Ovación

“A Central le robaron el partido de la final de la Copa Argentina contra Boca”

Mario Alberto Kempes, el Matador, se refirió a la polémica final de la Copa Argentina ganada por los de Arruabarrena: “Vi tantos arreglos que estas cosas te hacen pensar mal”.

Martes 17 de Noviembre de 2015

Así como Kempes no enjaula los pruritos para decir que Martino y la selección argentina se juegan más que un partido de fútbol contra Colombia, mucho menos recoge el barrilete para mostrar la calentura que aún tiene luego del “Ceballosgate” en la final por la Copa Argentina. Abiertamente sostiene que una bochornosa actuación arbitral le robó la posibilidad a Central de consagrarse campeón contra Boca en el estadio que lleva su nombre.
  —¿Pensás que hubo una mano negra para favorecer a Boca y perjudicar a Central?
  —Es difícil afirmar eso porque no tengo pruebas. Pero sí hubo una gran equivocación del árbitro Diego Ceballos cuando cobró un penal que vio todo el mundo que fue más de un metro afuera y eso perjudicó a Central. Cuando se dan este tipo de situaciones tan evidentes es lógico que se piense que hubo una mano negra para perjudicar a un equipo. Todavía no entiendo cómo el mismo asistente que anuló el gol de Central es el mismo que le dio el segundo tanto a Boca cuando se vio que Chávez estaba adelantado.
  — Llamó la atención que dijeras tras la derrota de Central que los ladrones en Argentina ahora se visten de naranja en referencia a los árbitros.
  —Lo dije porque a Central le robaron el partido, porque fue muy grosero el error. Vi tantos arreglos que estas cosas te hacen pensar mal.
  —¿Si no hubiera estado Boca en el medio creés que el árbitro se hubiera equivocado igual en contra de Central?
  —No sé, lo único que te digo es que se equivocó muy mal en contra de Central. El penal que no fue rompió el partido. Hasta ahí Central la venía llevando bien y una vez que sucede eso, pasó lo que pasó.
  —¿Estás de acuerdo con la decisión que tomó la AFA de bajar a Diego Ceballos como árbitro internacional?
  —No, para nada. Si por una equivocación, por más grosera que sea, las asociaciones tomaran esa decisión no habría árbitros en el mundo. Tampoco la pavada. Ahora parece que en Argentina pregonan el juego limpio. Con los quilombos que hay en la organización del fútbol argentino, quieren hacerle pagar a un árbitro todos los errores que cometen otros. Ceballos se equivocó mal, con su decisión no le permitió a Central ganar el partido y consagrarse campeón, pero no es el único culpable. Para tomar una decisión hay que tomarla con todos. No se puede crucificar sólo a un árbitro por errores que también cometieron otros.
  —¿Te gustó cómo jugó Central en el campeonato?
  —Lo seguí bastante, aunque en Estados Unidos no pasaron todos los partidos. Veo una institución totalmente cambiada a la que yo conocí hace unos años, cuando estuve como un embajador del club por el mundo. Coudet consiguió que el equipo propusiera de local y visitante. Y eso no lo logra cualquier equipo. Veo difícil que el club logre mantener a estos jugadores porque cualquier club argentino que cumple con una buena campaña siempre se desprende de uno o dos jugadores. En ese sentido, el Chacho tendrá que tener buen ojo para dar con los refuerzos o con los reemplazantes de los jugadores que se vayan.
  —Das por descontado que Central no podrá mantener a este plantel.
  —Sí, alguno va a vender.
  —Coudet puso como condición para quedarse que se mantenga el plantel para afrontar la Copa Libertadores.
  —Sí, pero eso es imposible. Todos sabemos que cualquier club de Argentina necesita vender a los jugadores más importantes para mantenerse. No creo que Central sea la excepción. No conozco en profundidad cómo esta la caja fuerte de Central, pero no creo que pueda mantener el plantel para la Copa.
  —¿Cómo analizás tu paso como embajador del club con Horacio Usandizaga como presidente?
  —Reconozco que fue un buen paso. Fue una época en la que en Central no había mucha claridad en muchas cosas y además se cambiaban técnicos todo el tiempo. Tampoco se daban los resultados y cuando ocurre eso nada parece que está bien.
  —¿Te arrepentís de haber aceptado esa función?
  —No, no... Cómo me voy a arrepentir si me permitió volver a estar en contacto con la gente de Central. Es un club que quiero mucho porque permitió formarme en mi etapa de jugador y en ese sentido siempre voy a estar agradecido.
  —En ese momento levantó polémica la importante suma que cobraras para desempeñar la función de embajador.
  —Sí, por eso te digo que las cosas no estaban bien. Más allá del dinero, nunca pude desempeñar la función por la cual me habían contratado. Esa es la verdad. Igual reconozco que quedé marcado por esa situación.
  —¿Por qué nunca pudiste ser el embajador de Central por el mundo?
  —Porque Central no estaba bien. La idea mía era aprovechar mi nombre y mis conocimientos en el mundo, lograr alguna venta de un jugador en el exterior o sacarle provecho al marketing.

Los días de Mario en EEUU como comentarista

”Es difícil que vuelva a Argentina porque estoy muy cómodo en Estados Unidos cumpliendo funciones periodísticas. Me gusta lo que hago y además me siento muy útil. Trabajo para Espn comentando partidos o participando de programas relacionados con el fútbol europeo como la Champions League. Tampoco pienso en volver a dirigir. Tiene que aparecer algo que me obligue a decir que sí, pero lo veo complicado. Mis hijas están grandes y no quiero moverlas más de un lado a otro”, cuenta como son sus días el gran delantero argentino en la conquista del Mundial 78.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS