Opinión

Una piedra en el zapato

Los altos índices de inflación del primer bimestre y la insistente suba del dólar plantean un "combo" desafiante para el gobierno, y empiezan a abrir fisuras entre las principales espadas del gabinete en materia económica.

Miércoles 21 de Marzo de 2018

Los altos índices de inflación del primer bimestre y la insistente suba del dólar plantean un "combo" desafiante para el gobierno, y empiezan a abrir fisuras entre las principales espadas del gabinete en materia económica.

Los funcionarios se miran entre sí cada vez que el todavía profesional Indec dirigido por Jorge Todesca difunde índices que representan un dolor de cabeza para la promesa de llevar la inflación al 15 por ciento para en 2018. El último revés fue el índice de inflación mayorista, que trepó 9,6 por ciento en el primer bimestre y preanuncia un costo de vida alto para marzo. Otro dato que complica el escenario: en los últimos doce meses los precios al por mayor se dispararon 26,3 por ciento, casi el doble de la meta de inflación para este año.

Es un objetivo cada vez más complicado de cumplir, a medida que las remarcaciones se apoderan de las góndolas a la luz del día.

El Banco Central todavía cree que ese objetivo, que marca el pulso de las paritarias, se puede cumplir. En las últimas dos semanas, el Central destinó u$s 1.122 millones de sus reservas para que el dólar no se dispare por encima de los $21. Algunos en el gobierno piensan que si la divisa alcanza ese nivel, la inflación puede acelerarse a un ritmo muy fuerte y, en ese caso, la pobreza se dispararía a niveles cercanos al 40 por ciento, abriendo un escenario social impredecible. Por ahora, Cambiemos prefiere mantener la divisa en torno a los $20 para ver si logra frenar la suba de precios. Eso puede significar altas tasas de interés para rato por parte del BCRA.

Por si faltaran problemas, el gobierno recibe "fuego amigo": Carlos Melconian, ex presidente del Banco Nación -lo despidieron, él no se quería ir- y aún asesor personal del presidente, dijo que cumplir la meta del 15 por ciento de inflación este año es "imposible".

Por lo bajo deja correr el rumor de que podría volver al gobierno, ya que aspira desde el mismo 2015 a ser ministro de Economía -ahora de Hacienda-, tiene poder de fuego en los medios para tratar de instalarse, y lo hace.

"Vamos a tener un crecimiento mediocre, pero crecimiento al fin, y durante varios años; y la inflación irá descendiendo en forma paulatina, no hay otra manera de cambiar la Argentina", es el argumento central que domina por estas horas el think-thank del oficialismo.

Christine Lagarde, la francesa jefa del FMI, se lleva esa impresión de su visita a la Argentina, y felicitó a Macri por las "importantes reformas que su gobierno ha puesto en marcha y su liderazgo". Por las dudas, Lagarde debió aclarar que su visita a la Argentina sólo está vinculada con la cumbre preparatoria del G20. "No estoy acá para negociar ningún tipo de programa ni vengo en calidad de prestar", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario