La ciudad

Por el clima se registran un 70% más de incendios

El jefe de Bomberos Zapadores dice que los pastizales y las viviendas precarias son el blanco más fácil para el fuego en verano.

Viernes 15 de Diciembre de 2017

El calor, la sequía y el viento vienen siendo responsables de que a los Bomberos Zapadores el trabajo les haya subido exponencialmente en los últimos días, con un índice de incendios que supera el 70 por ciento al promedio del resto del año. Sólo para graficar la situación, el jefe de la unidad, Andrés Lastorta, contó ayer que el domingo último las dotaciones salieron a apagar 33 focos ígneos en la ciudad, la mitad de ellos originados en pastizales. Las viviendas construidas con materiales precarios, dijo, son las más expuestas a las llamas, aparte de que suelen estar ubicadas en zonas periféricas donde el fuego encuentra por dónde expandirse.

De hecho, un informe especial del Servicio Meteorológico Nacional consignó ayer que buena parte del centro y norte del país atraviesa un período con "persistencia de vientos del sector norte, escasez de precipitación y poca nubosidad", lo que implicará temperaturas cada vez más elevadas, al menos hasta mañana inclusive, con mínimas de entre 20 y 26 grados y máximas de 35 a 44 grados.

Además, el organismo elabora un mapa que detalla a diario los "índices de peligro de incendio", donde se evalúan "la facilidad de ignición, la velocidad de propagación, la dificultad de control y el impacto del fuego, en función de factores fijos y variables que lo afectan: vegetación,topografía y meteorología".

En el mapa del Servicio, sólo se consigna el índice meteorológico para ayudar a la población a prevenir incendios. Según esos gráficos, Rosario presentaba ayer un índice de riesgo "extremo".

Para Lastorta, "las condiciones por factores climáticos del verano, como temperatura, humedad, punto de rocío", contribuyen a que se produzcan más focos ígneos.

Además, recordó, "cada material combustible tiene su punto de inflamabilidad y, sumado a los factores ambientales, si no está bien guardado puede terminar en un proceso de autocombustión".

Como ejemplo, mencionó "cartones u otros elementos inflamables" que, apilados en galpones, pueden generar un "desprendimiento de aceites" y tras una combustión lenta acaban "provocando un incendio".

Pastizales secos y altos, viviendas precarias levantadas con cartones y maderas, en verano se transforman con frecuencia en focos ígneos, con altos costos sociales, sanitarios y ambientales.

"El trabajo de las dotaciones subió muchísimo en los últimos días", reconoció Lastorta: un

70 por ciento por encima del promedio.

Para hacerles frente, Bomberos Zapadores cuenta con cuatro cuarteles, recordó. Uno en zona sur (avenida Francia al 5200), otro en el oeste (Mendoza y Circunvalación), un tercero en el norte (Darragueira y Vieytes) y el central (Córdoba 2833).

Bien equipados

Y a diferencia de otras épocas, en que los bomberos denunciaban escasez de materiales para trabajar, Lastorta aseguró que cuentan con los equipos necesarios para hacer frente al fuego.

Entre ellos, en el cuartel central, mencionó un "equipo de combate 500 de llegada rápida", dos dotaciones, tres autobombas de 3.500 litros, una cuba de 3.400 y una escalera desplegable de 52 metros".

A esos elementos en breve se sumarán otros equipamientos "recientemente adquiridos" por la provincia. De las seis futuras unidades destinadas a los Bomberos, cuatro quedarán en Rosario: dos nuevas autobombas, una cuba y otra unidad de respuesta rápida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario