La Región

El intendente de Casilda pidió auditoría por las deudas millonarias

Tras asumir el cargo, Andrés Golosetti dispuso revisar el estado contable de las arcas municipales y de la empresa de servicios de gas y residuos.

Sábado 14 de Diciembre de 2019

Ante la abultada deuda y el gran déficit que heredó de la administración saliente, el flamante intendente de Casilda, Andrés Golosetti, dispuso auditar las cuentas del municipio y de la empresa prestadora de los servicios de gas natural y recolección de residuos, cuyo paquete accionario mayoritario está en manos de Estado local.

Así lo confirmó a La Capital tras asumir el cargo para el que fue electo en los últimos comicios en representación del justicialismo, que recuperó el municipio luego de estar en manos del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) por sólo un período de cuatro años tras lograr en 2015 poner fin a casi tres décadas de administraciones peronistas.

Si bien no ignoraba que la Municipalidad atraviesa problemas económicos y financieros, tal como dio cuenta oportunamente este medio, ahora tendrá por delante la difícil tarea de resolverlos con el propósito de avanzar en acciones que mejoren la calidad de vida de los casildenses y las instituciones de la ciudad.

Y en ese marco consideró necesario arrancar la gestión con una auditoría, porque "los vecinos deben saber en qué condiciones recibimos y se encuentra el municipio y Sapem", indicó el mandatario local al ser consultado por este cronista tras firmar el acta de traspaso de mando. El trabajo ya está siendo realizado por un profesional externo y los resultados serán conocidos en breve.

Al respecto el secretario de Hacienda, Juan Manuel Navone, dijo que "aunque recién tendremos los números exactos cuando culmine la auditoría que acaba de comenzar, el endeudamiento global que dejó el gobierno saliente superaría los 160 millones de pesos, sumando el pasivo de las cuentas municipales y lo que corresponde a la empresa de servicios casildenses Sapem".

Aunque sin dar cifras, el propio intendente expresó en su discurso de asunción en el recinto Legislativo que "nos tocan momentos difíciles, de los peores de nuestra historia".

Y en esa línea aseguró recibir "un municipio con deudas millonarias y una empresa —la Sapem— con las cuentas embargadas y al borde de la quiebra", razón por la cual advirtió: "Seremos austeros por convicción y obligación". Empero, y parafraseando al gobernador Omar Perotti, aseguró que "no llegamos aquí para llorar las crisis, vinimos para enfrentarlas y derrotarlas".

Déficit de seis millones

En tanto, el flamante secretario de Hacienda Juan Manuel Navone, precisó que el municipio tendría "un déficit mensual de casi seis millones de pesos, lo que implicará la puesta en marcha de medidas que permitan aumentar los recursos y bajar los gastos para revertir esta difícil situación y lograr un equilibrio fiscal para, a partir de allí, empezar a pagar la gran deuda que recibimos".

Si bien el intendente radical saliente, Juan José Sarasola, pagó los sueldos del último mes, Navone aseguró que para poder afrontar la totalidad de la masa salarial, el ex funcionario "pidió un descubierto bancario de unos 10 millones de pesos que tendrá que cubrir esta administración antes del miércoles que viene porque de lo contrario quedamos fuera del sistema financiero por un año, según nos expresó el gerente del banco provincia". Asimismo indicó que el ex intendente tomó la decisión de gestionar el descubierto en cuenta corriente sin previa autorización del Concejo Municipal.

Navone recalcó que Golosetti bajó un mensaje claro a su equipo al instarlos a trabajar para demostrar a la comunidad que se está llevando adelante un manejo austero de los fondos públicos con el propósito de "salir adelante y lograr una mejor ciudad para todos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario