernando Gamboa, a quien respaldó en el cargo y luego observó a las inferiores. Claro que hizo un alto para mantener una charla a fondo con Ovación y contar sus primeras sensaciones al frente de la institución. “Hay que aprender que Newell’s es tan grande que los individualismos no van más acá”, tiró Nacho, feliz por el nuevo rol que ocupa en el club que ama.

¿Cómo fueron los primeros días de mandato?

Estos días son años. Ya pasaron como tres años en estos seis días (risas). Hay mucha tolerancia de mi familia, que es incondicional en esto. Y también mucha demanda. Uno es muy obsesivo y cree que las cosas se pueden mejorar de la noche a la mañana. Y hay que entender que es un proceso. A veces uno descuida a la gente que se comprometió siempre y está, pero no por mala intención sino porque esto lleva mucho tiempo. Hoy (ayer) estamos en el club desde muy temprano. Estamos haciendo un sistema de cámaras e iluminación, porque algunas cámaras no andaban. Estuvimos con la gente de seguridad y de AFA Plus para poner los molinetes en todo el estadio, ya que algunos no funcionaban bien. Queremos volver a tener un club seguro y tranquilo para que la familia pueda disfrutarlo. Hay mucho para hacer y recién llevamos seis días de gestión. A la noche me voy pensando qué tengo que hacer mañana. Hay un grupo valioso de gente que quiere colaborar permanentemente en el club. Hay que aprender que Newell’s es tan grande que los individualismos no van más acá. Las comisiones directivas primero se abren y después no se qué es lo que pasa que se cierran y terminan quedando cuatro dirigentes. El que quiere trabajar en pos de una institución distinta, bienvenido, que se suba al barco.

Te tocó ver partidos de Newell’s desde distintos lugares, como hincha, socio, desde adentro de la cancha como médico y el lunes como presidente por primera vez, ¿cómo fue esa experiencia?

Totalmente distinta. Cuando era médico de Newell’s, tenía una responsabilidad antes, durante y después de los partidos. Cuando uno es dirigente se saca la ropa del hincha y tiene que verlo con otra filosofía y otra forma. No se puede ser exultante, porque sino se complica y el dirigente deja de ser dirigente.

>> Leer más: Las sorpresas en la tesorería

¿Hablaste ese primer partido con el plantel?

Al haber estado tantos años como médico de la institución sé lo que es la concentración del jugador en el momento previo al partido, así que solamente saludé al plantel como corresponde porque era la primera vez que me veían. Y cuando terminó el partido los volví a saludar y me retiré. Ese tiempo corto y ese microclima es para que ellos puedan convivir y compartir lo que lograron, que fue ganar el partido contra Lanús.

Ganaste por el 70 por ciento, es una gran responsabilidad.

La responsabilidad es tremenda. Lo del 70 % sinceramente lo tomo como propio y no tan propio, por distintos motivos. Pero supongamos que el 70 por ciento sea puro de la gente que apoyó, la responsabilidad es muy grande no sólo hacia ellos sino para el 30 que no nos votó. Le tenemos que demostrar a ese 30 por ciento que esta opción era superadora. Lo triste sería que el 70 por ciento diga que se equivocaron.

Astore: "Los teléfonos por Castro están apagados"

¿Ya te empezó a sonar el teléfono por Nicolás Castro?

Lo que yo quiero es un plantel competitivo, en el que la juventud esté rodeada por gente que tiene un rodaje para lograr un protagonismo en el torneo local. Lógicamente que Castro seduce a cualquiera. Pero Castro le seduce más al hincha de Newell’s. Hay que esperar la madurez que corresponda y vamos a defenderlo a capa y espada para que Nico continúe siendo codiciado por todos, pero que pertenezca a nuestra institución, porque sino no termina afianzándose con nosotros y termina explotando en otro lugar. Y nosotros queremos ser protagonistas y volver a la escuela de los 80. Los teléfonos por Castro y los chicos que van apareciendo están apagados.

>> Leer más: El respaldo a Gamboa

Durante la campaña hablaste de un club formador de futbolistas que lleguen a primera, ¿cómo se hace viable?

Hay clubes más chicos que Newell’s que hoy competitivamente se transformaron en más importantes que nosotros. En la medida que nosotros mandemos un mensaje claro, con reglas claras y condiciones precisas, esto se tiene que volver a encaminar. No será en dos o tres meses. No voy a mentir en eso. Pero con la cantidad y la calidad de exjugadores dando vueltas y que pueden colaborar, esto se encamina en un año o año y medio. ¿Qué es lo que tenemos que lograr? Ser creíbles y confiables, con gestiones claras y transparentes. Y a partir de allí se va a empezar a sumar gente, en los lugares donde se sientan más cómodos y capacitados. Y los padres van a dejar a sus hijos para que se puedan formar. Sé que la vida cambió y la juventud también, pero por qué apartarnos de ese camino en la formación de jugadores que a nosotros nos hizo grandes y que nos marcó una historia. Tenemos que volver a ese camino, el único que nos hizo grandes.

“Griffa va a seguir”

¿Hablaste con Jorge Griffa?

Sí. Griffa es parte de nuestra historia y se va a incorporar a la institución. Ya se comprometió y empezará, cada quince días o un mes, cuando él lo considere, a dar charlas a los técnicos, preparadores físicos y dirigentes. Quiere volcar su experiencia. La institución está por delante de la política y él no pertenece a la política de la institución, sino a la fábrica de jugadores que él creó. Merece todo el respeto. Astore al lado de Griffa es nada, es insignificante.

Este gesto responde a lo que dijiste en la campaña, que vas a priorizar a Newell’s.

Sí. Griffa es la historia institucional. No tiene nada que ver con la política del club. Las personas que forman parte de la historia institucional tienen que entrar al club y ser parte. Hay que respetar la historia y a aquellos que le dieron grandeza al club.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario