La ciudad

Gresca a partir de una muerte no confirmada

Miércoles 02 de Enero de 2008

La tarde de ayer en la rambla Catalunya II terminó con un hecho confuso y violento cuando una veintena de personas increpó a piedrazos y botellazos a cuatro guardavidas por no haber hecho lo suficiente para salvar a un chico que supuestamente se estaba ahogando. La policía logró rescatar a los bañeros de la creciente furia de los agresores, pero lo más curioso de todo es que hasta anoche no había denuncias sobre desaparición alguna en el río.

  Según distintos testigos que ayer pasaron la tarde en la playa, a la altura del parador Caracola, el incidente comenzó cerca de las 18.30. "Escuché unos gritos y enseguida unos diez guardavidas cruzaron las boyas. Estuvieron buscando por lo menos 20 minutos y se volvieron. Entonces un grupo comenzó a increpar a cuatro que se quedaron acá, tres hombres y una mujer. Empezaron a volar botellas y una le pegó a la chica", recordó Jimena.

  Otro muchacho, Lucas, relató que cuando llegó la policía "se pudrió. Hicieron un par de tiros al aire y se llevaron a los bañeros. Después unos pibes les robaron los bolsos a los guardavidas", dijo el joven.

  Por su parte, el jefe de la comisaría 10ª, Rubén Vallejos, indicó que los disturbios terminaron cuando personal policial realizó un disparo al aire "y la gente se dispersó". El comisario señaló que "entre los guardavidas no hubo heridos" aunque un uniformado recibió un botellazo en la espalda. Por el hecho no hubo detenidos.

  Vallejos confirmó que al cierre de esta edición no había denuncias por la supuesta desaparición en el río. Esa falta de certeza sobre el presunto adolescente ahogado también se palpaba horas más tarde en la playa, donde no había indicios de que algo así hubiera ocurrido. "No vimos a nadie desesperado ni reclamando", dijo una mujer llamada Adriana, dudando de la veracidad del hecho que originó el incidente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario