Central

Los problemas de Central están afuera de la cancha

Cuando más tranquilidad necesita el club por lo deportivo, la dirigencia generó un clima de crisis política con declaraciones imprecisas. Renunciaron revisores de cuenta

Martes 15 de Octubre de 2019

En el momento en el que Central necesita mayor tranquilidad por su situación deportiva, la actual comisión directiva del club exhibe una alarmante falta de liderazgo que genera una sucesión de errores no forzados, y que derivaron en una situación inconcebible y de imprevisibles consecuencias.

Porque a la saga que escriben los dirigentes con sus decisiones y declaraciones desde un tiempo a esta parte, hoy se sumaron las renuncias de algunos revisores de cuentas justo en la antesala de una asamblea que ya asoma atravesada por múltiples denuncias, haciendo aún más precario el presente político, institucional y económico del club.

La aparición secuencial de cuatro dirigentes juntos en distintos medios (entre ellos en La Capital) intentando explicar un plan de gobierno que en muchos aspectos son rebatidos por la realidad, no hace más que debilitar la tan mentada horizontalidad que siempre pregonó el Crece y que hasta ahora naufraga con palabras grandilocuentes y sin anclaje en los resultados.

Leer más >> "La deuda de Central es de 16 millones de dólares"

Una deuda de casi mil millones de pesos sin precisiones conceptuales no hace más que disparar las alarmas del porvenir, porque esa cifra impone un análisis sobre la administración de los tantos millones de dólares que ingresaron a las arcas del club por las sucesivas transferencias.

Por supuesto que en este somero repaso de la coyuntura aparece también el rol de ciertos sectores opositores que hasta ahora fueron funcionales al poder del oficialismo, ya que acordaron una modificación del estatuto que hoy los deja en considerable minoría por el sistema de representación que consensuaron oportunamente.

Leer más >> Polémica por el proyecto de inferiores de Central

Si algo necesitaba Central para afrontar la misión de salir de la incómoda situación deportiva era tranquilidad en todos los otros aspectos. Cuestiones indispensables como fortaleza institucional, coherencia política y solidez económica. Pero no. Hoy la entidad carece de esto. Y así los mayores problemas están afuera de la cancha.

Que haya un poco de paz ahora dependerá de lo que suceda dentro del campo. Por eso el domingo el equipo deberá ganar para proyectar lo deportivo y también para calmar las aguas que fueron agitadas por una conducción errante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario