La Ciudad

La extrema sequía retrasa la recuperación del suelo

Lunes 31 de Agosto de 2020

"Por donde pasó el fuego, el suelo queda casi desnudo porque siempre hay rebrotes que no se queman. Pero llevará un tiempo para el suelo de las islas se recubra de verde, porque por la extrema sequía ni siquiera las semillas del banco de suelo germinan", señala Mónica Sacido, ingeniera agrónoma y profesora de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR.

La especialista integra la Asociación Argentina para el Manejo de Pastizales Naturales que la semana pasada hizo público un documento titulado "Cambio de Enfoque". El escrito introdujo nuevos elementos para explicar las quemas indiscriminadas que castigan a las islas del delta del Paraná y reclamó la implementación de un plan de prevención del fuego.

Según analiza Sacido, este año coincidieron varios factores que potenciaron el problema de los incendios que castigaron los humedales. "Hay tres cosas graves en este momento: al fuego inoportuno se suma la extrema sequía y una inédita bajante del río que está a punto de cumplir un año", señala.

Los mismos factores que ayudaron a multiplicar los fuegos, complican también la recuperación de los terrenos. "La vegetación se recuperará pero si sigue la sequía demorará más tiempo. Los informes del Instituto Nacional del Agua dicen que las condiciones de sequía van a seguir hasta septiembre y octubre, por lo cual es de esperar que el proceso sea más lento".

Las plantas cumplen un rol fundamental en el ecosistema de los humedales. Son las encargadas de retener partículas de nutrientes que vienen en suspensión en el agua del río. Sin esos nutrientes la calidad del suelo se desmejora. Las horas, las flores, los frutos y las semillas también sirven de alimento a insectos y animales.

"El problema es que no hay reemplazo de especies, cuando las quemas se realizan en forma controlada lo que se produce es un reemplazo de especies, el fuego estimula las semillas que están en el suelo que germinan y cubren el terreno, pero al estar el suelo tan seco estas semillas tampoco pueden germinar", explica Sacido.

Un plan de prevención

El documento de la Asociación Argentina para el Manejo de Pastizales Naturales buscaba problematizar algunos lugares comunes que giran alrededor de las causas de los incendios, entre ellos el que vincula las quemas con la actividad ganadera.

Sacido destaca que, según datos del Senasa, actualmente hay en la isla muchas menos cabezas de ganado que años anteriores. "Los animales se alimentan de la vegetación que crece naturalmente en la isla. Como bajó la cantidad de ganado, este material se acumuló y es el que permite que se propague el fuego. No voy a juzgar cómo fue que se prendió fuego, pero seguramente si hubiera habido pastoreo el fuego no habría pasado de un lugar a otro", afirma.

Y señala que si en las islas no se utiliza ese forraje para hacer biocombustible, bioenergía o que pastoreen animales y evitamos ese exceso de cobertura, en épocas de sequía va a seguir habiendo incendios. "Es lo mismo que pasa en Córdoba o en San Luis, son el exceso de forrajes y las condiciones atmosféricas adversas las que permiten que se extiendan los incendios".

Por eso, destaca, "es necesario armar un plan de prevención de fuego que monitoree la cantidad de material seco que hay en el campo y nos permita anticiparnos a los incendios. Hace un año ya sabíamos de esta bajante del río y esta sequía espantosa, deberíamos haber intervenido antes para evitar que el fuego pasara de un lugar a otro. Pero llegamos tarde y ahora sabemos que hasta octubre tendremos posibilidades de incendios".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario