La ciudad

Asaltaron con un arma a una enfermera a metros de un dispensario

Fue pocas horas después de una protesta para exigir seguridad en el Roque Sáenz Peña. El lugar retoma hoy la actividad con custodia.

Miércoles 12 de Febrero de 2020

Tan solo horas después de que los médicos se manifestaran para pedir más seguridad en los hospitales tras la agresión a dos profesionales del Roque Sáenz Peña, otro hecho de violencia en la puerta de un centro sanitario municipal de barrio Rucci volvió a tener como protagonista a una trabajadora de la salud.

Se trata del centro de salud "1º de Mayo", ubicado en Mena al 2200, donde una enfermera fue apuntada con un arma en el marco de un intento de robo. Según indicaron desde el municipio, el hecho ocurrió ayer, sobre las 13, en el cambio de turno, cuando la trabajadora que se retiraba fue sorprendida en la puerta del dispensario por un sujeto que, a punta de pistola, le solicitó sus pertenencias y su ciclomotor. En medio del forcejeo, un auto que pasaba tocó bocina y distrajo al ladrón, permitiendo la huida de la víctima, que fue perseguida con el arma a la vista y a los gritos durante algunos metros. El delincuente finalmente desistió y se dio a la fuga a pie con un cómplice.

La versión oficial dice que la enfermera, que quedó shockeada tras el episodio, volvió luego de un rato a su lugar de trabajo para advertir a sus compañeros. Allí, el personal de la institución consideró que no estaban dadas las condiciones para seguir trabajando, por lo que cerró la atención y reprogramó los turnos. El centro de salud había tenido custodia hasta septiembre, cuando se decidió retirarla. Desde entonces, los hechos de inseguridad se intensificaron en la zona.

"Como consecuencia del episodio, iniciamos conversaciones con el Ministerio de Seguridad de la provincia para intensificar los patrullajes policiales en la zona y pusimos vigilancia privada contratada por la Secretaría de Salud", anunció Fernando Vignoni, director de Centros de Salud municipales. El funcionario aseguró que hoy el centro de salud retomará la actividad en horario habitual, de 7 a 19.

"Es una zona con mucho movimiento de gente, por la escuela primaria (Nº 1.229), el jardín de infantes (Nº 311), el Centro de Convivencia Barrial, y porque está frente al padre Ignacio. Es bastante atípico que pase una cosa así. Pero en los últimos 45 días se incrementaron los asaltos y arrebatos", consideró Vignoni.

Barrio infernal

Efectivamente, los habitantes del barrio dicen que los robos se multiplican a toda hora. "El fin de semana lo apuntaron a un vecino para sacarle la moto. El lunes asaltaron el supermercado chino de enfrente y tiraron el arma en la puerta de mi casa. De noche ya no salimos porque está jodido, pero ahora es también de día", contó Marina Ulloa, presidenta de la cooperadora del jardín de infantes que está ubicado al lado del centro de salud. Ulloa, que vive a pocas cuadras y es madre de un alumno, había pasado minutos antes con sus hijos por el sitio donde sucedió el intento de robo. "Hace un año que el barrio es un infierno", apuntó.

La zona viene siendo blanco de repetidos hechos de inseguridad. El lunes, las docentes del jardín de infantes "Puente de Ilusión" se encontraron con el triste panorama de que ladrones habían vaciado dos aulas durante el fin de semana. Las salas asaltadas pertenecen a la escuela primaria, que las presta al jardín.

Los delincuentes aprovecharon la noche para meterse en un patio interno y barretear las puertas. Ambos salones estaban repletos de material didáctico listo para que utilicen los niños cuando comience el ciclo lectivo. Robaron témperas, plasticolas, tijeras, pinceles, jarras, paneras e incluso juguetes y artículos de limpieza. También se llevaron los reflectores del patio. Los vecinos aseguran que al ver a dos jóvenes de unos 20 años salir con bolsas del lugar llamaron al 911, pero nadie apareció.

No es la primera vez que el jardín es blanco de un robo. En 2018 había sufrido una seguidilla de seis en un mes y medio, la mayoría durante las vacaciones de invierno, mientras permanecía vacío. Luego de eso, la provincia tomó cartas en el asunto y puso rejas en un sector. Pero el municipio debía hacerse cargo de otra parte, que está en trámite hace un año y nunca ejecutó en medio del cambio de gestión. Las autoridades del jardín aguardan ahora que se instrumente la medida, y el lugar esté totalmente protegido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario