La ciudad

Deberán indemnizar a un docente que fue echado por afiliarse a un gremio

Trabajaba en el instituto privado TEC, reclamaba por el cumplimiento de sus derechos laborales y lo despidieron en 2014.

Jueves 15 de Febrero de 2018

La jueza María Andrea Deco condenó a la Fundación Educativa del Interior, gestora del instituto TEC, a indemnizar a un docente que fue despedido luego de afiliarse al sindicato docente (Sadop) para reclamar el cumplimiento de sus derechos laborales. La determinación se produjo a través del Juzgado Laboral Nº 10 de Rosario, y fue recibida como "un fallo histórico para la docencia de la educación privada del país", por los referentes gremiales del Sadop Rosario, Martín Lucero y Gustavo Monduzzi.

La demanda fue presentada por un profesor que acusó haber sido despedido de forma "discriminatoria" por haberse afiliado al Sadop, por su activismo gremial.

Además, planteó su pretensión de rectificar determinados datos que conspiraban contra sus derechos como trabajador. Es que, según expuso el demandante, había comenzado a trabajar para el instituto TEC a comienzos del mes de abril y no en junio, como había sido inscripto; ni tampoco lo hacía por cuatro horas semanales como figuraba en las planillas horarias, sino por diez.

En la misma demanda, también hizo saber que la institución no abonaba las vacaciones, y el pago del aguinaldo lo hacía fuera de término.

El demandante además había pretendido volver a su puesto de trabajo, petición a la que la magistrada no hizo lugar por considerar que el empleador tiene el derecho de tomar a su personal.

El profesor José Agostini fue despedido del instituto TEC, gestionado por la Fundación Educativa del Interior, en 2014, por haberse afiliado al Sadop Rosario y demandar que se le paguen vacaciones, aguinaldo, las horas cátedra reales que trabajaba, además de la antigüedad. Un reclamo que llevaba adelante junto a otros docentes.

La respuesta de la entidad fue un despido "sin causa" y conductas de persecución hacia quienes exhibían las mismas exigencias. Ante este panorama, Agostini denunció el hecho ante la Justicia, pidiendo en primera instancia "la reinstalación en su puesto de trabajo" por considerar nulo la decisión de separarlo por discriminatorio, además de reclamar los salarios caídos y una indemnización agravada en razón del despido de carácter discriminatorio.

Frente a esta pretensión, la jueza María Andrea Deco hizo lugar a la demanda por "despido discriminatorio". Y más allá de que no habilitó que vuelva a su puesto de trabajo, condenó a la Fundación Educativa del Interior a pagar al profesor "una indemnización agravada por discriminación" más la correspondiente por salarios caídos, aguinaldos, por la antigüedad real y preavisos omitidos.

"Este fallo de la jueza es histórico para la docencia privada del país, al tratarse de un despido discriminatorio, por haberse afiliado al sindicato y promover la actividad gremial", destacó el secretario gremial de Sadop Rosario, Gustavo Monduzzi.

"Claramente, el mensaje que la Justicia está diciendo es: no está mal afiliarse a un sindicato, al contrario, está bien generar derechos para vos y otros colectivos. Afiliarse no es un delito", agregó el referente gremial.

Para el sindicalista, la decisión de la Justicia santafesina "fija un precedente muy importante para la docencia privada, más en un contexto en el que el gobierno nacional se encarga de desprestigiar a los sindicatos docentes".

Por esta decisión judicial, que se conoció la semana pasada, la institución tiene cinco días para abonar la indemnización; aunque puede ser apelada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});