La ciudad

Quieren darle más poder al vecino para regular bares y boliches

Ediles opositores presentarán hoy en el Palacio Vasallo una reforma sobre la normativa para la noche rosarina. Buscan reforzar el registro de oposición de vecinos.

Miércoles 29 de Octubre de 2014

Parte de la oposición en el Concejo presentará hoy una propuesta de reforma a la regulación de la noche rosarina. La iniciativa simplifica los rubros nocturnos en dos grandes grupos: con o sin actividad bailable. Y contempla darle más poder a los vecinos para que opinen sobre la viabilidad de habilitar en su barrio un espacio para bailar: si el 33 por ciento de los residentes en la zona rechaza el proyecto, el comercio no podrá abrir sus puertas. Además, se permite la participación vía mail en el registro de oposición, sin que sea necesario ir personalmente al municipio, como hasta ahora.
  El proyecto de reforma a la ordenanza 7.218, que regula los espectáculos públicos en Rosario desde 2001 será presentado hoy, a las 9, en el Palacio Vasallo. Fue elaborado tras una ronda de diálogo con el ejecutivo, los empresarios de la noche, vecinos y jóvenes.
  La propuesta fue confeccionada por un grupo heterogéneo de concejales: Jorge Boasso (UCR), Diego Giuliano (Rosario Federal), Rodrigo López Molina (PRO) y Osvaldo Miatello (PJ).
  Ese será otro dato significativo de la puesta en escena de hoy: la confluencia de ediles de diferentes espacios políticos que comenzaron a trabajar en conjunto en “temas de la ciudad”, en un acercamiento que podría no terminar allí sino en acuerdos electorales para 2015.
  Según confiaron a La Capital fuentes parlamentarias, el proyecto “sólo se ocupa de la actividad en bares y boliches durante la noche y deja afuera la regulación a otros espectáculos masivos como recitales e incluso a los parques de diversiones concesionados”.
  En ese sentido, el texto consensuado entre radicales, macristas y justicialistas apunta a “simplificar todas los rubros existentes en la actualidad a sólo dos para evitar que haya tergiversaciones y dificultades en el control que debe efectuar la Municipalidad”.
  De prosperar este planteo, sólo habría dos categorías: locales con o sin actividad bailable. Desaparecerían rubros como cantinas, peñas, bares con amenización musical y café cultural.
  Vinculada a esa simplificación de categorías, se potencia el poder de los vecinos al opinar sobre la viabilidad de un emprendimiento con actividad bailable: si se aprueba tal como fue redactado el texto, con el 33 por ciento de firmas en contra el proyecto se cae.
  Hasta ahora, sólo para boliches para mayores se exige ese porcentaje de rechazos. Para el resto de los rubros se requiere más opiniones en contra (50 por ciento).
  De todos modos el proyecto también incluye un elemento a favor de los empresarios: se elimina el veto que tienen en la actualidad los linderos para rechazar una confitería bailable para mayores.
  La iniciativa incluye un protocolo de actuación para los agentes fiscalizadores del municipio y la posibilidad para que los dueños de los locales hagan un descargo administrativo.
  El proyecto no modifica los horarios de funcionamiento de los boliches (pueden funcionar hasta las 5 y media hora más con música baja) ni las zonas de promoción de las disco. Y permite que locales abiertos para mayores funcionen algunas jornadas para menores eliminando el alcohol y reforzando medidas de seguridad.

Plan para los parques naturales

El Concejo Municipal empezará a analizar un proyecto que crea la figura del guardaparques municipal. El personal  tendrá la función de control y vigilancia y se establecerán clasificaciones específicas como parque natural municipal y paisaje protegido municipal.
     La iniciativa del edil del Frente para la Victoria (FpV), Roberto Sukerman, ya ingresó a la comisión de Ecología y será tratada en los próximos días, según indicó el autor del proyecto.
     El concejal propone establecer un mecanismo de control de las áreas naturales, a través de los guardaparques, con función de control y vigilancia. También se crea el Parque Natural Municipal El Charigüé en las tierras propiedad de la Intendencia ubicadas en las islas.
    
Ecosistema. “Resulta necesario establecer un sistema normativo que permita proteger las distintas áreas que representan un interés ecológico para la ciudadanía. Debemos cuidar  los ambientes naturales; los ecosistemas ambientales y hábitats terrestres y acuáticos; conservar el patrimonio natural y cultural; el paisaje natural; y promover los valores y principios de la conservación de la naturaleza, así como el turismo ecológico responsable”, remarcó Sukerman, quien señaló que los proyectos fueron acompañados por su compañera de bloque, Norma López.
    
Naturaleza. El edil del FpV remarcó que “las áreas municipales son predios de dominio municipal que conservan rasgos naturales de interés educativo y turístico y que, a pesar de ser superficies relativamente pequeñas, son dignos de conservarse”.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario