Opinión

San Martín y los caudillos del Litoral

Historia. La grandeza del Libertador se manifiesta no solo por su visión estratégica militar sino por su humanismo, lucidez política y los valores que reveló en su relación con José Artigas y Estanislao López.

Jueves 06 de Agosto de 2020

La grandeza de ideales del general José de San Martín se manifiesta no solo por su visión estratégica militar que dio sentido a la emancipación americana sino por su humanismo, lucidez política y por su personalidad asociada a los valores democráticos y republicanos que las naciones que libertó sintieron como propios. Acaso la explicación de esa vigencia haya que buscarla en las palabras, actitudes, decisiones y acción valerosa que marcaron su vida. Fue un estadista que se planteó una misión concreta, el sueño americano de asegurar la revolución de su patria, concebir el paso de los Andes, libertar a Chile y continuar la acción emancipadora en Perú.

Los triunfos militares de Chacabuco y Maipú, derrota de Cancha Rayada mediante, aseguraron la libertad del país trasandino, y cuando se disponía a organizar la expedición naval al Perú, San Martín recibió la orden del Directorio de suspender esa misión y bajar al interior a enfrentar a las provincias que bajo el mando de Artigas en la Banda Oriental, de López en Santa Fe y de Ramírez en Entre Ríos se oponían al gobierno autoritario de Buenos Aires; la anarquía se había desatado, la guerra civil asolaba las Provincias del Río de la Plata. San Martín resolvió ir a Cuyo para intentar una mediación que pacificara el país y evitara los peligros que amenazaban la independencia. Desde Mendoza le escribe a José Artigas, que encarnaba el ideal federalista y el pensamiento de político definido en la democracia y autonomía de las provincias que reaccionanban contra el centralismo abusivo y dictatorial de Buenos Aires: “Mi más apreciable paisano y señor: no puedo ni debo analizar las causas de esta guerra entre hermanos. Y lo más sensible es que es siendo todos de iguales opiniones en sus principios, es decir, de la emancipación e independencia absoluta de la España. Pero sea cuales fueran las causas, creo que debemos cortar toda diferencia y dedicarnos a la destrucción de nuestros enemigos, los españoles, quedándonos tiempo para transar nuestras desavenencias como nos acomode, sin que haya un tercero en discordia que pueda aprovecharse de estas críticas circunstancias. Cada gota de sangre americana que se vierte por nuestros disgustos me llega al corazón. No tengo más pretensión que la felicidad de la Patria; en el momento que ésta se vea libre renunciaré el empleo que obtenga para retirarme, teniendo el consuelo de ver a mis conciudadanos libres e independientes...” .

También le escribió a Estanislao López: “Paisano amigo y muy señor mío : el que escribe a usted no tiene más interés que la felicidad de la Patria. Unámonos paisano mío, para batir a los maturrangos que nos amenazan, divididos seremos esclavos, unidos estoy seguro que los batiremos. Hagamos un esfuerzo de patriotismo, depongamos resentimientos particulares y concluyamos nuestra obra con honor. La sangre americana que se vierte es muy preciosa, y debía emplearse contra los enemigos que quieren subyugarnos. Unámonos, repito, paisano mío. El verdadero patriotismo en mi opinión consiste en hacer sacrificios, hagámoslo, y la Patria sin duda alguna es libre, de lo contrario seremos amarrados al carro de la esclavitud. Mi sable jamás saldrá de la vaina por opiniones políticas”.

San Martín establece una relación sencilla y sincera en el trato llamando “amigos” a los caudillos y, de este modo, revela comprensión y deferencia; ayuda ilimitada, fortaleza y compañía en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y el reconocimento a los principios del federalismo exteriorizando su firme voluntad de solucionar las controversias y enfrentamientos estériles por medios pacíficos.

He aquí el valor moral y ético de San Martín que, desobedeciendo al gobierno del que dependía y afirmando “ que jamás me envolvería en la anarquía y en la lucha entre hermanos” se puso en campaña para cumplir, a costa de cualquier sacrificio, la última etapa de su misión, la Independencia del Perú

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario